Bitácora

La iglesia de Santa Marina, la del barrio de los toreros de Córdoba

Santa Marina es una de las más antiguas iglesias fernandinas cordobesas. Su fachada llama la atención por la rotundidad de sus cuatro machones, rematados por pináculos, que le dan un aire fortificado. Los centrales enmarcan la portada principal, de arco apuntado abocinado, y un característico rosetón se abre en la parte superior. El aspecto medieval de su exterior lo quiebra el campanario que remata su torre, obra de Hernán Ruiz II concluida en 1556.

Conocido popularmente el barrio que preside como el de los toreros, en él vivió el celebre Manolete. En 1956 se levantó el monumento a su memoria que se encuentra frente a la parroquia proyectado por Manuel Álvarez Laviada.
parroquia iglesia de santa marina de cóedoba

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Guardar

El Costurero de la Reina, donde doña Mercedes y don Alfonso vivieron felices y comieron perdices

sanlucae de barramedaEn el siglo XIX la arquitectura historicista rescató estilos del pasado para levantar nuevos edificios; ejemplo típico de ello es el neogótico Parlamento Británico (1840-1865). En España, esa corriente dio como fruto el estilo neomudéjar, como estilo histórico propiamente español. La plaza de toros de Madrid de Rodríguez Ayuso y Álvarez Capra de 1874 se considera como el arranque de este modelo. Poco después, en 1876,  los duques de Montpensier encargaron a Juan Talavera de la Vega el cierre de la fachada principal de su palacio de verano en Sanlúcar de Barrameda, que se levantaba siguiendo los más variados modelos historicistas: italianizantes, rococó, egipcio, chinesco… Talavera añadió el neomudejar en su intervención. Esta fachada recuerda de manera clara a otra obra suya concluida en 1893, el sevillano Costurero de la Reina. Este pequeño castillete en los jardines de San Telmo se levantó como pabellón del Guardia Mayor de los Jardines. Como ya sabemos, ese mismo año, la duquesa María Luisa de Orleans cedió los jardines de San Telmo a la ciudad, reservándose una pequeña parte junto al palacio que se cercó, quedando este pabellón en uno de sus vértices.

Si como hemos visto, en el siglo XIX, se rescataron arquitecturas históricas, de igual manera, en ese siglo, personajes como los Hermanos Grimm o Andersen rescataron, a través de sus cuentos, historias centenarias en las que castillos y princesas eran lugares comunes. Con ese poso, no es de extrañar que, en movimiento inverso, el pueblo, ante el encanto del castillete, imaginase que la malograda reina María de las Mercedes (1860-1878), hija de los duques, cosía con sus damas en él, mientras que, románticamente, esperaba la visita de su amado Alfonso XII. Y así, como los cuentos superan la realidad, para los sevillanos será por siempre jamás el Costurero de la Reina donde doña Mercedes y don Alfonso vivieron felices y comieron perdices que, ¡cómo no!, les brindaba el Guarda Mayor de los Jardines de San Telmo.

Costurero

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Guardar

El Puente de Triana y la modernización de la ciudad en tiempos de Isabel II

Puente de TrianaEn 1174, el califa almohade Abu Yaqub Yusuf (¿-1184) ordenó construir un puente para unir las orillas del Guadalquivir. Lo compusieron barcas sujetas entre sí sobre las que se colocaron los tableros. Durante el XVII se realizaron proyectos para su sustitución pero esto no se hizo realidad hasta la construcción del Puente de Isabel II, popularmente conocido como el de Triana. Hasta la llegada del siglo XX, fue el único puente que unía Sevilla con Triana salvando el Guadalquivir.

Unido al inicio de la Revolución Industrial, el primer puente de hierro lo construyó Abraham Darby en Inglaterra en 1779. Con este se iniciaba la arquitectura del hierro que tanta importancia tuvo en el siglo XIX. Aquí, habría que esperar a 1852, cuando se inauguró el puente de Isabel II. Es la primera obra de arquitectura en hierro de Sevilla y de las primeras de España. Pero esta no supuso ningún cambio en las tendencias arquitectónicas de la ciudad y son escasas las muestras de aquella, así el Mercado del Barranco (1883), la desaparecida Pasarela (1896) o la Estación de Córdoba (1901).

El puente de Triana se unió al conjunto de medidas que para modernizar la ciudad se llevaron a cabo durante el reinado de Isabel II. Entre estas, en el año 1859 con el alcalde Juan José García de Vinuesa (1859-1865), se estableció el trazado de la red ferroviaria. La línea Sevilla-Córdoba se instaló en la plaza de Armas y, en San Bernardo, la línea Sevilla-Cádiz. Este hecho, si bien supuso una revolución en los transportes en Andalucía Occidental y reforzó el papel económico de Sevilla, también provocó graves problemas urbanísticos. Las líneas férreas estrangularon la ciudad, impidiendo la comunicación eficiente entre el centro y la periferia, lo que sólo se solventó con las obras realizadas en 1992 y la inauguración de la estación de Santa Justa.

El puente de Triana en nuestro libro "Y Sevilla"

El puente de Triana en nuestro libro “Y Sevilla”

Construído entre 1847 y 1852, el puente de Triana lo proyectaron los ingenieros franceses Gustavo Steinacher y Fernando Bernadet inspirados en el parisino del Carroussel. Lo forman cuatro bloques de piedra unidos por tres grandes arcos de hierro con anillos que conectan éstos y el tablero. En su construcción intervino la fundición de San Antonio del catalán Narciso Bonaplata, el cual, por otra parte, unido al vasco José María de Ibarra, propuso la celebración de la Feria de Abril en 1847.

Su construcción supuso el derribo del castillo de San Jorge, que había servido de defensa y permitido el desarrollo del arrabal de Triana. Fue este castillo, también, sede de la inquisición desde 1481 a 1785 cuando se trasladó al colegio de las Becas en la Alameda. Sobre el solar se encuentra el mercado de Triana, donde todavía de puede contemplar los cimientos del castillo.

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

La Maestranza y la yuxtaposición de casas con monumentos en Sevilla

Planta actual de la plaza y diseño original de San Martín

Planta actual de la plaza y diseño original de San Martín

Sevilla no es amiga del burdo disfraz sino de la sutil apariencia, de un cuidado ocultarse que parece fortuito. Esta parte de su alma se refleja en su cuerpo, en su arquitectura. De esta manera, es frecuente ver edificios singulares yuxtapuestos a residencias como si el azar los hubiese mezclado. Casas señoriales, conventos e iglesias se descubren por nuestras calles como tímidos de mostrar su grandeza. Es el caso, también, de la plaza de Toros.

En 1733, la Real Maestranza de Caballería obtuvo de Felipe V el permiso para la construcción de una plaza de toros en el monte del Baratillo. Realizada en madera, constituyó la primera plaza redonda de España. En 1761, con proyecto del arquitecto Vicente San Martín, se inició la que conocemos en la actualidad. Sin embargo, habría que esperar hasta 1881 para verla concluida con las obras que dirigió en esta última fase Juan Talavera de la Vega. Durante este transcurso de tiempo, se fueron adosando edificios en torno a ésta. Esto supuso que la circunferencia perfecta que se proyectó inicialmente se tornara en imposible, obligando a adaptar el edificio, incluyendo el ruedo, al solar resultante de esta yuxtaposición. Como resultado de ello, sólo desde el Paseo Colón se ofrece, en su fachada principal, al paseante que la observa. En Adriano, los distintos edificios que se le superponen la ocultan por completo; solo las puertas que se abren a la calle nos recuerdan su presencia.

Así es Sevilla, donde no es oro todo lo que reluce y donde los mejores diamantes se ocultan.

plaza torosplaza toros2plaza toros3plaza toros4plaza toros 5plaza toros 7

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedines

No hagamos fotografías de Semana Santa en vano

silencio

Disculpadme, reconozco que he hecho fotografías en Semana Santa. Y pido disculpas porque una de las plagas que tiene la desmedida Semana Santa actual es la de cámaras y móviles haciendo fotos o vídeos. ¡Cuánto se sufre cuando solo quieres vivir el momento y encuentras brazos en alto intentando hacer memorable ese momento en una imagen! Lo triste es que la mayoría de las fotos que hacemos no merecen el daño que provocamos con nuestro afán. A pesar de lo dicho, me atrevo a presentaros algunas de las mías y, en este enlace, más

(Os imagináis, en un  futuro, una Semana Santa llena de drones fotografiando y filmando)
borriquita7Rocíosanta marta 7las penas 2Estudiantes 5Estudiantes 4baratillo 97 palabras 3quinta angustia 1Pasio 5Pasio 6macarena 3gitanos 1cachorro 1carreteriasol 2

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedines

La Giralda y la Torre del Oro están en San Nicolás de Bari

La representación de la Giralda, símbolo evidente de la ciudad de Sevilla, se repite por doquier en pinturas y esculturas e, incluso, es imitada innumerables veces en la arquitectura. De la torre del Oro, aunque en mucho menor medida, podemos decir lo mismo. En la iglesia de San Nicolás, nos encontramos a las dos.

terceros 3jpgLa Giralda aparece en el ático del retablo de San José, flanqueada, como es tradicional, por Santa Justa y Rufina; a quienes el pueblo atribuyó que el alminar no se cayera en el terremoto de 1504.
san nicolassan nicolas 2

La torre del Oro aparece en el retablo de Santa Bárbara. A la santa se le representa tradicionalmente acompañada por una torre con tres ventanas en recuerdo de aquella en la que le encerró su padre. Aquí, se la sustuye por nuestra famosa torre.

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla


El Corral del Coliseo – De teatro a casa de vecinos

El Corral del Coliseo se encuentra en la calle Alcázares, 9.  Perteneció al conde de Torrenueva, cuyo escudo de armas se encuentra en la fachada. En este solar se situó uno de los más famosos teatros de comedia de la Sevilla del Siglo de Oro. El edificio actual se levantó en el siglo XVIII, siendo desde entonces corral de vecinos. Entre 1979 y 1982, los arquitectos Eduardo Martínez Zúñiga y José Ignacio Salcedo Gómez lo restauraron y reformaron. Corral del Conliseo 3 Corral del Conliseo 4

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedines

Guardar

La Posada del Lucero – Una posada del "dieciveinte"

Posada del Lucero 3Sin título-1La Posada del Lucero se encuentra en la calle Almirante Apodaca, 7, y tiene su origen en el siglo XVI. Siempre se recuerda que en ella se hospedó Santa Teresa de Jesús. Tras unos años cerrada, fue rehabilitada en el año 2006 por Adolfo Pérez López. En ella se siguió esa reiterada frase del “diálogo de la arquitectura del siglo XVI con la del XXI”.  Estas dos almas conviven en la fachada, con su portada de láminas de acero. En palabras del arquitecto “el proceso constructivo fue recuperar el alma de la Posada y devolverle el esplendor del siglo XVI con una intervención utilizando los mismos materiales con la que se construyó, mortero de cal, madera de nogal de la viguería y el hierro de los herrajes, tres materiales que definen el edificio”.Posada del LuceroPosada del Lucero 2

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedines