Bitácora

Eduardo Ybarra Hidalgo, el último sevillano de una Sevilla ya ida – 180

Muere el escritor y ex director de la Academia de Buenas Letras Eduardo Ybarra

Fuente: ABC

Las flores no existen, las casas no existen, los libros no existen. Para que vivan, necesitan que alguien las contemple, las habite, los medite: el hombre bueno descubrirá la bondad, la persona sabia hallará sabiduría, el creyente sentirá amor. Así era Eduardo Ybarra Hidalgo: bueno, sabio y creyente.

Hermano Mayor del Silencio, director de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, presidente de Caritas y Hermano Mayor de la Caridad, vivió la bondad del silencio del sevillano serio, calmó la necesaria sed de saber del que conoce que todo se ignora y amó para ver a Dios, como Mañara, en los pobres y en cada uno de los que a él se acercaron.

Ha sido el último sevillano de una Sevilla que con él se ha ido: caballero de elegante modestia, sabio humilde, generoso con todo lo suyo, hombre de fe… lleno de gracia, de la gracia sevillana que definió Izquierdo.

Y así, en mi memoria quedará su casa, esquina de San Vicente, con su puerta al zaguán, como él, siempre abierta, dejando ver su patio, la Virgen de la Concepción a la derecha, y, al fondo, su despacho con su biblioteca, que a todos regalaba, en el que entraba la luz tamizada del jardín. Y, como todos los que lo trataron, supe que era un hombre bueno y que, en correspondencia, no hubo nadie que no lo hubiese querido. Y así, él vivirá en el recuerdo de su mujer, de sus 13 hijos, de sus amigos, de todos a los que se nos regaló, pero, cuando nosotros también marchemos y las letras de los libros se desvanezcan, tú me diras que ya no existirá y yo te afirmaré que será entonces cuando sea todo vida porque lo contemplará aquel que es todo silenciosa bondad, que es todo sabiduría, que es todo Amor, que es Dios.

Con todo mi cariño y admiración.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

La Torre del Oro, ochocientos años la contemplan – 179

torre del oroLa Torre del Oro fue la última gran obra que los musulmanes dejaron en la Sevilla. No es de extrañar que fuera de carácter defensivo con un imperio almohade en plena decadencia tras la derrota de las Navas de Tolosa en el 1212.

Se levantó, en tiempos de Yusuf II, por el gobernador almohade de Sevilla Abul-Ula Idris, hacia el 1220. Defendía el puerto al sur de la ciudad, como torre albarrana en el extremo de una coracha (elemento de la fortificación destinado a acceder al agua) junto a una torre al otro lado del río, hoy desaparecida. De torre a torre cruzaba una gruesa cadena que evitaba que las naves pudieran acceder o abandonar libremente el puerto, pero que el Almirante Ramón Bonifaz rompería en 1248 con su barco durante el sitio de la ciudad. Tras el Descubrimiento de América en 1492, la torre dominaba el puerto por donde entraban las riquezas del Nuevo Mundo de cuyo tráfico disfrutaba Sevilla el monopolio.

torre del oro 2Un lienzo de muralla la unía a la torre de la Plata, a la de Abd al Azis y al Alcázar, lienzo que se derribó en 1821 durante el Trienio Liberal. En 1830, en tiempos del asistente Arjona, se derribó la coracha, quedando la torre exenta. Tras su primitivo uso defensivo ha tenido numerosos destinos, capilla, prisión, almacén de pólvora u oficina de correos, siendo actualmente un Museo naval.

La Torre del Oro debe su denominación, según el cronista Ortiz de Zúñiga,  a que sus muros lo cubrían azulejos dorados, aunque otros se inclinan a pensar que el nombre deriva de su uso para albergar en él objetos valiosos.  Tras la restauración de 2005, se cree que podría derivar del tono dorado que le daba el enlucido de mortero, cal y paja.

La Torre se divide en tres cuerpos. El primero es de planta dodecagonal, construida con tapial de argamasa, con basamento y esquinas de sillería. El segundo cuerpo es de planta hexagonal y la decoración de cintas verdes de cerámica enmarcando los arcos constituyó una innovación en la arquitectura musulmana. La torreta de remate se añadió en 1760 y la diseñó  Sebastián van der Borcht.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
La casa de los Mañara y la judería sevillana

Barrio de Santa Cruz en Sevilla 360º . Maratania

Shahbaz Bhatti

Shahbaz Bhatti y el tiempo del perdón

La Navidad en el Altar Mayor de la Catedral de Sevilla – 178

altar mayor magosOs muestro, en esta entrada, los pasajes de la Navidad que se representan en el colosal altar mayor de la catedral de Sevilla que el flamenco Pierre Dancart diseñó en 1480 y que se concluyó en 1564 con la participación de numerosos artistas.

la anuncicacion
el nacimiento
la circuncision
pres3entacionla huida a egiporola matanza delo incentes

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
corral del conde de Le Monde Illustre 1862 ADOLPH ROUARGUE de 1850 1810-1870

Un artículo de hace 150 años sobre el Corral del Conde

la giralda desde el hotel eme - sevilla y su provicia - foto de maratania

La Catedral de Sevilla desde el hotel EME

Citas textuales sobre Sevilla desde Julio César a Romero Murube, pasando por Cernuda y Lord Byron – 177

AlcázarHércules me edificó / Julio César me cercó / de muros y torres altas / y el rey santo me ganó / con Garci Pérez de Vargas.
Anónimo

He considerado a esta provincia como mía entre todas, derramando sobre ella cuantos beneficios pude.
Julio César (100 – 44 a. C.)

Mi cara Híspalis, la del nombre ibérico, junto a la que fluye un río marinero y en cuyas manos Hispania entera pone las insignias del poder.
Ausonio (310 – 393)

¡Oh gran Sevilla!, Roma triunfante en ánimo y nobleza.
Miguel de Cervantes (1547-1616)

Bellísima, por su riqueza, grandeza, y majestad, trato, policía, puerto y puerta de las Indias, por donde todos los años se puede decir que entra dos veces en ella el sustento universal de España.
Lope de Vega (1562-1635)

Sevilla, hermosísima ciudad; quien no ha visto a Sevilla no ha visto maravilla; y yo soy de la misma opinión.
Lord Byron (1788-1824)

(En Sevilla) no resuena el toque del clarín guerrero,sino la vihuela del amor.
Lord Byron (1788-1824)

Frío, frío debe ser el corazón que se quede insensible ante las bellezas de este mágico escenario. He derramado lágrimas de embeleso de sólo mirarla.
George Borrow (1803-1881)

El ayer no le preocupa, el mañana menos todavía; ella es sólo presente. El recuerdo y la esperanza son la felicidad de los pueblos desgraciados, y Sevilla es feliz.
Theophile Gautier (1811-1872)

Cada balcón, cada fragmento, cada escultura solitaria recuerda la aventura nocturna de un rey, las aspiraciones de un poeta, la historia de una hermosa, un amor, un duelo, un rapto, una fábula, una fiesta.
Edmundo de Amicis (1846-1908)

El encanto íntimo de Sevilla está en lo que nos comunica su pasado. Su alma habla en la soledad silenciosa; así el alma triste de toda la vieja España.
Rubén Darío (1867-1916)

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, y un huerto claro donde madura el limonero.
Antonio Machado (1875-1939)

¿Qué no diremos de Sevilla, que hemos llamado la ciudad de la gracia, es decir, la ciudad estética y “extética” por excelencia?
José María Izquierdo (1886-1921)

Si supiéramos de alguna ciudad que tuviese esta sabia armonía, esta exquisita aristocracia, esta plenitud de espíritu de nuestra ciudad, no hubiésemos empezado a escribir.
Manuel Chaves Nogales (1897-1944)

Sevilla es una torre llena de arqueros finos.
Federico García Lorca (1898-1936)

Blanco laberinto manchado aquí o allá de colores puros, y donde a veces una cuerda de ropa tendida flotaba henchida por el aire con una insinuación marina.
Luis Cernuda (1902-1963)

No creemos que haya placer en el mundo comparable a esta embriaguez de los crepúsculos de Sevilla sobre los montes y el río; es morir un poco en la gloria.
Joaquín Romero Murube (1904-1969)

…y Sevilla.
Manuel Machado (1874-1947)

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Cómo nos gusta que nos cuenten un cuento, la casa de los Pinelos (y V)

Cómo nos gusta que nos cuenten un cuento, la casa de los Pinelos (y V)

¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (III) – Lo que yo creo

¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (III) – Lo que yo creo

Guardar

Guardar

La Belleza paseaba por el Barrio de Santa Cruz – 176

barrio santa cruzPaseaba por el barrio de Santa Cruz a una hora en que el bullicio curioso se apodera de él y que obliga a alzar la vista para contemplar algo de belleza en soledad. Sin embargo, más a ras de tierra, se produjo la visión y contemplé una hermosura sin igual. Los vi y me quedé prendado, su atractivo me pareció infinito. Los dos irradiaban, como si fuesen uno solo, una profunda pureza, un hondo amor, un mesurado y exquisito equilibrio.

Quise decirles que eran bellos pero no me atreví. Tímidamente, los seguí por las callejuelas del barrio y, como ladrón, les hurtaba fotos por la espalda. La armonía de sus gestos, el andar unísono y sus espíritus ligados prendaban mi mirada.

Los seguí, sí, los seguí, y cuando los dejé -tú me dirás que eran sólo dos enanos- sentí que Paris y Elena, majestuosos, se alejaban, habiéndome regalado, aunque en breve éxtasis, la contemplación de la absoluta Belleza.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Casas sevillanas del XVI y del XVII

La casa de los Pinelos (III) y Jerónimo Pinelo

La Casa de los Pinelos (IV) y Lorenzo Suárez de Figueroa

La Casa de los Pinelos (IV) y Lorenzo Suárez de Figueroa

Descripción del Campanario de la Giralda – 175

La GiraldaEl GiraldilloEl conjunto renacentista de Hernán Ruiz que corona la torre lo constituye, en primer lugar, el Cuerpo de Campanas, que mantiene la misma anchura que el cuerpo bajo del antiguo alminar, formando un único prisma con él. Se inicia con un pretil de piedra en donde los espacios entre sus trece pilastrillas se decoran con azulejos negros de variadas formas. Sobre éste se levantan pilares de ladrillo que forman cinco huecos por cada cara, cubierto el central por un arco y por dinteles el resto y, sobre cada uno de éstos, un óculo. Por encima, un pretil calado sobre el que se sitúan una serie de fanales y jarrones a los que se conoce popularmente como carambolas. En cada esquina se coloca una campana pétrea y, sobre ésta, una esfera de bronce con los tallos de azucenas que simbolizan al Cabildo Catedral (añadidos estos últimos en 1751).

El siguiente es el Cuerpo del Reloj, ya con una anchura inferior, donde se aloja la campana de 1400 y en cuyo friso aparece el siguiente epígrafe “TURRIS FORTISSIMA NOMEN DNI PROBERBI8”, tal como recoge el proverbio 18: Torre fortísima es el nombre del Señor.

Tras éste, el Cuerpo del Pozo con ocho pilares decorados con los característicos azulejos negros.

Por último, el Cuerpo Redondo de características formales parecidas al anterior y que sirve de inmediata base a la veleta.

La singular veleta, elegante, majestuosa y hermosa, la dibujó probablemente Luis de Vargas, la modeló Juan Bautista Vázquez “el Viejo” y la fundió al bronce Bartolomé Morel. Es una de las más bellas creaciones del Renacimiento español y traslada el modelo mitológico de Palas Atenea a una cristiana Fe, Triunfo de la Iglesia. Es el famoso Giraldillo al que con humor describe Cervantes en boca del Caballero del Bosque en su Don Quijote: “Una vez me mandó que fuese a desafiar a aquella famosa giganta de Sevilla llamada Giralda, que es tan valiente y fuerte como hecha de bronce, y sin mudarse de un lugar es la más movible y voltaria mujer del mundo. Llegué, vila y vencila, y hícela estar queda y a raya, porque en más de una semana no soplaron sino vientos nortes”.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Galería de la casa de los Pinelos con retratos de la familia

Galería de la casa de los Pinelos con retratos de la familia

casa sanchez dalbo

La Casa de los Sánchez Dalbo

Paseando por la Iglesia de San Jorge (La Caridad) – 174

Durante estos días he ido añadiendo a mi album de facebook, “Paseaba por Sevilla”, fotos de la admirable iglesia de San Jorge del Hospital de la Caridad, obra maestra del barroco europeo. Os las agrupo aquí junto a los comentarios que las acompañaban.

El Hospital de la Caridad, “remedio y amparo de los pobres, nuestros hermanos”.

El Hospital de la Caridad, “remedio y amparo de los pobres, nuestros hermanos”.

 San Jorge,espejo de la caballería, romano y cristiano, que lanceas al dragón pagano, idolátrico e hijo de Satanás, escucha a Amadís, Tirante y Don Quijote que te invocan para que resurja el nesesario ejercicio de caballero, socorro de necesitados, de viudas y de huérfanos.

San Jorge,espejo de la caballería, romano y cristiano, que lanceas al dragón pagano, idolátrico e hijo de Satanás, escucha a Amadís, Tirante y Don Quijote que te invocan para que resurja el nesesario ejercicio de caballero, socorro de necesitados, de viudas y de huérfanos.

 "Si tuviéramos delante la verdad, ésta es, no hay otra, la mortaja que hemos de llevar, viéndola todos los días, por lo menos con la consideración de que has de ser cubierto de tierra y pisado de todos, con facilidad olvidarías las honras y estados de este siglo; y si consideraras los viles gusanos que han de comer ese cuerpo, y cuán feo y abominable ha de estar en la sepultura, y cómo esos ojos que están leyendo estas letras han de ser comidos de la tierra, y esas manos han de ser comidas y secas (...). Mira una bóveda: entra en ella con la consideración, y ponte a mirar a tus padres o a tu mujer (si la has perdido) o los amigos que conocías: mira qué silencio. No se oye ruido; sólo el roer de las carcomas y gusanos tan solamente se percibe. Y el estruendo de pajes y lacayos ¿dónde están? Acá se queda todo: repara las alhajas del palacio de los muertos, algunas telarañas son. ¿Y la mitra y la corona? También acá la dejaron". Miguel de Mañara - Discurso de la Verdad

«Si tuviéramos delante la verdad, ésta es, no hay otra, la mortaja que hemos de llevar, viéndola todos los días, por lo menos con la consideración de que has de ser cubierto de tierra y pisado de todos, con facilidad olvidarías las honras y estados de este siglo; y si consideraras los viles gusanos que han de comer ese cuerpo, y cuán feo y abominable ha de estar en la sepultura, y cómo esos ojos que están leyendo estas letras han de ser comidos de la tierra, y esas manos han de ser comidas y secas (…). Mira una bóveda: entra en ella con la consideración, y ponte a mirar a tus padres o a tu mujer (si la has perdido) o los amigos que conocías: mira qué silencio. No se oye ruido; sólo el roer de las carcomas y gusanos tan solamente se percibe. Y el estruendo de pajes y lacayos ¿dónde están? Acá se queda todo: repara las alhajas del palacio de los muertos, algunas telarañas son. ¿Y la mitra y la corona? También acá la dejaron».
Miguel de Mañara – Discurso de la Verdad

Maratania Edición Diseño Maquetación 30 de octubre · Editado "Repara la diversidad de Santos que ocupan las faldas de este santo monte, y por subir a su cumbre con más ligereza, cómo se van desnudando de todo lo que les hace estorbo para subir a lo alto. Mira aquel Rey arrojando la corona; al otro poderoso el dinero; el letrado los libros; el soldado las armas; y todo lo que les embaraza el camino es despreciado de su denuedo" Miguel de Mañara - Discurso de la Verdad

«Repara la diversidad de Santos que ocupan las faldas de este santo monte, y por subir a su cumbre con más ligereza, cómo se van desnudando de todo lo que les hace estorbo para subir a lo alto. Mira aquel Rey arrojando la corona; al otro poderoso el dinero; el letrado los libros; el soldado las armas; y todo lo que les embaraza el camino es despreciado de su denuedo»
Miguel de Mañara – Discurso de la Verdad

Dicen, si ven la soberbia en las alhajas y en la grandeza y ostentación, que el estado lo pide. Si no dan limosna, que primero es pagar las deudas. Si no las pagan, que el sustento de la casa por ley natural lo prohíbe. Si están en la iglesia irreverentes, que no se ha de mostrar la virtud en cosas exteriores. Si no frecuentan los sacramentos, que es reverencia a tan Alta Majestad. Si es glotón y regalado, que no hace daño lo que entra por la boca sino lo que sale por ella. Si come carne y no ayuna, es por una enfermedad que tuvo ahora 40 años y para no tener ninguna hasta que se muera, que la prudencia es madre de las virtudes. Si va a la comedia, que es acto indiferente. Si es usurero, que el uso de las tierras hace leyes. Si es simoníaco, que no toma dinero si no lo recibe. Si vende la justicia, que hay leyes para todo. Si esta amancebado, es pecado de flaqueza. Si homicida, que en el primer ímpetu no hay pecado. Si ladrón, la extrema necesidad carece de ley. Si es desbaratado y loco, que la virtud de la tropelía lo permite. Discurso de la Verdad - Miguel de Mañara

Dicen, si ven la soberbia en las alhajas y en la grandeza y ostentación, que el estado lo pide. Si no dan limosna, que primero es pagar las deudas. Si no las pagan, que el sustento de la casa por ley natural lo prohíbe. Si están en la iglesia irreverentes, que no se ha de mostrar la virtud en cosas exteriores. Si no frecuentan los sacramentos, que es reverencia a tan Alta Majestad. Si es glotón y regalado, que no hace daño lo que entra por la boca sino lo que sale por ella. Si come carne y no ayuna, es por una enfermedad que tuvo ahora 40 años y para no tener ninguna hasta que se muera, que la prudencia es madre de las virtudes. Si va a la comedia, que es acto indiferente. Si es usurero, que el uso de las tierras hace leyes. Si es simoníaco, que no toma dinero si no lo recibe. Si vende la justicia, que hay leyes para todo. Si esta amancebado, es pecado de flaqueza. Si homicida, que en el primer ímpetu no hay pecado. Si ladrón, la extrema necesidad carece de ley. Si es desbaratado y loco, que la virtud de la tropelía lo permite.
Discurso de la Verdad – Miguel de Mañara

 “… antes de entrar Cristo en la Pasión hizo oración y a mí me vino el pensamiento que sería esta la forma como estaba. Y así lo mandé hacer porque así lo discurrí.” Actas de la Caridad - Miguel de Mañara

“… antes de entrar Cristo en la Pasión hizo oración y a mí me vino el pensamiento que sería esta la forma como estaba. Y así lo mandé hacer porque así lo discurrí.”
Actas de la Caridad – Miguel de Mañara

 ¡Cómo acucia ese dedo que señala y esa mirada esquiva¡ "Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo" Sam Mateo 5, 11-12

¡Cómo acucia ese dedo que señala y esa mirada esquiva¡
«Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo» Sam Mateo 5, 11-12

Y salió Jesús afuera, llevando la corona de espinas y el manto color púrpura. Pilato les dijo: "He aquí al hombre" (Juan 19.5) Escultura del Ecce Homo, realizado en barro cocido y policromado, obra de la escuela granadina y atribuible a los hermanos Francisco y Miguel García y realizada a principios del siglo XVII.

Y salió Jesús afuera, llevando la corona de espinas y el manto color púrpura. Pilato les dijo: «He aquí al hombre» (Juan 19.5)
Escultura del Ecce Homo, realizado en barro cocido y policromado, obra de la escuela granadina y atribuible a los hermanos Francisco y Miguel García y realizada a principios del siglo XVII.

recreemos en ellos sino para que miremos al altar mayor. Pero, aún asi,¡qué hermosos son¡

Los ángeles lampadarios no están para que nos recreemos en ellos sino para que miremos al altar mayor. Pero, aún asi,¡qué hermosos son¡¡

 El altar mayor de la Caridad. Simplemente, la cumbre del retablo barroco. Simplemente, la culminación del discurso de Miguel de Mañara. La más alta cima de Pedro Roldán y Bernardo Simón de Pineda.

El altar mayor de la Caridad. Simplemente, la cumbre del retablo barroco. Simplemente, la culminación del discurso de Miguel de Mañara. La más alta cima de Pedro Roldán y Bernardo Simón de Pineda.

 Bella tristeza, serena muerte

Bella tristeza, serena muerte

Y Cristo "descendió a los infiernos", es decir, compartió nuestra obligada muerte. Retablo Mayor de la Caridad - Pedro Roldán

Y Cristo «descendió a los infiernos», es decir, compartió nuestra obligada muerte.
Retablo Mayor de la Caridad – Pedro Roldán

San Jorge de Capadocia, de pie, sin caballo, efebo barbiilampiño, victorioso del dragón

San Jorge de Capadocia, de pie, sin caballo, efebo barbiilampiño, victorioso del dragón

 Si el ángel lampadario nos señaló el altar mayor para que presenciásemos la muerte de Cristo, ahora nos lleva la mirada al cielo.

Si el ángel lampadario nos señaló el altar mayor para que presenciásemos la muerte de Cristo, ahora nos lleva la mirada al cielo.

Por una extraña manera mil vuelos pasé de un vuelo, porque esperanza de cielo tanto alcanza cuanto espera; esperé sólo este lance. Y en esperar no fui falto, pues fui tan alto, tan alto, que le di a la caza alcance. (San Juan de la Cruz)

Por una extraña manera
mil vuelos pasé de un vuelo,
porque esperanza de cielo
tanto alcanza cuanto espera;
esperé sólo este lance.
Y en esperar no fui falto,
pues fui tan alto, tan alto,
que le di a la caza alcance.
(San Juan de la Cruz)

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Hotel rusia

Turismo de aventura en el Hotel Rusia de Moscú

la casa de los pinelos en sevilla 360º de Maratania

La casa de los Pinelos

Siete actitudes para un emprendedor – Sevilla Capital Inteligente – 173

Los hechos de nuestra vida surgen de ideas que transformamos en movimiento y en la vida de las empresas ocurre lo mismo, todas ellas son hijas de ideas innovadoras que se pusieron en marcha. Precisamente, con la meta de poner ideas en movimiento, surgió Sevilla, Capital Inteligente, impulsada por el Ayuntamiento de Sevilla y la Fundación Empleo y Sociedad, lo que es decir Luis Miguel Rufino, Director General de Empleo y Economía del Ayuntamiento, y mi querido y admirado amigo Luis Felipe Campuzano, director de dicha fundación. De lo que se ocupa esta iniciativa es de guiar a empresas emergentes, las denominadas con el barbarismo «Start-up», en el arranque de su carrera y en la búsqueda de inversores. Ayer, precisamente, asistí a uno de sus encuentros entre inversores y emprendedores que periódicamente desarrolla.

Pude presenciar las buenas y breves presentaciones de Mama´s Fruit, Cholling.es, Familyapp, Movielang y Yiobs. Todas ellas ideas excelentes y estimulantes. Al marcharme, empecé a divagar sobre qué actitudes son necesarias para ser empresario, para transformar nuevas ideas en actividades rentables. Os resumo aquí mis conclusiones que espero que sean obvias, es decir, llenas de sentido común.

  1. Egoísta. Egoísmo en su mejor sentido: ser empresario no es una faceta diferente a las demás de nuestra vida. Forma parte de una empresa mayor que lleva nuestro nombre y apellidos y que somos nosotros mismos aspirando a crecer de igual manera que los árboles, que en su desarrollo no pierden un solo milímetro.
  2. Generosa. Nada de lo que hagamos debe ser ajeno al otro. Un empresario sirve a uno mismo, a su equipo y a sus clientes y, en suna, es generoso con la sociedad con la que convive. Podréis decirme que hay quien han triunfado sin estas dos primeras características y es cierto, pero te advierto de que ese empresario habrá conseguido rentables negocios pero habrá  fracasado en el negocio de su vida.
  3. Entusiasta. El entusiasmo es la verdadera cuenta de resultados y el motor de la maximización de beneficios. En tiempos buenos y malos, la viabilidad de tu empresa es directamente proporcional a la pasión que pongas en ella. La falta de fervor, afán y empeño se traduce siempre en disminución de ingresos y en la pérdida de tu tiempo.
  4. Valiente. No hay ruta sin miedo pero es esto lo primero que tenemos que echar del equipaje o, al menos, sacarlo pocas veces de la maleta. El miedo es el límite que tú solo te pones. Como dicen los versos de Goitisolo: «Nunca te entregues ni te apartes/junto al camino nunca digas/no puedo más y aquí me quedo, y aquí me quedo…
  5. Enfocada pero flexible. Para llevar a cabo una idea necesitas formación, dinero, contactos y un largo etcétera que debemos enfocar en la consecución de nuestros objetivos pero con la flexibilidad de un arco que adapta su torsión a su diana y que cuando varía el viento u ocurre eso que llamamos fracaso, simplemente, cambia de blanco. Así, de esta manera, tendremos una imaginación libre para inventar y unas manos hábiles para trabajar.
  6. Confiada. Es algo demostrado que cuando confiamos movemos montañas. Esto es cierto y, recorrido el camino, caeremos en la cuenta de que nuestra ruta se parece poco a la que planificamos pero que, cuando confiábamos en nuestro andar, lo inesperado fue nuestro mejor aliado. Y con ello te añado que siempre te encontrarás con buenos samaritanos que te ayudarán siempre y cuando que tú nunca, he dicho nunca, y te vuelvo a decir nunca, nunca, nunca dejes de ser un.. incansable caminante. Y con esto último son ya siete actitudes las que te propongo y, como siete es el número perfecto, basta ya, porque habrá otras y mejores, pero esas, imagínatelas tú que para eso eres el que abres veredas que nadie descubrió antes que tú.

Ánimo y pon tus ideas en marcha, te necesitamos.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Libro Maratania en en la sede de abengoa en california

¿Quiénes tienen los libros que publica Maratania?

tarjeta de visita 2013 Maratania edición diseño maquetación servicios editoriales10

Hola desde Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla