Casas

La Sevilla del año 1500 en la iglesia de Santa Ana – 101

sevilla 1500 santa ana

Estamos preparando un libro sobre las casas sevillanas del XVI con Teodoro Falcón, catedrático de Historia del Arte. Por ello, estaba localizando ilustraciones para aquel cuando descubrí la representación que existe de nuestra ciudad en la iglesia de Santa Ana. Es una obra de alrededor de 1500  atribuida al Maestro de Moguer. En ella se representa a las Santas Justa y Rufina quienes, abriendo una cortina, muestran a Sevilla. Posiblemente es la pintura más antigua de ésta y coetánea de la representaciónes escultóricas de las vistas de la ciudad del altar mayor de la Catedral hispalense de Pyeter Dancart y Jorge Fenández.

Por ello, me acerqué a la iglesia de Santa Ana y amablemente me permitieron admirarla y fotografiarla. En ella se ve la Giralda, que todavía no era tal, con la espadaña que se elevó en 1400 y a la espera de la sublime coronación que llevó a cabo Hernán Ruiz entre 1558 y 1568 culminada por el Giraldillo. En primer término aparece el puerto con las atarazanas y el puente de Barcas. Junto a la torre del Oro se ve una enorme grúa. Al otro lado del río, se descubre la iglesia de Santa Ana y el desaparecido castillo de San Jorge.

Santas Justa y Rufina, patronas de Sevilla, eran unas alfareras de finales del siglo III. Su martirio por negarse a adorar a la diosa Salambó es el primer dato histórico de la iglesia sevillana. Encarceladas, probablemente donde hoy está la iglesia de la Trinidad, murieron tras crueles torturas y fueron enterradas en el llamado Campo de los Mártires, en donde se levanta la estación de Santa Justa. Se les representa sujetando la Giralda en el centro porque el pueblo atribuyó a las santas que no se cayera la Giralda en el terremoto de 1504.

Me pregunto si este cuadro no pudo ser pintado justo después de dicho terremoto e iniciar así la tradicional representación de las santas como protectoras de Sevilla y que, posteriormente, se sintetizó acompañando sólo a la Giralda y no a toda la ciudad como en este cuadro.

Las Santas Justa y Rufina

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

La web de Maratania renovada

La web de Maratania renovada

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

Los corrales de vecinos – La vivienda de las clases populares sevillanas hasta el segundo tercio del siglo XX – 99

Corral del Conde

Francisco Morales Padrón define así al corral de vecinos: “Es un gran patio rodeado de habitaciones, en una, dos o tres plantas que se vuelcan a él, gozando de unos servicios sanitarios y lavaderos comunes y teniendo, en cambio, unas cocinas individuales a la entrada de la habitación, bien en un poyete, bien en una alacena”.

El corral de vecinos tiene su precedente en los adarves musulmanes, callejones ciegos que por la noche se cerraban quedando las viviendas en su interior. El aumento de la población en el XVI los convirtió en una acertada solución para familias con bajos recursos que encontraron aquí albergue. Fueron la residencia de las clases bajas sevillanas hasta el segundo tercio del siglo XX.

Continuar leyendo

La casa de las Columnas – La Universidad de Mareantes de Triana – 92

casa de las columnas

Fachada a la calle Betis

Fachada de la calle Pureza

Fachada de la calle Pureza

Frente a la iglesia de Santa Ana, en la calle Pureza, los rotundos volúmenes barrocos de la casa de las Columnas sorprenden al paseante que recorre Triana. Vinculado a la marinería sevillana, el edificio fue sede de la Universidad de Mareantes hasta su traslado a San Telmo. Característica singular de este excelente edificio del siglo XVIII son sus dos fachadas: la primera de ellas da la calle Pureza y la segunda a la calle Betis, mirando al río.
En la fachada principal destaca la portada flanqueada por dos columnas toscanas de ladrillo que sostienen al balcón central. Sobre la puerta, adornada sus jambas con molduras, se lee la inscripción del año de su construcción, 1780. El conjunto de elementos que configuran la fachada le proporcionan movimiento y volumen, siendo una de los más singulares de su época.
Como ocurrió con numerosos palacios, conventos y otros edificios, se reutilizó como casa de vecinos para personas de escasos recursos. Tras una etapa de abandono, en la que llegó a estar amenazado de ruina, entre 1989 y 1991, José García Tapial y León Juan García Gil dirigieron las obras de rehabilitación para dedicarlo a usos públicos.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace)
La Cilla del Cabildo de Sevilla

La Cilla del Cabildo de Sevilla – A propósito del museo de Arte Contemporáneo y de la galería M11

La casa de San Leandro, 8, un bello ejemplo de casa sevillana del XVIII

La casa de San Leandro, 8, un bello ejemplo de casa sevillana del XVIII

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

Casas sevillanas del XVI y del XVII

Casas sevillanas del XVI y del XVII

La casa de San Leandro, 8, un bello ejemplo de casa sevillana del XVIII – 90

plaza de san leandro pila del patoLa plaza de San Leandro es una de las más bellas de Sevilla. Tiene el encanto de su pila del pato, la dulzura de las yemas del convento que da nombre a la plaza y cuya iglesia tiene puerta a esta, el caserío antiguo conservado e, incluso, en la esquina con Francisco Carrión Mejías, uno de los edificios contemporáneos que mejor se han integrado en su entorn0.  (Luis Marín Terán, Aurelio del Pozo, Enrique Haro – 1984). Pero, cuando crucemos la plaza, en el número 8, donde arranca la calle Imperial, no debe pasarnos desapercibido la casa que allí se levanta.

Es un magnífico ejemplo de edificio del siglo XVIII. San Leandro, 8, mantiene los esquemas clásicos de las casas sevillanas con su apeadero, patio principal rodeado de columnas de mármol y jardín. Su portada la enmarcan medias columnas toscanas que sostienen un entablamento con friso de triglifos y metopas. El balcón lo cobija, de forma característica, un guardapolvo de pizarra. El edificio se culmina con un bello y alargado mirador.

san leandro 8

También le puede interesar:

Las casas sevillanas en el siglo XVIII Las casas sevillanas en el siglo XVIII

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

Casas sevillanas del XVI y del XVII Casas sevillanas del XVI y del XVII

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

Las casas sevillanas en el siglo XVIII – 89

casa XVIII 5

En una ciudad histórica, tanta o más importancia que sus hitos monumentales tiene el caserío que lo conforma. En Sevilla, las casas del siglo XVIII constituyen el grupo más relevante de este. La epidemia de peste de 1649 sepultó a mitad de los 125.000 habitantes de la que era la tercera ciudad más poblada de Europa tras París y Nápoles. Un siglo después, El terremoto de 1755, el llamado de Lisboa, acarreó la ruina a numerosos edificios. Ante esta situación, se ordenó la edificación de los solares existentes, impidiéndose la construcción extramuros mientras existiesen solares ruinosos dentro de la ciudad.

También tuvo gran importancia la mejora de la situación económica de España durante el reinado de los primeros borbones y la labor del asistente Olavide, genuino representante del espíritu ilustrado, quien ordenó el primer plano de la ciudad, la división administrativa de Sevilla y la urbanización de la Mancebía del Arenal, que realizó el arquitecto Molviedro entre 1772 y 1778.

Las casas del siglo XVIII mantienen las características esenciales de la casa sevillana del XVI Y XVII con su apeadero, patio principal rodeado de columnas de mármol que sustentan arcos de medio punto y jardín. La fachada se abre al exterior a través de balcones, siendo el principal de diseño más elaborado y cubierto con un guardapolvo de pizarra. El ático, de menor altura, era la vivienda de la servidumbre, y en el se abren pequeñas ventanas. Numerosas de ellos se culminan con un mirador.

Entre los innumerables edificios del XVIII podemos destacar el de Zaragoza 21, San Leandro 8, San Marcos 13, la casa de las Columnas, la casa de las Águilas, Zaragoza 21, la Cilla del Cabildo, Argote de Molina 30, el Instituto Británico…

A nuestra generación pertenece que permanezcan indemnes durante este siglo XXI.

casas XVIII 4casas XVIII 2

casas XVIII 1casas XVIII 3

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

Casas sevillanas del XVI y del XVII

Casas sevillanas del XVI y del XVII

Casas modernistas en Sevilla – El Modernismo, el gran olvidado de la arquitectura sevillana

Casas modernistas en Sevilla – El Modernismo, el gran olvidado de la arquitectura sevillana

La cancela, la puerta más abierta – La casa sevillana en el siglo XIX

La cancela, la puerta más abierta – La casa sevillana en el siglo XIX

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

La Universidad de Sevilla – La Antigua Real Fábrica de Tabacos, una fábrica del XVIII que parece un palacio barroco

La Universidadde Sevilla – La Antigua Real Fábrica de Tabacos

Los 12 sevillanos ilustres del palacio de San Telmo de Susillo

Los 12 sevillanos ilustres de Susillo en el palacio de San Telmo

Palacio de San Telmo – Universidad, Seminario, Parque y Palacio

Palacio de San Telmo – Universidad, Seminario, Parque y Palacio

La casa de las Columnas – La Universidad de Mareantes de Triana

La casa de las Columnas – La Universidad de Mareantes de Triana

La Cilla del Cabildo de Sevilla

La Cilla del Cabildo de Sevilla – A propósito del museo de Arte Contemporáneo y de la galería M11

Los corrales de vecinos – La vivienda de las clases populares sevillanas hasta el segundo tercio del siglo XX

Los corrales de vecinos – La vivienda de las clases populares sevillanas hasta el segundo tercio del siglo XX

La casa de San Leandro, 8, un bello ejemplo de casa sevillana del XVIII

La casa de San Leandro, 8, un bello ejemplo de casa sevillana del XVIII

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal

Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz García, los arquitectos sevillanos más relevantes de los últimos lustros – 87

Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz García

Antonio Cruz Villalón (Sevilla, 1948) y Antonio Ortiz García (Sevilla, 1947) son los arquitectos más reconocidos del panorama actual de la arquitectura sevillana contemporánea. Sus obras más representativas en Sevilla son el edificio de Doña María Coronel, 26 (1976), la Estación de Santa Justa (1992) y el Estadio de la Cartuja (1999).

Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz García han sido de los que mejor han adaptado la arquitectura sevillana al lenguaje moderno. En 1976, en el edificio de Doña María Coronel, 26, aportaron una acertada propuesta de uso del lenguaje moderno en el casco histórico de la ciudad, muy lejana del estilo ramplón y convencional que tanto se prodigó en aquella época y que tanto degradó el casco antiguo.

Su “racionalismo tranquilo” es patente en la estación de Santa Justa, construida entre 1987 y 1992 como terminal de trenes de alta velocidad AVE. Su apertura supuso un jalón decisivo en las comunicaciones al acercar Sevilla y Madrid a solo dos horas y media a través del AVE. El Estadio surgió con la idea de que Sevilla se convirtiera en sede de unas olimpiadas y se concretó con la organización del Mundial de Atletismo 1999. Lo proyectaron Cruz y Ortiz junto al ingeniero José Luis Manzanares. Presenta al exterior una apariencia horizontal conseguida al situar las pistas deportivas a un nivel inferior a las cotas naturales, lo que permite una menor altura del edificio en rasante. De manera original se diseñó la fachada sur como un gran ventanal abierto al antiguo recinto de la EXPO 92 que en palabras de sus creadores “permite durante el día la iluminación natural de su interior, a la vez que facilita una visión del graderío y la cubierta desde el exterior, transformándose por la noche en un escaparate de enormes proporciones que muestra el espectáculo que ocurre tras su paño de cristal”.

maria coronel 26

Entre otros, edificios en Sevilla se encuentran el edificio de viviendas en calle Medina 1 de Sevilla (1974), la Diputación Provincial de Sevilla (1995) o la Biblioteca Infanta Elena (1999).

Entre sus obras fuera de Sevilla podemos citar:

  • (1981-1986) Adaptación para Archivo histórico provincial de la Casa de las Cadenas en Cádiz.
  • (1986-1989) Viviendas en Carabanchel.
  • Estadio Municipal de Chapín de Jerez de la Frontera y mejora y ampliación del mismo en 1999.
  • (1989-1994) Estadio de la Peineta, Madrid.
  • (1990-1993) Estación de autobuses de Huelva.
  • (1997) Remodelación y ampliación de la estación de ferrocarril de Basilea.
  • (1994-1995) Puerto marítimo de Chipiona.
  • (1998-2000) Pabellón de España para la Exposición Universal de Hannover 2000.
  • (2003-2013) Reforma y renovación del Rijksmuseum de Ámsterdam.

santa justa

Estadio de la Cartuja

José Galnares Sagastizábal y la más bella fachada moderna de Sevilla – El Edificio Ybarra en Rodríguez Jurado, 6 – 77

Rodríguez Jurado, 6Muchas veces me paro a contemplarlo desde la Avenida de la Constitución o, mejor, desde la calle Santo Tomás. Cuando el sol ilumina su fachada blanca y su luz se refleja en sus amplios ventanales siempre pienso que es el más bello de los edificios modernos de Sevilla. Su  arquitectura no palidece ante la arquitectura regionalista que le rodea; es más, humildemente opino que la supera y que es digno contrapunto a la belleza clásica del Archivo de Indias al que se enfrenta.

Es una obra concluida en 1936 del arquitecto José Galnares Sagastizabal (1904-1977). Galnares estudió en Barcelona; estaba cercano a las propuestas de Josep Lluis Sert y asumía las ideas del GATEPAC, grupo  fundado por aquel y por Fernando García Mercadal.

En la memoria del proyecto para la Mazarredo, 4 (1934), afirma su idea de la arquitectura: «no debe haber detalle por nimio que parezca que no obedezca a un fin útil y necesario. Éste es el verdadero arte de la Arquitectura ya que su fin es esencialmente utilitario. Con este criterio de la funcionalidad lo servimos con lealtad».

El edificio de Rodríguez Jurado, 6, fue un encargo del conde de Ybarra (José Ibarra y Lasso de la Vega), sin embargo, se  realizó finalmente para los fabricantes de aceite de oliva Bruguier y Trujillo. La fachada de hormigón distingue en su dibujo la verticalidad de la rejilla de pares de vanos cuadrados que ilumina el hueco de la escalera y la horizontalidad repetida de sus balconada corrida. Esta se cierra en forma de semicurferencia, saliéndose del estricto modelo rectangular propio de Gropius y su Bauhaus para acercarse al racionalismo expresionista de Mendelsohn quien utilizó magistralmente la línea curva en sus edificios.

Otros inmuebles racionalistas de Galnares son la casa Lozano González en Mazarredo, 2 (su primera obra, de 1935), e HYTASA (1941, junto a Juan Talavera y Heredia). Tras la Guerra Civil sus diseños se adaptaron al estilo monumental y nacionalista propio de la postguerra aunque manteniéndo dentro de este envoltorio sus ideas modernas. En este grupo se encuentran el Banco de Bilbao en la plaza Nueva (1950) o la delegación de Hacienda (1953) (en ella, encima de la puerta principal utiliza una rejilla con vanos similar a la que había usado en la casa Ybarra para iluminar la escalera; dada la cercanía de ambos edificios, es buena idea acercarse a verlos y compararlos). De 1953 es también el edificio Elcano con sus 4 extraños miradores que parecen una concesión a la arquitectura historicista.

Concluyo con la esperanza de que, cuando paséis por Rodríguez Jurado, levantéis la mirada y lleguéis a sentir la emoción de que contempláis algo bello.

También le puede interesar

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

Casas sevillanas del XVI y del XVII Casas sevillanas del XVI y del XVII

 
Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

Gabriel Lupiáñez Gely y el Cabo Persianas – San Pablo, 2 – 76

cabo persianas

Gabriel Lupiáñez Gely (1900-1942) fue el introductor del racionalismo en Sevilla con su Mercado de la Puerta de la Carne (1927-1929) y su Cuartel de Eritaña (Hotel Eritaña durante la Exposición)(1929). Se formó en Madrid, concluyendo los estudios en 1927, desde donde vino converso a la arquitectura moderna. Su mala salud derivada de la turbeculosis influyó de manera terrible en su carrera; es por ello que muchos de sus proyectos tuvieron que ser dirigidos por compañeros suyos. Su temprana muerte privó a la ciudad del que podía haber sido el más  brillante arquitecto de su generación.

Lupiáñez construyó en 1938-1939 el edificio de San Pablo, 2, junto con Rafael Arévalo Carrasco (1898-1952). Sus tres pisos vuelan sobre la base menor de la entreplanta y bajos comerciales. Como en el cuartel de Eritaña y en Azafrán, 34, utiliza esquinas redondeadas en el cuerpo superior donde abre ventanas con persianas, consiguiendo la sensación de una fachada más amplia y airosa.

Edificio mal recibido por la Sevilla de la época que lo denominó Cabo Persianas. Su similitud con un barco inspiró que se bautizara tal como denominaba a estos la Naviera Ybarra, la cual escogía nombres de cabos geográficos.

En 1940, la polémica llevó a decretar su derribo. Juan Talavera y Heredia, como arquitecto municipal era el encargado de llevarla a cabo. Sin embargo, en su escrito al Ayuntamiento, defendió habilmente el edificio y trató como vulgares a los edificios decimonónicos de la plaza de la Magdalena. Como consecuencia, en los siguientes años, se fueron derruyendo éstos y la plaza de la Magdalena, una de las más bellas de la Sevilla Ideal, es hoy día, ahora sí, completamente vulgar. Paradójicamente, el excelente edificio de Lupiáñez constituye, actualmente, el inmueble más importante de los que da a dicha plaza.