Edad Media

La iglesia de Santa Marina – Arquitectura desnuda en la calle San Luis – 129

santa marina fachada y torre

santa marina.nave central con el cristo resucitado al fondoTiene Santa Marina algo que se me hace ajeno a Sevilla: su arquitectura seca y pura, su vacío. Sólo arquitectura, nada más. Y aquello que no lo es, las escasas esculturas, las mínimas pinturas, la parca orfebrería, me parecen ruido que perturba el silencio al que su desnudez nos llama.

Santa Marina fue víctima del fuego devorador del infausto 18 de julio del 36, que sólo dejó piedra sobre piedra o, mejor dicho, ladrillo sobre ladrillo. Así quedó, devolviendo mal por bien, tal como había nacido seiscientos años antes, en el siglo XIV. Y ello, pienso, me obliga a despojarme de mi mentalidad de hoy si quiero hacerla mía, atravesar su portada y deambular por sus naves. Cómo aceptar, si no, su advocación desde mi contemporaneidad: Santa Marina de Orense, como Santa Margarita de Antioquía, tiene su fama ganada porque venció al demonio en forma de dragón -que le había devorado y del que salió rasgando su vientre con un crucifijo- y por su muerte a consecuencia de las torturas a las que se le sometió por no negar a Cristo. Así que, como a un hombre del XIV, su portada enseña al cristiano que, de las fauces del demonio, del pecado, del mal, del desatino, la cruz nos libera cuando a ella acudimos y que, como Santa Marina, a nada debemos temer cuando afirmamos a Cristo.

Santa Marina saliendo del dragón con la cruz en la imposta de la portada. Fuente: http://usuarios3.arsystel.com/santamarinasev/

Santa Marina saliendo del dragón con la cruz en la imposta de la portada. Fuente: http://usuarios3.arsystel.com/santamarinasev/

Y pasada la prueba de la razón, traspasamos su portal para un mayor reto, vencer a nuestro corazón. Como buen sevillano querría altares dorados que me deslumbrasen y me contasen sus historias; pero nada hallo, sólo vacío. Así que corro y huyo, atravesando sus naves para alcanzar la esquina donde se encuentra la capilla en la que la leyenda cuenta que se encontró una Piedad de barro que dio origen a la Hermandad de la Mortaja Y allí me apaciguo con la exquisitez de su bóveda de lacería y distraído por su belleza cruzo de nuevo las naves, olvidado del silencio, para llegar a la capilla sacramental. En ella, se nos recuerda nuestra historia: capiteles de acarreo tardorromanos, cúpula gallonada de herencia islámica y altar con azulejos cristianos y, sobre él, el sagrario. Y mi corazón recuerda al amortajado que resucitó, al pan que es cuerpo, a la presencia eterna que grita en el silencio y, ahora sí, vuelvo a sus naves donde recorro su arquitectura desnuda en la que ya el ruido no me perturba y siento que el templo no es como panza de dragón que devora sino como seno materno del que se nace y del que, como Santa Marina, se sale asido a la cruz que siempre vence.

Y en la calle, caminando, tras el encuentro con el sentido de la arquitectura me descubro a mí mismo como arquitectura con sentido y, en ese instante, sonrío porque mi paso se hace más firme, como sabiendo adonde va.

Santa Marina capilla de la piedad

Capilla de la Piedad. En ella residió la Mortaja hasta 1936. Actualmente, se encuentra la Virgen de la Aurora de la Hermandad de la Resurrección.


Santa Marina con su hijoSanta Marina se representa en la portada con un niño. Al igual que la historia del dragón, La Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine recoge también otro relato en el que el padre de Santa Marína profesa en un convento y la hace pasar por hombre para no separarse de ella. Pasados los años, una mujer la acusaría de violación pero ella prefirió no delatar su condición de mujer para mostrar la imposibilidad de la acusación. Expulsada del convento, permaneció años junto a su puerta cuidando al niño de la acusadora. Tiempo después, los monjes, sorprendidos por su humildad y bondad, decidieron readmitirla. Allí pasó el resto de sus días. No fue hasta amortajarla cuando se descubrió que, en realidad, era mujer.
Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

 

También le puede interesar


Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

La web de Maratania renovada

La web de Maratania renovada

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

Santa Catalina – Quizás es tarde, quizás es nunca – 127

Como siempre ocurre, cuando me enteré de tu enfermedad, me di cuenta del tiempo que hacía que no te visitaba. Ahora es tarde y espero que no sea ya nunca.

Me acerco a verte y sólo me dejas ver tu fachada malherida con esa cubierta que te pusieron en 2009 y que, como prótesis, no se sabe si te protege o te mata un poco más.

Cuánto querría pasar la puerta que un día te trajeron de Santa Lucía para volver a cruzar tu portada mudéjar y enfrentarme al retablo mayor de López Bueno. Cuánto querría que fuera Semana Santa y verte de nuevo Exaltación. Y cuánto me gustaría, ya sé que es tarde, quizás ya es nunca, cruzar tus naves y rendirme ante la exhuberancia barroca de la capilla Sacramental de Figueroa. Pero bien sé que no, que ya no puedo.

Me callo y no te cuento que, quien te debía cuidar, quiso más a otra, más joven, más inculta, más caprichosa, y que te dejó abandonada a ti, indiscutible joya de Sevilla.

Sólo tu bella torre se afirma en lo que fuistes y me da esperanzas de que un día volverá a ser siempre y no nunca. Y, desde mi tristeza, intento escuchar tus lamentos mientras cuentas tus letanías a tu hermana, la torre de San Marcos, y entrometerme y decirte que sí, que un día volverás a llenarte de luz y de vida. Pero no sé, no sé, no sé,  porque quizás ya es tarde, ya es nunca.

Santa Catalina, sevilla

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

La web de Maratania renovada

La web de Maratania renovada

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

La torre de San Marcos – Palco privilegiado de la historia sevillana – 126

♦ En 1470 la Iglesia de San Marcos sufrió un incendio provocado por la gente del conde de Arcos (Ponce de León) en sus luchas con el conde de Niebla y el duque de Medina Sidonia (Guzmán)

La torre de San Marcos desde la calle Castellar

La torre de San Marcos desde la calle Castellar

Siendo la torre de San Marcos hija de un terremoto y de la Giralda, no es de extrañar que si un campanero hubiese vivido durante sus 650 años de vida, este no habría podido quejarse de vida aburrida.

Me gusta especialmente encontrármela por la calle Castellar, donde su perfil va asomando tras las azoteas. Si elegimos la calle San Luis,  pronto se intuye el cercano encuentro con uno de esos escenarios donde se representa el teatro de la vida; con Santa Isabel y santa Paula a sus espaldas, forma un espacio donde evocar tiempos que ya no son pero que nos hicieron y que, todavía hoy,  mantienen su añejo sabor popular.

Fue el rey Pedro I (1350-1369) el que impulsó con fuerza la construcción de los llamados templos parroquiales sevillanos gótico-mudéjar tras el desgraciado terremoto de 1356.  Con Santa Marina y Omnium Sanctorum, San Marcos es uno de sus más puros ejemplos. Son iglesias construidas en ladrillo con portadas abocinadas y de tres naves cubiertas con techumbres de madera,  acompañadas con torres que reproducen a los antiguos alminares islámicos.

La esbelta torre de San Marcos alcanza los 22 metros de altura. Se decora con “sebka”, igual que la Giralda, en su parte más alta y con afiligranadas ventanas que disminuyen en complicación y tamaño mientras más nos acercamos al suelo. En 1603 Vermondo Resta le añadió el campanario.

En 1470 la Iglesia de San Marcos sufrió un incendio provocado por la gente del conde de Arcos (Ponce de León) en sus luchas con el conde de Niebla y el duque de Medina Sidonia (Guzmán). En las calles que le rodean se han vivido insurrecciones populares como la del Pendón Verde en 1521 o la del Motín de la calle Feria en 1652 y constituyeron la llamada Sevilla la Roja a principio del siglo XX; en 1936, fue de nuevo incendiada y permaneció cerrada al culto hasta 1970 cuando la abrieron los Padres Blancos.

Hará unos diez años, subí con Miguel Zapke a la azotea de la casa de vecinos rotulada con el número 1 para fotografiar la iglesia para el libro de Maratania, Sevilla, una mirada en el Tiempo. Unas encantadoras señoras descansaban en butacas en su patio. Amablemente nos permitieron subir y ellas, que vivían allí desde pequeñas, nos relataron los sucesos del 18 de julio del 36; cómo se formaron las barricadas y se incendió la iglesia, mientras que una de ellas, asustada, lo vivió todo debajo de su cama. Cuando las conocimos, su único temor era el de tener que abandonar sus viviendas dado su mal estado y que fueran compradas por una empresa de renta antigua. Temores, que al tiempo, creo, se hicieron realidad.

Y así, al darte la espalda, torre de San Marcos, medito como la vida va apartándose de los lugares que habitó, dejando solo ecos fugaces de una memoria que lucha por no sucumbir a los nuevos días.

San Marcos desde la azotea del número 1 de la plaza

San Marcos desde la azotea del número 1 de la plaza

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

La web de Maratania renovada

La web de Maratania renovada

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla