A propósito de la Semana Santa sevillana y sus experiencias inefables – 137

La macarena

No sé que sería, si la luz de la mañana, si la lenta cadencia del palio, si su mirada; sí sé que el momento fue más allá de lo que puedo explicar, que estuvo dentro de esas experiencias inefables en las que el alma se manifiesta y vives el momento pleno e intenso

Al escribir sobre la espadaña de San Juan de la Palma, me vino a la memoria la vivencia más intensa que me ha regalado la  Semana Santa. Seria por los años ochenta y, claro está, era un Viernes Madrugada; la noche había sido memorable pero nos aguardaba lo mejor. Quedábamos mi primo Enrique y yo; estábamos de espaldas a la Casa de los Artistas en la calle Viriato, frente a la espadaña, y vino la Macarena. No sé que sería, si la luz de la mañana, si la lenta cadencia del palio, si su mirada; sí sé que el momento fue más allá de lo que puedo explicar, que estuvo dentro de esas experiencias inefables en las que el alma se manifiesta y vives el momento pleno e intenso. Ya sé que poco te cuento de por qué pasó, ya que solo me queda la memoria difusa de lo visto y el recuerdo imborrable de un profundo sentimiento. Acabado todo, mi primo y yo nos miramos y nos preguntamos: ¿tú también? sí, yo también. La cosa es que creo que  esa experiencia privilegiada había sido compartida, probablemente, por la mayoría de los que estábamos allí. Una vivencia que la Semana Santa sevillana, de manera análoga al arte o a la mística, nos ha ofrecido alguna vez, al menos, a todos a los que la hemos disfrutado y, si eres de ellos, tus recuerdos serán los míos.

Una experiencia parecida, también con Enrique, me ocurrió en Portugal. La casualidad nos hizo pasar junto a Fátima. No pensábamos parar pero, ya que estábamos a la vera, lo hicimos. Los que me habéis leído bien sabéis que soy creyente y, sin embargo, el lugar y el templo no me resultaban atractivos con su insulsa e incoherentemente sin alma arquitectura de muchas iglesias del siglo XX, desvinculada tanto de la tradición como de la modernidad. Quiero decir, que la antesala de la experiencia era completamente la contraria de la anterior, en la que la hermosura de lo previo había sido el antecedente de aquella. La cosa es que avanzamos por la explanada y atravesamos la portada. Nos quedamos a los pies de la nave. El interior era tan insulso o más que el exterior y, sin embargo, a pesar de que no había nada externo que me atrajese, sólo sentía ganas de quedarme allí, quieto, en silencio. Pasó un buen rato y salimos. De nuevo la pregunta: ¿tú también? sí, yo también.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

La web de Maratania renovada

La web de Maratania renovada

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad