Relatos para niños

Presentación de la Colección Vidas de Santos en el Puerto de Santa María

El próximo lunes, 28 de Octubre, a las 17:30, os esperamos en la parroquia de San Francisco (Jesuitas) del Puerto de Santa María para la presentación de la colección Vidas de Santos.Os adjunto un breve vídeo de la presentación que hicimos en el Centro Arrupe de Sevilla.

Extensa reseña de «San Ignacio, el soldado de Dios» en la revista Javeriana

La revista Javeriana, recoge en su número 1349, una extensa reseña sobre «San Ignacio, el soldado de Dios» escrita por Carlos Julio Cuartas Chacón:

En   36   páginas   refiere de manera sencilla la historia de ese hombre “al que en la guerra le rompieron una pierna y que para entrete-nerse leyó libros de santos».

No es fácil conocer en profundidad a una persona, menos aún si vivió hace varios siglos. Tampoco lo es contar en un texto escrito quién fue un individuo en particular: la mirada del autor y su habilidad de expresión siempre afectarán el retrato, lo mismo que los ojos del lector, quien, en su mente, al final, le dará vida de nuevo y lo convertirá en recuerdo personal. Este contexto cobra particular relevancia cuando nos referimos a esos cuentos para niños que en pocas páginas y con ilustraciones atractivas tienen por objeto presentarles una figura histórica, un héroe, un santo, como lo es el fundador de la Compañía de Jesús.

Con el título ‘Ignacio de Loyola, el soldado de Dios’, en 2017 entró en circulación la obra de Juan Pablo Navarro Rivas, con ilustraciones de María Bullón Vives (editorial Maratania), dirigida al público infantil que, en 36 páginas, con pocas palabras, nos refiere de manera sencilla la historia de ese hombre  “al que en la guerra le rompieron una pierna y que para entretenerse leyó libros de santos”. Esto es todo lo que sabe sobre Ignacio un niño convaleciente en su cama, llamado Lalo, -su nombre era Estanislao-, “con una pierna rota”, que “gastaba el tiempo con un videojuego”. La narración se origina en la sorpresiva visita que le hace un jesuita, amigo de la casa, el Padre Lecaroz, que casi resulta herido cuando entraba al cuarto del enfermo, quien “aburrido, cansado y nervioso, estaba frustrado con la partida”. Muy molesto, el muchacho acababa de “tirar el mando que, a toda velocidad, voló hacia la puerta que en ese instan- te se abría”. Lalo, luego de disculparse, aceptó que el P. Lecaroz le contara la historia de Ignacio, un hombre que había sufrido un percance similar al suyo.

El libro trae trece escenas de la vida de Íñigo, el “hijo pequeño de los Señores de Loyola”, la primera de ellas referida a las heridas que recibió en la defensa de Pamplona, “¡otro fracaso más!”, le advierte el P. Lecaroz a Lalo; porque a su juicio, “la vida llevaba -a Ignacio- de fracaso en fracaso”, a pesar de “sus grandes virtudes: no se daba nunca por vencido, era un hábil negociador, era franco. Dicen -señala el jesuita- que te- nía una mirada intensa”. Por otra parte, “cómo él reconocía, era dado a las vanidades del mundo: las armas, la gloria y el poder”. Cuando Lalo se entera de que las heridas de Ignacio fueron tan graves que se temió por su vida, le dice al Padre que “si se hubiera muerto,

¡qué poco habría tardado en contar su historia!”.

Los sucesos de la vida de Ignacio y las andanzas de este peregrino que en un momento dado puso a Dios en el centro de su vida, distrajeron un buen rato a Lalo, quien escuchó al jesuita. Le oyó hablar de Montserrat, Manresa, el río Cardoner;  de  Barcelona, Jerusalén, Alcalá, Salamanca, París; de dos capillas, la de Montmartre y la de la Storta; y finalmente, de Roma, donde tuvo lugar esa última etapa de la vida de quien había sido elegido como primer General de los jesuitas.

El epílogo de la obra sigue al mensaje final que deja el P. Lecaroz al niño: “solo somos libres cuando elegimos la voluntad de Dios. Ruega siempre para que en todo lo puedas amar y servir. La vida, en definitiva, es solo buscar la mayor gloria de Dios”. Entonces, Lalo queda solo, recapitulando la historia extraordinaria de Ignacio de Loyola; considerando la posibilidad de “diseñar un videojuego con su vida”, mientras una inquietante palabra le daba vueltas en su mente: discernimiento.

*Asesor del Secretario General

Monseñor Munilla recomienda «Santa Clara de Asís, la Dama Pobre»

Nos hemos encontrado con la grata sopresa de que Monseñor Munilla, obispo de San Sebastián, incluye nuestro cuento, «Santa Clara de Asís, la Dama Pobre» entre sus lecturas recomendadas para este verano.


Aparece dentro de la sección juvenil e infantil junto a estas:

Papa Francisco,  Christus vivit. Exhortación apostólica postsinodal a los jóvenes y a todo el pueblo de Dios (Palabra, BAC, San Pablo, Verbo Divino, Romana, Mensajero, Edibesa).

Julio Verne, El conde de Chanteleine (Libros Libres, Madrid 2019).

Ulrich L. Lehner, Dios no mola (Homo Legens, Madrid 2019).

Juan Pablo Navarro, Clara de Asís, La Dama Pobre (Maratania, Sevilla 2019)

AAVV, Mi primer libro para llevar a misa (PPC, Madrid, 2018)

Fernando Cordero, Amigos hasta la muerte. Historia y anédoctas de
santos y santas de ayer y de hoy
(San Pablo 2014)

María Isabel Sánchez Vegara-Sveta Dorosheva, Pequeña y grande Ana Frank. (Editorial Alba)


¡¡¡Gracias!!!

Reseña en Alfa y Omega de «Santa Clara de Asís, la Dama Pobre»

La revista Alfa y Omega ha reseñado nuestro cuento sobre Santa Clara. Muchas gracias a la revista y, especialmente, a Rodrigo Moreno Quicios.

Os la adjunto;

Reseña en Alfa y Omega de «San Ignacio de Loyola, el Soldado de Dios»

Aprocechando la festividad de san Ignacio, la revista Alfa y Omega ha reseñado nuestro cuento sobre el santo de Loyola. Muchas gracias a la revista y, especialmente, a Rodrigo Moreno Quicios.

Os la adjunto;

En el caso de san Ignacio, Juan Pablo Navarro procura «enseñar de una forma muy sencilla qué es el discernimiento». Foto: Maratania

Nuestra campaña de crowfunding para publicar nuestro cuento sobre Santa Ángela de la Cruz

Acabamos de iniciar nuestra primera experiencia de crowfunding para financiar nuestro nuevo proyecto ya en marcha de la Colección Vidas de Santos (pincha aquí si quieres verlo). Si puedes, ayúdanos a difundirla.

¿Crees que debemos regalar cuentos de santos a nuestros hijos?

Nosotros sí lo creemos. Por eso hemos iniciado la Colección Vidas de Santos. Hemos publicado ya tres: Miguel Mañara, Ignacio de Loyola  y Clara de Asís . Ahora queremos publicar la vida de SANTA ÁNGELA DE LA CRUZ.

Deseamos que esta colección pueda seguir publicando más títulos, por eso pedimos tu ayuda: orando por ella, difundiendo su existencia, comprando nuestros cuentos y, si así lo deseas, contribuyendo a financiarlo con tu donación.¡Ayúdanos a conseguirlo!

Un proyecto como este no lo podemos llevar a buen puerto sin ayuda. Necesitamos voceros que difundan la existencia de la colección; necesitamos libreros que los distribuyan; necesitamos que se compren; necesitamos que se colabore en financiarlo; necesitamos, en cualquier caso, que oréis por nosotros. No queremos que sea un proyecto en solitario. Mientras tanto, seguimos navegando llenos de esperanza: Santa Ángela estará pronto en librerías.

María de los Ángeles Guerrero González (1846-1932) nació en una humilde familia sevillana. Desde pequeña dio muestras de una extraordinaria piedad. A los doce años entró a trabajar en un taller de calzado. Acostumbraba la dueña a que se rezase el rosario cuando acababa la jornada laboral; un día, todas quedaron asombradas cuando la vieron levitar. La dueña del taller, que acostumbraba a confesarse con el Padre Torres, “El Santero de Sevilla, se lo comentó. De esta manera, Ángela tuvo al Padre Torres como director espiritual. De su mano, fundó la Compañía de las Hermanas de la Cruz, una de las instituciones más amadas por los sevillanos por su humilde y abnegado servicio a los más pobres. Ángela de la Cruz fue canonizada por Juan Pablo II en el 2003.

Reseña de «Santa Clara de Asís – La dama pobre» en «Iglesia de Sevilla»

En la revista de la Archidiócesis de Sevilla, «Iglesia de Sevilla», ha aparecido una reseña de nuestros cuento de la colección «Vida de Santos»: «Santa Clara de Asís – La dama pobre»

«La editorial Maratania ha recogido la historia de una de las más grandes santas de la Iglesia Católica y la ha convertido en un cuento asequible y atractivo para los más pequeños. Después de la publicación de ‘Ignacio de Loyola. El soldado de Dios’ y ‘Miguel Mañara. El rico que sirvió a los pobres’, Juan Pablo Navarro ha adaptado la vida de Clara de Asís, ofreciendo una biografía que comienza con una niña actual, Beatriz, quien descubre una caja con estampitas de santa Clara. A través de ellas, su madre le irá contando la valiente decisión de la santa, sus prodigiosos milagros y lo que enseña su vida. Además, como curiosidad, en el libro aparece una monja clarisa real, sor San Francisco, del convento Santa María de Jesús. Mención aparte merecen las excepcionales ilustraciones de María Bullón, que facilitan la comprensión de los lectores más noveles y los invita a conocer el testimonio de una de las mujeres más influyentes de la Edad Media. «
Compralo ya San Ignacio de Loyola
Guardar

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición, diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla

Nuestro cuento de Santa Clara de Asís ya habita en el convento de Santa María de Jesús

Llevamos nuestro cuento de Santa Clara de Asís a su casa, al convento de clarisas de Santa María de Jesús. Fue una mañana luminosa de domingo. Escuchamos misa con la comunidad, acompañados por su delicioso canto del coro que forman y, después, entramos en la clausura para entregarles ejemplares de «Santa Clara de Asís – La Dama Pobre».

Entablamos una inolvidable conversación con la abadesa -sor Lucía-, con sor Angélica -que vino de Calabria a Sevilla para poder seguir su vocación de ser monja – y ¡¡con sor San Francisco!! La encantadora sor San Francisco, a quien va dedicado el cuento y que aparece en él: «Beatriz estaba sentada junto a su madre. Curioseaba una cajita de latón. Su atención se fijó en un manojo de estampitas atadas con una cinta marrón que les había regalado una monja clarisa amiga de su madre: sor San Francisco.»

Mi padre fue médico de las clarisas. De él queda el recuerdo agradecido de la comunidad y un azulejo de Nuestro Padre Jesús de la Pasión que él les donó y que se conserva en el claustro. Por eso, en su memoría, nos retramos junto a él.

Al marcharnos, acompañados por los paquetes con sus Dulces de San Pancracio, pensabamos lo mismo que Beatriz: «Realmente, estas monjas parecen pobres pero, en realidad, son las más ricas».

Clara desafió la lógica del Mundo: para ser libre, se encerró en un convento; para ser rica, abandonó las riquezas y vivió pobre; y, sobre todo, fue una mujer profundamente enamorada, enamorada de Cristo.

Además de a Clara, el cuento nos da a conocer de personajes femeninos de un carácter excepcional: su madre Ortolana, sus hermanas Inés y Beatriz, Inés de Bohemia, Pacífica…

Clara y Francisco de Asís son dos gigantes que siguen hoy día inspirando la vida de muchas personas. Este relato enseña, en buena medida, lo extraordinario de estas vidas con el ánimo de que transmitan su luz a las nuevas generaciones.

Juan Pablo Navarro Rivas

Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla 

maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin