Bitácora

La Casa del Rey Moro, la más antigua de Sevilla – 20

Casa del Rey Moro - Joaquín Guichot

Casa del Rey Moro – Joaquín Guichot

La Casa del Rey Moro es la vivienda más antigua de las conservadas en Sevilla. Cercana al convento de Santa Paula, su fachada principal da a la calle Sol. En el XIX se transformó en casa de vecinos y hoy es sede de la Fundación Blas Infante.

Su fachada nos recuerda el aspecto de las casas mudéjares, sin vanos abiertos a la calle. No fue hasta el XVI cuando en las casas sevilanas empezaron a abrirse ventanas y balcones al viario. Las dependencias rodean el patio principal, lo mejor conservado del edificio: lo cierran en tres de sus caras arcos con pilares de variadas formas, octogonales, helicoidales o cilíndricos. El salón principal se cubre con una armadura de tirantas de estilo mudéjar.

El dibujo de Joaquín Guichot de 1876 es la imagen más conocida del edificio. En él se recrea el patio con las caprichosas formas de sus pilares. Editorial Maratania, en Sevilla 360º, como se ve en la imagen de cabecera, actualizó esta centenaria imagen.

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco con textos de Teodoro Falcón

P.D.: Los textos que ve en este artículo y en otros de la bitácora sobre las casas de nuestra ciudad son de mi autoría, sin embargo, en noviembre de 2012 hemos publicado Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco con textos de uno de los máximos expertos en arquitectura sevillana, el catedrático Teodoro Falcón.

La Casa del Rey Moro en en "Casas Sevillnas desde la Edad Media al Barroco" - Maratania

La Casa del Rey Moro en “Casas Sevillnas desde la Edad Media al Barroco” – Maratania

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Nacho Vegas y el himno del centenario – 19

Nacho Vegas

Nacho Vegas (Gijón, 9 de diciembre de 1974), junto a Los Planetas, es el rey de la escena indie española. Temas como El hombre que casi conoció a Michi Panero, Dry Martini o Detener el tiempo son conocidos por cualquier amante de la música independiente. En su último disco, La Zona Sucia, salido este mes de febrero, recoge una canción, Lo que Comen las Brujas, inspirada en el Himno del Centenario del Sevilla F.C. compuesto por El Arrebato.

Al parecer, la idea de la canción se le ocurrió escuchando una chirigota de los carnavales de Cádiz. Luego cayó en la cuenta de su parecido con el Himno. Justo ayer, 2 de marzo, actuó en el Teatro Central en Sevilla y él mismo reconocía antes de cantarla que era un plagio al Sevilla F.C. (también recordó que había ganado 3-0 al Sporting, el equipo de la banda, pero eso es otra historia)

No deja de sorprender el recorrido del himno sevillista.

Aquí tenéis el enlace a la canción interpretada en Radio 3

A cada día su afán, Óscar Wilde y la casualidad (III) – 18

Óscar WildeEstaba la semana pasada preocupado por esas cuentas que no salen. Por las expectativas de ingresos y gastos para este año que mucha imaginación y trabajo tendré que echarle para poder cuadrar. Uno de esos momentos en que miramos con nuestra imaginación el futuro inabarcable con desconfianza y desasosiego. Cuando nos sentimos vulnerables y no sabemos andar sobre el mar, y el miedo nos hace hijos del agobio.

Y, ¡oh  casualidad?, el domingo escuché uno de mis textos más queridos, esas hermosas palabras que Mateo pone en boca de Cristo: “No os inquietéis por vuestra vida, pensando qué váis a comer, ni por vuestro cuerpo, pensando con qué se van a vestir…  Mirad los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valéis más que ellos? ¿Quién de vosotros, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida? ¿Y por qué os inquietáis por el vestido? Mirad los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer. Yo os aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por vosotros, hombres de poca fe! No os inquietéis entonces, diciendo: ¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?… El Padre que está en el cielo sabe bien que que lo necesitáis. Buscad primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura. No os inquietéis por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su agobio.”

Oscar Wilde lo comenta como nadie en “De Profundis”: Cristo fue la primera persona que dijo a los hombre que debían vivir como las flores. Él fijó la frase... Dijo que no había que tomar demasiado en serio los intereses materiales, comunes; que ser impráctico es una gran cosa. Los pájaros no lo hacen ¿por qué ha de hacerlo el hombre?. Cristo trató el éxito mundano como cosa absolutamente despreciable… Miraba las riquezas como un estorbo para el hombre… Señalaba que las formas y las ceremonias se habían hecho para el hombre, no el hombre para las formas y ceremonias… Las filantropías frías, las caridades públicas ostentosas, los pesados formalismos… los denunció con desdén total e implacable… El predicó la enorme importancia de vivir completamente para el momento. Lo único que Cristo nos dice a modo de pequeña advertencia es que todo momento debe ser hermoso, que el alma debe estar siempre dispuesta para la venida del Novio, siempre esperando la voz del Amante…” ¿Qué puedo añadir a esto?. Quizá sólo recordar que entonces Wilde había perdido su fama, sus riquezas, su amante, su mujer, sus hijos, su salud, vivía prisionero en la cárcel de Reading y sólo le quedaba la “absoluta humildad”.

Hoy sigo agobiado con el mañana, sigo temiendo los caminos que se bifurcan; y es que el mismo Wilde lo advertía: “Cuando digo que estoy convencido de estas cosas hablo con demasiado orgullo… Se puede captar una cosa en un momento único, pero se la pierde en las largas horas que le siguen con pies de plomo… Es en la Eternidad donde pensamos, pero nos movemos despacio en el Tiempo.” Así que pienso en Aquel que no tenía ni dónde reclinar su cabeza y en el poeta doliente en la cárcel de Reading y me digo, sí, hoy, sólo hoy, me ocuparé de los afanes de este día.

A Joy Division, la banda de Ian Curtis, con pasión – 16

Joy Division

Sólo editaron dos discos grandes: Unknown Pleasures (1979) y Closer (1980); el último lanzado cuando Ian Curtis ya había muerto. Pero su música nos sigue fascinando a muchos desde entonces. Contaba Eduardo Madina en Hoy Programa de Radio 3 que Joy Division era una de sus obsesiones musicales. No puede ser más acertado su comentario, cuando uno los descubre no puede menos que escucharlos obsesionado.

Como muchos, como casi todos, descubrí a Joy Division con Love Will Tear Us Apart (El amor nos destrozará), una de las más bellas canciones del pop. Sin embargo, pronto conocí que sólo era el delicado recipiente en que Ian Curtis y su banda guardaron a un conjunto de canciones intensas como nunca se habían escrito. Fue cuando escuché Atmosphere cuando me sorprendí, ¿qué sonido es éste?, ¿qué es esto que no había oído nunca antes? Luego seguirían New Dawn Fades, Transmission o Heart and Soul, para acabar en Decades. Y hoy los escucho y mañana también.

Recogieron la energía del punk que obliga a saltar y a mover la cabeza en un sí-sí continuo para añadirle la intensidad dramática que sólo los genios encuentran en los manantiales del alma y, con ello,  regalar una experiencia trascendente. Así, escuchar a Joy Division es quedar atrapado con las místicas telas de Rothko, es descubrir la perfecta belleza inacabada de la vida que se escapa de la Piedad de Rondanini, hipnotizado como con en el rezo del rosario o el tran tran de los mantras y acabar en trance como los derviches cuando bailan, y girar y girar y girar…

Su música influyó en toda la música que vino después, incluso aquí sus seguidores son legión; desde Décima Víctima, pasando por Gabinete Caligari, para llegar a Los Planetas. Y es que Ian Curtis cantaba con pasión, él era la canción y allí estaba su magia, y mientras sus ojos miraban a su interior, sus movimientos epilécticos sugestionaban a quien lo veía. Pero su intensidad era frágil, frágil como lo bello, frágil como los sueños que muestran el alma; como delicado recipiente, como amor destrozado, un 18 de mayo de 1980 murió. Y como cantaba en Heart and Soul, Yo existo de la mejor manera que puedo hacerlo/ El pasado es ahora parte de mi futuro/ El presente está fuera de control, a él se le escapó su vida y a nosotros nos regaló el futuro.

P.D. El que quiera conocer más sobre Joy Division le aconsejo que vea el documental que enlazo

Y me bañé en los mares de la Luna – 15

Nada mejor que un buen baño en la lunaY me bañé en los mares de la Luna es el final de una historia infantil. En la clase de mi hijo Borja, de 5 años, cada semana uno de los alumnos lleva a su casa un cuaderno en el que tiene que relatar un viaje familiar. Lo estuvimos viendo y había mucho Orlando, mucho Eurodisney, mucho campo, mucha playa. Qué prosaico, me dije, que donde no lleguen los pies, llegue la cabeza. Borja, ¿te parece bien que viajemos a la Luna? ¡Bieeeeeeeeen!, gritó, con ese vocerío que nos estremece cada vez, que son muchas, que se quiere hacer notar.

Así que nos pusimos manos a la obra. Habíamos ido a la Luna y lo primero que teníamos que recordar era cómo lo habíamos hecho. Desechamos la idea del cohete, muy cara para nuestros pobres ingresos. Pensamos y pensamos, y claro, Borja sólo pudo ir en bici. Otra vez, Borja retumbaba, cohete Nooo, bici Sííí, cohete NOOO, bici SÍIÍ, COHETE NOOO, BICI, SÍIÍ.

Un poco más sordos, salimos para la Luna. Sorteamos aviones, satélites, asteroides, ¡carril bici, ya!, pedaleamos y pedaleamos. Por cierto, ni una ventita, ni siquiera una gasolinera donde parar y tomar una cervecita (una sola, no más, que luego vienen los accidentes y la policía interestelar con las multas). Boooorja, deja de hacer eses y derrapar, que te chocas.

Por fin llegamos a la Luna. No os lo váis a creer, con lo atestadas que están siempre las playas, no había nadie; sólo un par de astronautas despitados con traje de buzo jugando a poner banderitas y … poco más. ¿Pero se puede hacer algo en la luna aparte de dar saltitos?. Nosotros lo hicimos; una vez allí,  todo fue de lo más normal; igual que cuando se va de veraneo:  montar a caballo, jugar al tenis y, claro, bañarse en los mares de la Luna.

Sacar un ojo, cortar una mano; la casualidad (II) y el entusiasmo – 13

Escribí sobre la casualidad el otro día, a propósito del diseño de una caja de pasteles para el convento de Santa María de Jesús, y, casualmente, a los pocos días, me llamó  mi amigo Miguel Ángel López, el arquitecto que altruistamente dirige la rehabilitación del convento de Madre de Dios. Me invitaba a una reunión en la que se iba a estudiar la posibilidad de crear una fundación para ayudar a las monjas y quería, también, que colaborase en el diseño de una guía del convento.

Así que este domingo caminaba hacia allí. Venía de participar en la Eucaristía y, mientras andaba, meditaba sobre el Evangelio del día (Mateo 5, 17-37). Habla sobre la radicalidad del seguimiento de Cristo; con metáforas extremas que usan como imágenes las penas que una despiadada ley aplica cuando se incumple, expone como debe ser nuestra actitud y como se debe pasar de una norma ajena que imponen otros a una propia ejecutada por uno mismo (…, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; … Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; …), para alcanzar la plenitud. Parecida actitud a la del artista, a la del médico, a la del alpinista que viven con entusiamo su vocación. Pues bien, iba a tener la suerte de contemplar el rostro de alguien que se había tomado estas palabras en serio.

Ya en el convento, en una sala aledaña a la iglesia, un buen grupo de personas hablamos sobre problemas, sobre como solucionarlos, sobre crear una fundación, estábamos contentos de oírnos, y, mientras tanto, la abadesa, siempre callada, nos escuchaba con una humilde y plácida sonrisa. Era la primera vez que la veía. Así que, al acabar la reunión, me presenté. Conversamos sobre el Arte y sobre Dios; afirmaba como esos artistas  que habían labrado el extraordinario templo donde nos encontrábamos participaron de esa luz intensa que nos ilumina en nuestro corazón. Y que reconocemos que no es nuestra, que es de Otro, le indiqué. De lo que ella dedujo, sabiamente, que por eso, los que la abandonaban no caían en la cuenta de que habían renunciado a algo. Su rostro era más radiante que el de una mujer enamorada, sólo contemplarla contagiaba la alegría. De repente, con arrobo, acercando el Evangelio que tenía en sus manos a los labios, lo beso tiernamente mientras sentenciaba: cada vez que lo leo caigo en la cuenta de cuanto me queda por comprender.

De la misma manera que una pareja que se ama sabe que solo la eternidad es tiempo suficiente para encontrarse, ella sabía que solo la eternidad es suficiente para conocer a su esposo, Cristo. Sin duda, nunca había visto a nadie con esa alegría, con esa humilde placidez, con ese entusiamo. Ella, seguro, ya vive el Reino de Dios.

 

Cuatro años, el mejor arquitecto, 60 artistas y 150 artesanos para una casa de muñecas – 12

Siempre me encantó la portada de Astérix y Cleopatra parodiando el coste de la famosa y casi homónima película de Liz Taylor y Richard Burton:“La mayor aventura jamás dibujada, 14 litros de tinta china, 30 pinceles, 62 lápices de mina blanda; 1 lápiz de mina dura, 27 gomas de borrar, 38 kilos de papel, 16 cintas mecanográficas, 2 máquinas de escribir, 67 litros de cerveza, fueron necesarios para su realización!”

Qué decir entonces de la casa de muñecas de la reina Mary donde innumerables artistas, artesanos y escritores trabajaron durante cuatro años. La idea fue de la princesa María Luisa, quien encargó en 1920, al que era el más importante arquitecto del imperio, Sir Edwin Lutyens, una casa de muñecas para la colección de la reina María, mujer de Jorge V. Al terminarla, así son los ingleses, el regalo no se consideró una excentricidad sino que llegó a simbolizar la maestría de los artesanos británicos tras superar la Primera Guerra Mundial.

Sir Edwins creo una casa a escala 1:12 en estilo palladiano y su decoración se diseñó como si de un palacio real se tratara. No se escatimó en ningún detalle: se contrató a electricistas y fontaneros para tener luz eléctrica y agua en los cuartos de baño, se instalaron dos ascensores; 160 ecritores, entre ellos Kipling, escribieron para los libros en miniatura de la biblioteca, se diseñó hasta un pequeño gramófono ¡qué funcionaba!; se reprodujeron muebles del castillo de Windsor y los alimentos de la despensa o los vinos  de la bodega (rellenas con vino de verdad) iban etiquetados con marcas de la época. Entre los pintores, Glyn Philpot pintó el techo del dormitorio de la reina y la miniaturista Mahala Theodora ‘Dora’ Webb pintó un diminuto retrato del príncipe de Gales. Se diseñó hasta un pequeño teatro para representar a Peter Pan.

¿Es o no es la mayor casa de muñecas jamás construida?. Id a verla, entonces, si os pasáis por el castillo de Windsor.

Juan Pablo Navarro
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Linkedin

Encontrar un pez en una cueva – 11

Pez de la cueva de la Pileta - ©Maratania

Pez de la cueva de la Pileta - ©Maratania

foca de la cueva de la Pileta - ©Maratania

Una foca está dibujada en el interior del Pez - ©Maratania

¿Encontrar un pez en una cueva? Sí es posible, en Benaoján, en plena serranía de Ronda, en la cueva de la Pileta. Destino necesario de cualquiera que, como yo, pasase los veranos en Grazalema. Excursión propicia para aventar la modorra del estío. En la memoria, nunca será un recuerdo caduco el asombro de contemplar en la sala final de la cueva su famoso pez.

Situada a 650 m. de altitud en el término de Benaoján (Málaga),  la cueva fue descubierta en 1905 por un campesino, José Bullón, y desde entonces ha sido conservada por sus descendientes. La llamó cueva de los Letreros (por las grafías que observó) para posteriormente denominarse con el nombre del cerro donde se encuentra. Su interior acoge el mayor conjunto de arte paleolítico del Mediterráneo, siendo las pinturas más antiguas datadas en el 30000 A.C. Representan a más de 80 especies de animales. En la cueva se encuentran también la más numerosa obra de pinturas esquemáticas del postpaleolítico en cueva de Europa. En la cueva apareció un pequeño ídolo femenino de cerámica, que mide 6 cm. y que pertenece a la Edad del Bronce,  conocido como la Venus de Benaoján.

Pero es el gran Pez el que acapara todo el protagonismo. Se descubre en una gran sala de 60m por 15 y 30. Sorprende por la rareza de este motivo en el arte rupestre y, sobre todo por su gran tamaño (1,5m.). Su aspecto es similar al del lenguado y podría ser el dibujo más antiguo de esta especie. En su interior hay dibujada una foca. Dibujos de peces pueden encontrarse también en otras cuevas malagueñas  como la cueva de Ardales o la de Nerja (Málaga). Estas cuevas debían usarse estacionalmente por grupos de cazadores-recolectores y muestran el desarrollo de la pesca durante el llamado complejo solutrense en torno al 22.000-15.000 A.C.

Juan Pablo Navarro
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Linkedin