Monumentos

El Postigo del Aceite, de Tortello, de la Pura y Limpia y de los calentitos -194

Postigo del AceitePostigo del AceiteEl Postigo del Aceite es uno de los lugares más encantadores de Sevilla. Separaba la ciudad intramuros del famoso puerto, dejando a la izquierda las Atarazanas y cruzando la Resolana del Arenal. Tal como reza el rótulo que está sobre la puerta con el tondo con el escudo de la ciudad, atribuido a Juan Bautista Vázquez El Viejo, la mandó construir el conde de Barajas, el mismo al que debemos la Alameda. Su construcción se debe al italiano Benvenuto Tortello, uno más de los arquitectos foraneos que como los ilustres Hernán Ruiz, cordobés, o Leonardo de Figueroa, valenciano, ediificaron la grandeza de la ciudad.

Junto al Postigo se encuentra la capillita de la Pura y Limpia, pequeña joya del barroco. Como comenta Salvador Hernández González dicho retablo había sido concertado, en 1753, con el tallista Juan José González y sigue a pequeña escala los modelos de los retablos mayores de la época, centrado por una hornacina con la figura de San José . Lo preside la imagen la Pura y Limpia Concepción delPostigo, tradicionalmente adjudicada a Luisa Roldán. A los lados descansan las efigies de San Francisco y santo Domngo.

Viregen de la Pura y Limpia del Postigo

Mercado junto al postigo en una obra de Joaquín Turina en 1907 (Museo Thyssen de Málaga).

Mercado junto al postigo en una obra de Joaquín Turina en 1907

Hasta 1926, se instalaba a ambos lado de la puerta un bulliciooso mercado que se adentraba hasta la calle Arfe; los toldos cubrían todo el recorrido, dando sombra a este mercado popular que desaparició con la construcción del edificio regionalista obra de Talavera que se encuentra, como si fuera una isla, al arranque de la calle. Recuerdo de aquella época sigue siendo la famosa churrería del Postigo, cuyos centenarios calentitos podemos seguir disfrutando. Solo con que los prueben, comprenderán que haber leído este artículo ha sido un acierto.

La churrería del Postigo un día del Corpus. Foto: Eduardo Briones

La churrería del Postigo un día del Corpus. Foto: Eduardo Briones

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
corpus granada custodia

El Corpus Christi en Granada – El adorno de las calles, la procesión, la custodia y las carocas

sanlucar de barrameda corpus 8

El Corpus Christi en Sanlúcar de Barrameda – El adorno de las calles, la procesión y la custodia

El Hospital de las Cinco Llagas, hoy Parlamento de Andalucía – El Escorial Sevillano – (191)

El Parlamento en nuestro libro "y Sevilla"

El Parlamento en nuestro libro «y Sevilla»

Según Chueca Goitia, constituye «la más grandiosa organización de edificio religioso clásico que tenemos en España antes del Escorial».

Catalina de Ribera fundó el Hospital de la Sangre en la calle Santiago para cura de mujeres en 1500. Su hijo Fadrique de Ribera, muerto en 1539, dispuso en su testamento la construcción de un nuevo Hospital frente a la Puerta Macarena, “tal y de tal calidad que se pueda tener y tenga por obra perpetua”. Este Hospital, llamado de las Cinco Llagas, fue en su momento el mayor de Europa con más de mil camas para hombres y mujeres. Esta función se mantuvo hasta 1972 y, tras años de abandono, se restauró por Alfonso Jiménez y Pedro Rodríguez Pérez para ser, desde 1992, la sede del Parlamento de Andalucía.

Peraza nos da testimonio del gran numero de hospitales con los que contaba Sevilla en el XVI: “ciento y tantos, mui sabiamente ordenados, y los más dellos cada uno diputado para una particular enfermedad” en los que, según nos cuenta, se atendía a mendigos provenientes de toda Europa. No obstante, en 1587, por iniciativa del arzobispo Rodrigo de Castro, se redujeron el número de hospitales con la intención de mejorar la asistencia. De esta forma, setenta y seis con escasas rentas quedaron reducidos al de Amor de Dios y Espíritu Santo, subsistiendo otros dieciséis, entre ellos el de las Cinco Llagas, el cual, curiosamente, centralizó la actividad de los dos citados a partir de 1837 en que desaparecieron.

Martín de Gaínza realizó las trazas del Hospital en 1546. Tras su muerte, Hernán Ruiz II lo sucedió y a él se debe el diseño de la iglesia. Desde 1570, Benvenuto Tortello y desde 1572 Asensio de Maeda, continuaron las obras hasta su conclusión en 1598.

Dos pisos constituyen la larga fachada. En ella se suceden de forma repetitiva las pilastras de orden dórico en el primero, entre las que se intercalan pequeñas ventanas, y de orden jónico en el segundo. De las cuatro torres proyectadas para cada uno de sus vértices, sólo se concluyó la situada en la izquierda de la fachada, que remata un chapitel con azulejos. La portada es de mármol blanco portugués, usado habitualmente por los canteros sevillanos en los siglos XVI y XVII. Los escudos de los Enríquez y Ribera aparecen a los lados y el de las Cinco Llagas en su remate.

La planta del hospital renacentista que se había impuesto desde los Reyes Católicos era un gran rectángulo en que se cruzaban dos naves dando lugar a cuatro patios. En este modelo, una iglesia se situaría en la intersección de las naves y así lo planteó Martín de Gaínza, sin embargo, Hernán Ruiz II lo varió, construyendo en 1584 una iglesia exenta en uno de los patios delanteros. La monumental portada principal la forman dos cuerpos con columnas pareadas que soportan un frontón recto rematado por jarrones. Juan Bautista Vázquez “el Viejo” labró en 1564 los bellísimos relieves en mármol del arco de entrada que representan a las Virtudes Teologales.

La planta rectangular de una sola nave con capillas entre los contrafuertes inició el modelo llamado «de cajón”. Éste influyó en el barroco sevillano cuando, con el impulso de la Contrarreforma, se prefirió la funcionalidad de las iglesias de una sola nave que mejoraban la audición y contemplación de la Misa. Actualmente alberga la sala para plenos del Parlamento andaluz.

Vista de la nave central. Retablo. Autor:  Francisco Javier Romero García. Fuente: Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico

Vista de la nave central. Retablo. Foto: Francisco Javier Romero García. Fuente: Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
El Palacio Arzobispal de Sevilla – De termas imperiales a residencia de los prelados hispalenses

El Palacio Arzobispal de Sevilla – De termas imperiales a residencia de los prelados hispalenses

casa de las dueñas

Esta mañana la luz me atrapó

Las Columnas Romanas de la Calle Mármoles – Memoria del Olvido – 182

Alcázar alcoba realLa calle Mármoles se encuentra en la zona que, por su mayor elevación, permitió el primer asentamiento de la ciudad en torno al siglo VIII A.C. En ella se conservan tres columnas de un templo romano del siglo II D.C. Estas columnas y sus hermanas de la Alameda son el más importante testimonio de los siete siglos de presencia romana en la capital sevillana: la “Colonia Iulia Romula Hispalis”, tal como la denominó Julio César prestándole su nombre.

Han quedado asfixiadas entre edificios (uno de ellos del espantoso estilo PRICA*) y casi olvidadas. ¿Quién diría que son nuestra más antigua arquitectura? ¿No son. acaso, el momumento al Sevillano Olvido?

*Plan de Reforma Interior del Casco Histórico. Aprobado en 1968 , tuvo resultados que sólo se pueden calificar de catastróficos.  Lo paralizó el alcalde Uruñuela em 1981.
Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Castellar, 4 ¿La fachada más estrecha de Sevilla?

Castellar, 4 ¿La fachada más estrecha de Sevilla?

Cartel Taurino de la Maestranza 2011 – José María Sicilia y los vikingos

Cartel Taurino de la Maestranza 2011 – José María Sicilia y los vikingos

La Torre del Oro, ochocientos años la contemplan – 179

torre del oroLa Torre del Oro fue la última gran obra que los musulmanes dejaron en la Sevilla. No es de extrañar que fuera de carácter defensivo con un imperio almohade en plena decadencia tras la derrota de las Navas de Tolosa en el 1212.

Se levantó, en tiempos de Yusuf II, por el gobernador almohade de Sevilla Abul-Ula Idris, hacia el 1220. Defendía el puerto al sur de la ciudad, como torre albarrana en el extremo de una coracha (elemento de la fortificación destinado a acceder al agua) junto a una torre al otro lado del río, hoy desaparecida. De torre a torre cruzaba una gruesa cadena que evitaba que las naves pudieran acceder o abandonar libremente el puerto, pero que el Almirante Ramón Bonifaz rompería en 1248 con su barco durante el sitio de la ciudad. Tras el Descubrimiento de América en 1492, la torre dominaba el puerto por donde entraban las riquezas del Nuevo Mundo de cuyo tráfico disfrutaba Sevilla el monopolio.

torre del oro 2Un lienzo de muralla la unía a la torre de la Plata, a la de Abd al Azis y al Alcázar, lienzo que se derribó en 1821 durante el Trienio Liberal. En 1830, en tiempos del asistente Arjona, se derribó la coracha, quedando la torre exenta. Tras su primitivo uso defensivo ha tenido numerosos destinos, capilla, prisión, almacén de pólvora u oficina de correos, siendo actualmente un Museo naval.

La Torre del Oro debe su denominación, según el cronista Ortiz de Zúñiga,  a que sus muros lo cubrían azulejos dorados, aunque otros se inclinan a pensar que el nombre deriva de su uso para albergar en él objetos valiosos.  Tras la restauración de 2005, se cree que podría derivar del tono dorado que le daba el enlucido de mortero, cal y paja.

La Torre se divide en tres cuerpos. El primero es de planta dodecagonal, construida con tapial de argamasa, con basamento y esquinas de sillería. El segundo cuerpo es de planta hexagonal y la decoración de cintas verdes de cerámica enmarcando los arcos constituyó una innovación en la arquitectura musulmana. La torreta de remate se añadió en 1760 y la diseñó  Sebastián van der Borcht.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
La casa de los Mañara y la judería sevillana

Barrio de Santa Cruz en Sevilla 360º . Maratania

Shahbaz Bhatti

Shahbaz Bhatti y el tiempo del perdón

Paseando por los jardines del Alcázar – 167

Durante estos días he ido añadiendo a mi album de facebook, «Paseaba por allí», fotos de los bellísimos jardines del Alcázar sevillano. Os las agrupo aquí junto a los comentarios que las acompañaban.

Cenadoir de Carlos V, donde, si no se come, se bebe.

Donde, si no se come, se bebe.

Cuando Sevilla era reina del comercio universal, levantaba hermosas estatuas a su dios.

Cuando Sevilla era reina del comercio universal, levantaba hermosas estatuas a su dios.

994933_10201988438982906_153013508_n

Fuentes del Alcázar de alegres lágrimas

El tiempo es inmóvil en el Alcázar

El tiempo es inmóvil en el Alcázar

Música de agua, galería sonora (Galería de Grutescos)

Música de agua, galería sonora

Alehop, el mayor espectáculo del mundo,,, el Alcázar de Sevilla. No se pierdan la memorable actuación del león blanco que, imperturbable, circunspecto, y sereno, lanza agua al estanque. en el que sólo se baña en las tórridas noches del estío ¡Tachan¡

¡Qué mirada de espanto se asoma por la ventana mientras un niño tranquilo pasea con su cesto por el jardín dando su espalda a la reja que separa!

Alehop, el mayor espectáculo del mundo,,, el Alcázar de Sevilla. No se pierdan la memorable actuación del león blanco que, imperturbable, circunspecto, y sereno, lanza agua al estanque. en el que sólo se baña en las tórridas noches del estío ¡Tachan¡ (Pabellón del León)

Alehop, el mayor espectáculo del mundo,,, el Alcázar de Sevilla.
No se pierdan la memorable actuación del león blanco que, imperturbable, circunspecto, y sereno, lanza agua al estanque. en el que sólo se baña en las tórridas noches del estío

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Nacho Vegas y el himno del centenario

Nacho Vegas y el himno del centenario

La casa del rey moro en Sevilla 360º de Editorial Maratania

La Casa del Rey Moro, la más antigua de Sevilla

El patio de las Muñecas del Alcázar y la casa de Altamira – 157

El patio de las Muñecas es el modelo del patio sevillano. Alrededor de aquel se encontraban las estancias domésticas del Alcazar y, por eso, no extrañan sus pequeños dimensiones, su carácter recoleto, su luz matizada que mueve al descanso y a la tranquila charla. Los nobles sevillanos imitaron este modelo en sus mansiones y lo herederó la casa-patio del XIX.

Sin duda, entre los palacios sevillanos, el que en mayor medida lo imita es la casa de Altamira, cuyo origen se remonta al siglo XIV con Diego López de Stúñiga, justicia mayor de Castilla y León y co-regente durante las minorías de edad de Enrique III y Juan II. Diversas estancias se inspiran en el salón de Embajadores, en el patio de las Doncellas y, por supuesto, en el patio de las Muñecas., siendo su llamado patio de los Azulejos un trasunto de éste.

alcázar casa de altamira 2 casa de altamira

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin
 
El Azulejo

El Azulejo

El muelle de hierro

La Huelva Inglesa

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Los Caños de Carmona – Un monumento olvidado – 156

Caños de Carmona Litografía de Joaquín Guichot h.1860 (FOCUS)

Caños de Carmona – Litografía de Joaquín Guichot h.1860 (FOCUS)

Es curioso que, en Sevilla, sus restos más antiguos pasen casi desapercibidos, como si careciesen de importancia. Las columnas romanas de Mármoles, las Murallas y los Caños de Carmona son ninguneados y olvidados por los sevillanos. En los Caños de Carmona, quizá sea porque sus arcadas parezcan como elementos extraños al entorno moderno de la calle Luis Montoto, como si fuesen fruto de un despistado olvido.

De sus 17 km. sólo nos dejó la eficiente piqueta tres pequeños tramos que desde 1912 se han ido viendo rodeados por edificios que lo acosan. Entonces perdimos esta traída de agua que tenía su origen remoto en los tiempos en que Julio César fue cuestor de la ciudad y que en 1172 fue reconstruida por los almohades. Desde la Edad Media y siglos después, tener acceso al agua de los Caños fue uno de los mayores privilegios; las casas que tenían conexión a éstos eran las más preciadas de la ciudad. Hoy, todos tenemos el agua a voluntad en nuestros hogares y, sin embargo, me hubiera hecho ilusión el haberme podido pasear a su sombra desde la puerta de Carmona hasta el manantial de Santa Lucía en Alcalá de donde arrancaba su onerosa agua. Al menos, el grabado de Guichot de 1860 me ayuda a imaginarme este ameno y bucólico sendero.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Las Murallas de Sevilla – Resumen de nuestra historia – 153

El tramo más completo es el que va del Arco de la Macarena hasta la Puerta de Córdoba, donde destacan el propio Arco, la Torre Blanca y los siete torreones cuadrados

Las murallas levantadas por Julio César (100-44 A.C.) tenían un perímetro que recorrería: Mateos Gago, Puerta de la Carne, Puerta Osario, Santa Catalina, Villasís, Cuna, el Salvador, Catedral. En época visigoda se encontraban muy debilitadas, constituyendo una frágil defensa contra la invasión musulmana en el 711 y ante las incursiones vikingas del 844. Abd-al-Rahman II (788-852) mandó reconstruirlas para proteger la ciudad de nuevos ataques y de las periódicas crecidas del río. Los almorávides, en el año 1126, prolongaron la muralla, el triple de la anterior. En gran parte, el nuevo terreno ganado intramuros quedó como huertas y terrenos baldíos. En el 1221 se construyó un antemuro y un foso alrededor del mismo. Éstas fueron las murallas que encontró Fernando III el Santo (1201-1252) al conquistar Sevilla en 1248. Contaba con más de 150 torres y una docena de puertas, y se mantuvo así durante la Edad Media. En los siglos siguientes, perdido el carácter defensivo, se adosaron casas y surgieron muladares en sus inmediaciones, aunque ofreció la mejor defensa frente a las violentas crecidas del Guadalquivir. En el año 1861 se decidió el derribo de las murallas para permitir el desarrollo urbano, tarea que se concluyó en 1869. Actualmente, quedan restos de murallas en torno a la Torre de Abdellaziz, la Torre de la Plata, la plaza del Cabildo y el Postigo del Aceite. El tramo más completo es el que va del Arco de la Macarena hasta la Puerta de Córdoba, donde destacan el propio Arco, la Torre Blanca y los siete torreones cuadrados que se sitúan a una distancia de unos 40 metros el uno del otro con su antemuro y foso.

murallas 1 murallas 2 murallas 3 Puerta de Córdobamurallas

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla