Tag Archives: monumentos xix

“Córdoba y su Provincia” – Regálate Córdoba con este bello libro

portada-cordoba“Córdoba y su Provincia” es un libro que  nos llena de satisfacción. En él mostramos una de las ciudades más bellas del mundo junto a su extraordinaria provincia.

Con más de 200 fotografías, recorreremos Córdoba desde sus monumentos más antiguos -pasando por la Mezquita y sus iglesias- hasta sus palacios, sus patios y sus plazas. Pasearemos por su provincia y concluiremos con Otra Mirada con imágenes que nos regalará una visión diferente.

Además, textos claros y biografías de los personajes cordobeses más importantes nos completarán este bello e intenso viaje por Córdoba. ¡¡¡Y a un precio imbatible!!!. SÓLO 19,95€

Se puede adquirir en librería o en nuestra tienda (envío inmediato y gratis para España Peninsular).

cordoba-y-su-provincia9cordoba-y-su-provincia16cordoba-y-su-provincia24cordoba-y-su-provincia36cordoba-y-su-provincia46 cordoba-y-su-provincia50


Compralo ya4compralo-ya-cordoba Compralo ya

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

“Córdoba y su Provicia”: ya hemos pasado por imprenta

Uno de los momentos que más me gustan de la edición es el momento en que el libro se imprime. No solo porque la idea que un día tuvimos se empiece a hacer realidad, sino porque realmente es un momento creativo. Imprimir no es fotocopiar; en la “mesa” se revisa, se medita, se decide si más cian, si más magenta, si más amarillo, si más negro; dónde hay más belleza te preguntas. Acabamos de pasar ese estupendo procesoe con “Córdoba y su Provincia” y ahora solo queda esperar a que se encuaderne para tenerlo en mis manos y, al poco, la gratitud de verlo en librerías.

Por cierto, ¡qué curiosos son los pliegos! La primera vez que vi uno no daba crédito: unas páginas para arriba, otras para abajo, la página de la izquierda no tiene que ver con la de la derecha, ¡qué lío!. Luego aprendes que es un desorden muy ordenado.

pliegos-cordoba

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Guardar

El Costurero de la Reina, donde doña Mercedes y don Alfonso vivieron felices y comieron perdices

sanlucae de barramedaEn el siglo XIX la arquitectura historicista rescató estilos del pasado para levantar nuevos edificios; ejemplo típico de ello es el neogótico Parlamento Británico (1840-1865). En España, esa corriente dio como fruto el estilo neomudéjar, como estilo histórico propiamente español. La plaza de toros de Madrid de Rodríguez Ayuso y Álvarez Capra de 1874 se considera como el arranque de este modelo. Poco después, en 1876,  los duques de Montpensier encargaron a Juan Talavera de la Vega el cierre de la fachada principal de su palacio de verano en Sanlúcar de Barrameda, que se levantaba siguiendo los más variados modelos historicistas: italianizantes, rococó, egipcio, chinesco… Talavera añadió el neomudejar en su intervención. Esta fachada recuerda de manera clara a otra obra suya concluida en 1893, el sevillano Costurero de la Reina. Este pequeño castillete en los jardines de San Telmo se levantó como pabellón del Guardia Mayor de los Jardines. Como ya sabemos, ese mismo año, la duquesa María Luisa de Orleans cedió los jardines de San Telmo a la ciudad, reservándose una pequeña parte junto al palacio que se cercó, quedando este pabellón en uno de sus vértices.

Si como hemos visto, en el siglo XIX, se rescataron arquitecturas históricas, de igual manera, en ese siglo, personajes como los Hermanos Grimm o Andersen rescataron, a través de sus cuentos, historias centenarias en las que castillos y princesas eran lugares comunes. Con ese poso, no es de extrañar que, en movimiento inverso, el pueblo, ante el encanto del castillete, imaginase que la malograda reina María de las Mercedes (1860-1878), hija de los duques, cosía con sus damas en él, mientras que, románticamente, esperaba la visita de su amado Alfonso XII. Y así, como los cuentos superan la realidad, para los sevillanos será por siempre jamás el Costurero de la Reina donde doña Mercedes y don Alfonso vivieron felices y comieron perdices que, ¡cómo no!, les brindaba el Guarda Mayor de los Jardines de San Telmo.

Costurero

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Guardar

El Puente de Triana y la modernización de la ciudad en tiempos de Isabel II

Puente de TrianaEn 1174, el califa almohade Abu Yaqub Yusuf (¿-1184) ordenó construir un puente para unir las orillas del Guadalquivir. Lo compusieron barcas sujetas entre sí sobre las que se colocaron los tableros. Durante el XVII se realizaron proyectos para su sustitución pero esto no se hizo realidad hasta la construcción del Puente de Isabel II, popularmente conocido como el de Triana. Hasta la llegada del siglo XX, fue el único puente que unía Sevilla con Triana salvando el Guadalquivir.

Unido al inicio de la Revolución Industrial, el primer puente de hierro lo construyó Abraham Darby en Inglaterra en 1779. Con este se iniciaba la arquitectura del hierro que tanta importancia tuvo en el siglo XIX. Aquí, habría que esperar a 1852, cuando se inauguró el puente de Isabel II. Es la primera obra de arquitectura en hierro de Sevilla y de las primeras de España. Pero esta no supuso ningún cambio en las tendencias arquitectónicas de la ciudad y son escasas las muestras de aquella, así el Mercado del Barranco (1883), la desaparecida Pasarela (1896) o la Estación de Córdoba (1901).

El puente de Triana se unió al conjunto de medidas que para modernizar la ciudad se llevaron a cabo durante el reinado de Isabel II. Entre estas, en el año 1859 con el alcalde Juan José García de Vinuesa (1859-1865), se estableció el trazado de la red ferroviaria. La línea Sevilla-Córdoba se instaló en la plaza de Armas y, en San Bernardo, la línea Sevilla-Cádiz. Este hecho, si bien supuso una revolución en los transportes en Andalucía Occidental y reforzó el papel económico de Sevilla, también provocó graves problemas urbanísticos. Las líneas férreas estrangularon la ciudad, impidiendo la comunicación eficiente entre el centro y la periferia, lo que sólo se solventó con las obras realizadas en 1992 y la inauguración de la estación de Santa Justa.

El puente de Triana en nuestro libro "Y Sevilla"

El puente de Triana en nuestro libro “Y Sevilla”

Construído entre 1847 y 1852, el puente de Triana lo proyectaron los ingenieros franceses Gustavo Steinacher y Fernando Bernadet inspirados en el parisino del Carroussel. Lo forman cuatro bloques de piedra unidos por tres grandes arcos de hierro con anillos que conectan éstos y el tablero. En su construcción intervino la fundición de San Antonio del catalán Narciso Bonaplata, el cual, por otra parte, unido al vasco José María de Ibarra, propuso la celebración de la Feria de Abril en 1847.

Su construcción supuso el derribo del castillo de San Jorge, que había servido de defensa y permitido el desarrollo del arrabal de Triana. Fue este castillo, también, sede de la inquisición desde 1481 a 1785 cuando se trasladó al colegio de las Becas en la Alameda. Sobre el solar se encuentra el mercado de Triana, donde todavía de puede contemplar los cimientos del castillo.

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

El Mercado de la calle Feria – Esto no es un centro comercial

Me resultan encantadoras las plazas de abastos tradicionales. En Sevilla. no tiene par la de la calle Feria. Desde le Edad Media, la harina, el pescado la carne, la fruta se han vendido a los vecinos de la Macarena en esta plaza. Es en 1729 cuando se levanta el edificio, origen del que hoy conocemos. En 1837 se amplió y ocupó todo el solar actual. Hasta entonces, era posible ver toda la fachada de la casa de Algaba desde la calle Feria, tal como se puede ver en el conocido grabado de Richard Ford de 1831.

Palacio de los marqueses de Algaba y Omnniun Sanctorun por Richard Ford (1831)

Palacio de los marqueses de Algaba y Omnniun Sanctorun por Richard Ford (1831) antes de la ampliación del Mercado de la calle Feria

Con la calle Feria en frente, la Parroquia de Omnium Sanctorum a su derecha y la menciomada Casa de Algaba en su trasera, resulta en su conjunto uno de los lugares donde las sevillas de distintas épocas se unen para asombro del paseante.

Una rara alegría, imposible en los establecimientos modernos, acompaña al que se pasea por sus puestos de pescado, con la generosa luz que entra por los vanos, o un sano antojo se encapricha viendo las cajas apiladas de la más variada fruta. Aquí no hay consumistas ansiosos por comprar el más moderno y prescindible objeto que vacía nuestros bolsillos y nuestra alma. Solo personas que se abastecen con la sencillez que alimenta el cuerpo y el espíritu.

mercado 1omnium sanctorum 3 omnium sanctorum 2 mercado 4 mercado 3 mercado 5 omnium sanctorum 6 mercado 7

mercado 8

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Regala Sevilla con un libro

Compralo ya3Sevilla es un regalo para quien la conoce. Es un tesoro que nos es necesario compartir. “Y Sevilla” es el libro que hemos creado para regalarla. Es el fruto de quince años de búsqueda desde que fundamos Maratania y publicamos nuestro primer libro: “Sevilla, una Mirada en el Tiempo”, al que siguió “Sevilla 360º”.

Durante estos quince años, hemos llevado Sevilla a todas las partes del mundo, desde Georgia a Pakistán, desde Estados Unidos al barrio de San Vicente. Y ahora le toca el turno a “Y Sevilla”: El río, los barrios, los museos, las iglesias, sus casas, la provincia, su historia y sus protagonistas recorren el libro para que la reconozcamos más sabiamente y la hagamos más nuestra.

No te digo más,  solo te ruego que si puedes lo compres y, si quieres, lo regales. Muchas gracias.

y Sevilla5y Sevilla8y Sevilla9y Sevilla14y Sevilla18y Sevilla20y Sevilla26y Sevilla30y Sevilla32y Sevilla35y Sevilla39y Sevilla41y Sevilla46y Sevilla48y Sevilla51y Sevilla57y Sevilla61y Sevilla63y Sevilla67y Sevilla70y Sevilla72y Sevilla73
LA CIUDAD 10 El Guadalquivir 12 El Centro 16 Santa Cruz 18 San Vicente y San Lorenzo
20 La Macarena 22 Triana 24 La Palmera 26 Museos 28 El Museo de Bellas Artes 30 Las Fiestas 30 La Semana Santa 32 La Feria 33 El Corpus Christi 34 El Azulejo
ARQUITECTURA RELIGIOSA 38 La Catedral 40 La Giralda 41 Las Puertas 42 La Puerta de San Pedro 43 Las Vidrieras 44 El Altar Mayor 46 El Coro 47 La Capilla Real 48 La Sacristía de los Cálices 49 La Sacristía Mayor 50 La Sala Capitular 52 La Inmaculada y el Cristo de la Clemencia 53 El Catafalco de Cristóbal Colón 54 Santa Ana 56 Iglesias Mudéjares 57 San Marcos 58 La Cartuja 60 Conventos 62 Santa Clara 64 Madre de Dios
66 Santa Paula 68 La Caridad 70 Hospital de los Venerables 72 La Magdalena 74 El Salvador 76 Santa María la Blanca 78 San Luis
ARQUITECTURA CIVIL 82 Las Murallas 83 La Torre del Oro 84 El Alcázar 85 El Patio de la Montería 86 El Patio del Yeso 87 La Casa de la Contratación 88 El Palacio Gótico 90 El Patio de las Muñecas 91 El Patio de las Doncellas 92 El Salón de Embajadores 94 Los Jardines 96 El Pabellón de Carlos V 98 Casas del XV al XVII 98 La Casa del Rey Moro
100 La Casa de las Dueñas 102 La Casa de los Pinelos 103 La Casa de Mañara 104 La Casa de Pilatos 106 La Casa de los Bucarelli 108 El Ayuntamiento 110 El Parlamento 111 El Archivo de Indias 112 El Palacio Arzobispal 114 San Telmo 116 La Universidad 118 La Plaza de Toros 120 Casas del XVIII 122 Corrales de Vecinos 124 Casas del XIX 126 El Puente de Triana 128 El Parque de María Luisa 130 Casas Modernistas 132 La Joyería Reyes  134 Arquitectura Regionalista 136 La Exposición de 1929 138 La Plaza de América
140 La Plaza de España 142 Arquitectura Moderna
LA PROVINCIA 146 El Aljarafe 147 Itálica 148 La Campiña 149 Osuna y Marchena
150 Carmona 151 Écija 152 La Vega y el Bajo Guadalquivir 153 Lebrija 154 La Vía de la Plata 155 La Sierra Sur 156 La Sierra Norte

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (III) – Lo que yo creo – 36

Concluyo aquí esta pregunta sobre quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla, ofreciendo lo que yo pienso.

El foco inicial debió estar en el paseo de las Delicias. Su origen está en el siglo XVIII pero fue con José Manuel Arjona, asistente de Sevilla de 1825 a 1833, cuando se transformó en un jardín romántico junto a los jardines de Cristina. Para ello, contó con el arquitecto madrileño Melchor Cano (1794-?) y el botánico y profesor de agricultura Claudio Boutelou (Aranjuez, 1774 – ¿, 1842). Estos tres personajes fueron el arranque de la Sevilla Ideal que culminó en 1929 y que desde entonces los sevillanos vamos lapidando por soberbia, ignorancia y rapiña.

José Manuel Arjona fue, de alguna manera, el último político de la Ilustración. Defensor del absolutismo de Fernando VII y, a su vez, inigualable modernizador de la ciudad de Sevilla, será recordado por la creación de los jardines del Cristina y de las Delicias. Su labor llegó más allá: garantizó el abastecimiento de la ciudad, impulsó el mercado central de la Encarnación, modernizó el alumbrado público, empedró un tercio de las calles, creó el cuerpo de bomberos, inauguró la escuela de Tauromaquia, etc.

Melchor Cano fue el primer arquitecto formado en la Academia que dirigió las obras de Sevilla. De su labor con Arjona destacan los nuevos conductos de agua de los Caños de Carmona, la iluminación y empedrado de calles y el diseño de la plaza del Duque, más los jardines mencionados.

Claudio Boutelou pertenece a una familia de jardineros suizos llegada a España con Felipe V, siendo él y su hermano Esteban los miembros más importantes. Jardinero del Botánico de Madrid, lo salvó de la destrucción durante la invasión napoleónica. Llegó a Sevilla en 1816 para planificar la desecación de las marismas del Guadalquivir. Durante su estancia, se encargó de la conservación de los jardines de la ciudad y de la creación de los citados de Cristina y de las Delicias. Su hijo Pablo es el que, como hemos reseñado en el anterior artículo,  menciona en 1842 las almácigas de naranjos y los granados que invaden las plantaciones de las Delicias.

Pasado este primer momento, parece que la entrada del naranjo como propio del adorno de las calles de Sevilla se para. La construcción de la plaza Nueva en 1854 por Balbino Marrón sería el siguiente hito. Éste fue arquitecto municipal y a él se debieron la urbanización de la plaza de San Pedro en 1844, el desaparecido salón elevado que hubo en la plaza del Salvador en 1846, la plaza del Museo en 1862, el nuevo Ayuntamiento concluido en 1867, etc.

1861 sería la siguiente fecha clave con la plantación de naranjos en la plaza de la Magdalena, cuyo origen es de 1844.

En 1881, tenemos una relación clara: plaza Nueva, plaza de la Magdalena, Cardenal Cisneros, la Alfafa, la del Triunfo y los Jardines de Cristina y de las Delicias y la zona de la plaza de América y la plaza de Armas. El Salvador, cuya plantación se había aceptado en 1872, no se haría hasta principios del XX.

Definitivamente, Aníbal González, a partir de 1910, sería el que daría el impulso final para que el naranjo llegase a las calles, a las plazas y al recinto de la Exposición Iberoamericana de 1929. El impulso se multiplicaría a partir de 1970, pasando de 5.000 a 25.000 llos ejemplares de naranjo amargo, fundamentalmente, por la plantación de estos en las nuevas barriadas que rodean la ciudad histórica.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Linkedin

¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (II), una respuesta – 35

Voy a intentar dar una respuesta a la pregunta que nos hacíamos en el anterior artículo ¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla?

Para dar respuesta, voy a echar mano, en primer lugar, del excelente trabajo que hicieron, en 1996, Sabina Rossini Oliva (Dra. Ingeniera Agrónoma) y José Elías Bonells (Jefe de Jardinería del  Ayuntamiento de Sevilla), El Naranjo Amargo de Sevilla:

“En nuestro interés por investigar cuando el naranjo amargo ha tenido su principal difusión como árbol urbano, aportamos documentos del Archivo Municipal de Excmo. Ayuntamiento de Sevilla donde comprobamos que Pablo Boutelou, en la memoria que realiza de su actuación como Director de Paseos en 1842, ya nos menciona las almácigas de naranjos y los granados que invaden las plantaciones existentes en la orilla del río (Jardines de las Delicias de Arjona).”

Los autores aportan más fechas en las que se demuestra como, progresivamente, el Ayuntamiento y los ciudadanos van solicitando la plantación de naranjos como ornato de los paseos y plazas.

En el 1861 figura un expediente instruido relativo a extender la plantación de naranjos en los paseos interiores de la población con motivo de la plantación de la Plaza de la Magdalena revocándose el acuerdo por estimar que la falta de sombra era molesta para el vecindario, la plantación de naranjos que proponían se realizaba a costa del arranque de otros árboles frondosos existentes; una sensata decisión de los capitulares que defendían esta moción”

En 1866, el Ayuntamiento subasta el fruto de los naranjos del municipio… existentes en las plazas de la Infanta Isabel y del Pacífico”. (plaza Nueva y de la Magdalena)

En 1869, una solicitud para que se plantan naranjos en vez de acacias en el Patio de Banderas“. La Comisión no entrará en ella al ser un bien de la Corona.

1872, un expediente con motivo de solicitud de naranjos para el paseo del Salvador“. Hasta entonces estaban plantadas acacias. “La Comisión de Ornato no encuentra inconveniente en que se acceda a la pretensión.”

En 1881, Fray José Maria Aguilar Misionero Apostólico y Capellán propio de la Capilla de la Expiración exconvento de la Mercedes solicita plantación de naranjos para el pórtico de dicha Capilla”.

En 1881, se han transcrito un aforo de la cantidad de fruto existente en el Municipio realizado y valorado por el capataz D.Francisco Marquez”. Se citan aqui a las actuales plaza Nueva, plaza de la Magdalena, Cardenal Cisneros (se menciona por plaza de San Vicente y deduzco por lo que se dice en el siguiente párrafo que es esta calle y no Teresa Enríquez), la Alfafa, el Jardines de Cristina, las Delicias y la zona de la plaza de América y la plaza de Armas. “Quedan exceptuados de ese aprecio las naranjas agrias y limones del Paseo de la Plaza del Triunfo por estos destinadas para simiente”.

En 1882-1883 una solicitud de la comisión de Obras Publicas para la colocación de naranjos en la Plaza del Cincinato, hoy Teresa Enriquez”

Siguen en 1906 en el que la comisión de Paseos y Jardines propone que se plantan arboles que reunan iguales condiciones que los plantados en Doña Maria Coronel en la que se habían plantado naranjos”

Concluyen al afirmar que “a partir del año 1929, con motivo de la Exposición Ibero-Americana, y después en los años 1960 /1970, con el crecimiento demográfico de la ciudad, Sevilla ha convertido el naranjo en el árbol urbano por excelencia… Sevilla capital en el año 1970 disponía de 5.000 unidades plantados. En la actualidad son más de 25.000 los naranjos en la vía publica, patios, plazuelas plazoletas”

Sin duda, la transformación de la ciudad a principios del XX con motivo de la Exposición de 1929 tuvo una importancia decisiva. Concluyo citando al profesor Jesús Palomero quien afirma lo siguiente:

“Como también de siempre parecen ser los naranjos en las calles, cuando son producto de la idea del mismo don Aníbal González, cuando en los años diez, en el concurso de casas sevillanas, sacó a la calle la decoración interior de los patios de las grandes casas de la Sevilla histórica. A partir de entonces fue cuando el azahar de las huertas y de los palacios se desparramó por las calles”. J.Palomero – La invención de la tradición en Sevilla. Conferencia inédita pronunciada en la Universidad internacional Menendez Pelayo en 1990 en el seminario Invencion de la tradicion (cita extraída del artículo La reinvención de Sevilla en el primer tercio del siglo XX por José Macarro).

Continúa y concluye en ¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (III) – Lo que yo creo
Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Linkedin