Bitácora

La Parroquia de San Lorenzo – Paisaje de mi infancia – 187

Mi familia vivía en la calle San Vicente, así que la vecina plaza de San Lorenzo pertenece a la entrañable memoria de mi infancia: el zapatero al doblar la esquina, el kiosko donde compraba chucherías y cómics, los fantasmagóricos platanos de indias, la basílica del Gran Poder, la parroquia de San Lorenzo…

Su torre de amplios vanos me dejaban ver sus campanas y, en el muro, siempre exacto, su reloj marcaba las horas de las idas y venidas, de las misas, del final de la Semana Santa con la Soledad cruzando la puerta del templo. Y, cada vez que yo también cruzaba el dintel, me esperaba la bellísima virgen de Rocamador con su suave y fascinante sonrisa y su pose elegante o se me aparecía humilde y arrobada en el famoso cuadro de la Anunciación de Villegas. Allí conocí a los primeros hermosos ángeles lampadarios, ese teatral y efectivo descubrimiento sevillano que nos llama desde su aérea belleza a contemplar el altar mayor. Y antes de irme, apartaba los paños de damasco para, tras la reja, maravillarme con la capilla del Sagrario, que era como una pequeña y asombrosa iglesia dentro de otra iglesia. Y así, los muchos días de repetidas miradas, de reiterados pasos, de asombros renovados fueron educando a mi alma en lo que era bello, en lo que era misterioso, en lo que iba más allá de tus ojos.

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillasanta maria la blanca piedad de luis de vargassan lorenzo 2
san lorenzo 3
san lorenzo 6
san lorenzo 4
san lorenzo 5
san lorenzo 8
san lorenzo 7san lorenzo 11
san lorenzo 9san lorenzo 12san lorenzo 10

Compralo ya2Compralo ya3Compralo ya

San Gil – La humilde puerta al barrio de la Macarena – 186

san gilsan gil.2

Sólo un pequeño retranqueo en la calle San Luis se inclina a su presencia, porque la parroquia de San Gil es una iglesia humilde. No hace gala de su antigüedad, una de las más antiguas de Sevilla: fundada en la segunda mitad del siglo XIII por el arzobispo don Remondo, el que fue, de hecho, el primer arzobispo de Sevilla tras la Reconquista si no contamos a Felipe de Castilla. Y acepta con agradecida memoria que sea ya sólo un recuerdo que desde 1653 a 1949 acogiera ese rostro que habla, ese pellizco del alma, esa sevillana manera de explicar la trancendencia: la Esperanza Macarena.

macarena en san gil

Camarín de la Macarena en San Gil a principios del sihlo XX

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
La casa de la condesa de Lebrija en Sevilla 360º - Maratania

La casa de la condesa de Lebrija – Sevilla

La Casa de Pilatos - Sevilla 360º - Maratania

La Casa de Pilatos – la casa de los Ribera – la casa de los duques de Medinaceli – Sevilla

 

Santa María la Blanca, donde el humilde yeso es exuberante riqueza – 184

Santa María La Blanca en y Sevilla

Doble página dedicada a la parroquia de Santa María la Blanca en nuestro nuevo libro de gran formato que sale el próximo Marzo: «… y Sevilla»

* Esta iglesia sorprendente y sugerente influyó en gran medida en la arquitectura barroca andaluza.

Santa María la Blanca es una de las cumbres del barroco andaluz por el despliegue ornamental realizado para celebrar el Breve a favor de la Inmaculada. La fuerte crisis económica de la década de los treinta, crítica desde la epidemia de peste de 1649, dificultó la realización de nuevos proyectos arquitectónicos. La creatividad derivó a un espectacular barroquismo en el exorno de obras ya existentes. El uso del yeso, uno de los elementos más característicos de la arquitectura mudéjar, se relanzó en el barroco como medio idóneo para conseguir sus propósitos decorativos. Paradigma de ello es Santa María la Blanca, donde, entre 1662 y 1665, los hermanos Pedro y Miguel de Borja imaginaron la profusa ornamentación de yeserías de las bóvedas y de la cúpula del crucero. Sobre un fondo dorado, el blanco yeso lo invade todo con motivos turgentes en forma de guirnaldas, volutas, formas vegetales, querubines y angelitos, sin dejar lugar al vacío. Este espacio sorprendente y sugerente influyó en gran medida en la arquitectura barroca andaluza.

santa maria la blanca piedad de luis de vargasLas obras fueron costeadas por los feligreses de la parroquia y, en especial, por el canónigo Justino de Neve, hijo de una rica familia de mercaderes flamencos y fundador en 1675 del Hospital de los Venerables como asilo para sacerdotes.

La decoración con yeserías tiene su contrapunto en las pinturas al fresco que adornan arcos y muros laterales. Además, cuatro lienzos semicirculares de Murillo se encontraban bajo la cúpula y en las cabeceras de las naves. Estos fueron expoliados por las tropas francesas del mariscal Soult, parte del millar de cuadros que éstas se llevaron de la ciudad, aparte de esculturas, libros, plata labrada, tapices y otros objetos artísticos. Actualmente, dos de ellos se conservan en el Museo del Prado, existiendo en esta iglesia sólo unas copias, y los otros dos se encuentran en el extranjero. En la nave izquierda, afortunadamente, sí se conserva una Sagrada Cena original de Murillo que se ha restaurado en 1999.

La Piedad se encuentra en un retablo renacentista reformado en el XVIII. Es la última obra conocida de Luis de Vargas, quien la pintó en 1564. Representa a Cristo tras ser bajado de la cruz rodeado por las Marías y San Juan y con la Magdalena besándole los pies. Perfilándose en el fondo tenebroso aparece el Calvario y una escena que representa el Entierro de Cristo.

Juan Pablo Navarro Rivas

Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Manzanares durante la faena de Arrojado que fue indultado.EFE

El Cartel Taurino de la Maestranza 2011 creado por Manzanares y Arrojado

¿Quién está detrás de cada perfil de Facebook?

¿Quién está detrás de cada perfil de Facebook?

Las Columnas Romanas de la Calle Mármoles – Memoria del Olvido – 182

Alcázar alcoba realLa calle Mármoles se encuentra en la zona que, por su mayor elevación, permitió el primer asentamiento de la ciudad en torno al siglo VIII A.C. En ella se conservan tres columnas de un templo romano del siglo II D.C. Estas columnas y sus hermanas de la Alameda son el más importante testimonio de los siete siglos de presencia romana en la capital sevillana: la “Colonia Iulia Romula Hispalis”, tal como la denominó Julio César prestándole su nombre.

Han quedado asfixiadas entre edificios (uno de ellos del espantoso estilo PRICA*) y casi olvidadas. ¿Quién diría que son nuestra más antigua arquitectura? ¿No son. acaso, el momumento al Sevillano Olvido?

*Plan de Reforma Interior del Casco Histórico. Aprobado en 1968 , tuvo resultados que sólo se pueden calificar de catastróficos.  Lo paralizó el alcalde Uruñuela em 1981.
Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Castellar, 4 ¿La fachada más estrecha de Sevilla?

Castellar, 4 ¿La fachada más estrecha de Sevilla?

Cartel Taurino de la Maestranza 2011 – José María Sicilia y los vikingos

Cartel Taurino de la Maestranza 2011 – José María Sicilia y los vikingos

Las Tiendas Tienen Piernas – 181

tienda con piernasPaseaba con mis hijos jugando a «Imaginación». Inventábamos cosas imposibles y nos reíamos creyéndolas ciertas. De repente, mi hijo dijo: «Te imaginas que las tiendas tuviesen piernas». Seguía siendo niño con ellos y seguía alegre, divertido al imaginarme como salían de los edificios y se ponían a pasear. Después, ya solo, salió el adulto que me domina y pensé que era una buena metáfora de lo que ocurre en nuestra España querida: las tiendas tienen piernas, las empresas tienen piernas, las industrias tienen piernas y han salido huyendo. ¿Dónde está el que las coja con lazo y las traiga de nuevo?

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
El gozo de la Semana Santa sevillana – Vista, oído, olfato, tacto, gusto y corazón

El gozo de la Semana Santa sevillana – Vista, oído, olfato, tacto, gusto y corazón

Messiaen, un oasis para empezar a beber la música contemporánea – El Cuarteto para el Fin de los Tiempos

Messiaen, un oasis para empezar a beber la música contemporánea – El Cuarteto para el Fin de los Tiempos

Eduardo Ybarra Hidalgo, el último sevillano de una Sevilla ya ida – 180

Muere el escritor y ex director de la Academia de Buenas Letras Eduardo Ybarra

Fuente: ABC

Las flores no existen, las casas no existen, los libros no existen. Para que vivan, necesitan que alguien las contemple, las habite, los medite: el hombre bueno descubrirá la bondad, la persona sabia hallará sabiduría, el creyente sentirá amor. Así era Eduardo Ybarra Hidalgo: bueno, sabio y creyente.

Hermano Mayor del Silencio, director de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, presidente de Caritas y Hermano Mayor de la Caridad, vivió la bondad del silencio del sevillano serio, calmó la necesaria sed de saber del que conoce que todo se ignora y amó para ver a Dios, como Mañara, en los pobres y en cada uno de los que a él se acercaron.

Ha sido el último sevillano de una Sevilla que con él se ha ido: caballero de elegante modestia, sabio humilde, generoso con todo lo suyo, hombre de fe… lleno de gracia, de la gracia sevillana que definió Izquierdo.

Y así, en mi memoria quedará su casa, esquina de San Vicente, con su puerta al zaguán, como él, siempre abierta, dejando ver su patio, la Virgen de la Concepción a la derecha, y, al fondo, su despacho con su biblioteca, que a todos regalaba, en el que entraba la luz tamizada del jardín. Y, como todos los que lo trataron, supe que era un hombre bueno y que, en correspondencia, no hubo nadie que no lo hubiese querido. Y así, él vivirá en el recuerdo de su mujer, de sus 13 hijos, de sus amigos, de todos a los que se nos regaló, pero, cuando nosotros también marchemos y las letras de los libros se desvanezcan, tú me diras que ya no existirá y yo te afirmaré que será entonces cuando sea todo vida porque lo contemplará aquel que es todo silenciosa bondad, que es todo sabiduría, que es todo Amor, que es Dios.

Con todo mi cariño y admiración.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

La Torre del Oro, ochocientos años la contemplan – 179

torre del oroLa Torre del Oro fue la última gran obra que los musulmanes dejaron en la Sevilla. No es de extrañar que fuera de carácter defensivo con un imperio almohade en plena decadencia tras la derrota de las Navas de Tolosa en el 1212.

Se levantó, en tiempos de Yusuf II, por el gobernador almohade de Sevilla Abul-Ula Idris, hacia el 1220. Defendía el puerto al sur de la ciudad, como torre albarrana en el extremo de una coracha (elemento de la fortificación destinado a acceder al agua) junto a una torre al otro lado del río, hoy desaparecida. De torre a torre cruzaba una gruesa cadena que evitaba que las naves pudieran acceder o abandonar libremente el puerto, pero que el Almirante Ramón Bonifaz rompería en 1248 con su barco durante el sitio de la ciudad. Tras el Descubrimiento de América en 1492, la torre dominaba el puerto por donde entraban las riquezas del Nuevo Mundo de cuyo tráfico disfrutaba Sevilla el monopolio.

torre del oro 2Un lienzo de muralla la unía a la torre de la Plata, a la de Abd al Azis y al Alcázar, lienzo que se derribó en 1821 durante el Trienio Liberal. En 1830, en tiempos del asistente Arjona, se derribó la coracha, quedando la torre exenta. Tras su primitivo uso defensivo ha tenido numerosos destinos, capilla, prisión, almacén de pólvora u oficina de correos, siendo actualmente un Museo naval.

La Torre del Oro debe su denominación, según el cronista Ortiz de Zúñiga,  a que sus muros lo cubrían azulejos dorados, aunque otros se inclinan a pensar que el nombre deriva de su uso para albergar en él objetos valiosos.  Tras la restauración de 2005, se cree que podría derivar del tono dorado que le daba el enlucido de mortero, cal y paja.

La Torre se divide en tres cuerpos. El primero es de planta dodecagonal, construida con tapial de argamasa, con basamento y esquinas de sillería. El segundo cuerpo es de planta hexagonal y la decoración de cintas verdes de cerámica enmarcando los arcos constituyó una innovación en la arquitectura musulmana. La torreta de remate se añadió en 1760 y la diseñó  Sebastián van der Borcht.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
La casa de los Mañara y la judería sevillana

Barrio de Santa Cruz en Sevilla 360º . Maratania

Shahbaz Bhatti

Shahbaz Bhatti y el tiempo del perdón

La Navidad en el Altar Mayor de la Catedral de Sevilla – 178

altar mayor magosOs muestro, en esta entrada, los pasajes de la Navidad que se representan en el colosal altar mayor de la catedral de Sevilla que el flamenco Pierre Dancart diseñó en 1480 y que se concluyó en 1564 con la participación de numerosos artistas.

la anuncicacion
el nacimiento
la circuncision
pres3entacionla huida a egiporola matanza delo incentes

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
corral del conde de Le Monde Illustre 1862 ADOLPH ROUARGUE de 1850 1810-1870

Un artículo de hace 150 años sobre el Corral del Conde

la giralda desde el hotel eme - sevilla y su provicia - foto de maratania

La Catedral de Sevilla desde el hotel EME