Tag Archives: Escultura

La Navidad en el Altar Mayor de la Catedral de Sevilla – 178

altar mayor magosOs muestro, en esta entrada, los pasajes de la Navidad que se representan en el colosal altar mayor de la catedral de Sevilla que el flamenco Pierre Dancart diseñó en 1480 y que se concluyó en 1564 con la participación de numerosos artistas.

la anuncicacion
el nacimiento
la circuncision
pres3entacionla huida a egiporola matanza delo incentes

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
corral del conde de Le Monde Illustre 1862 ADOLPH ROUARGUE de 1850 1810-1870

Un artículo de hace 150 años sobre el Corral del Conde

la giralda desde el hotel eme - sevilla y su provicia - foto de maratania

La Catedral de Sevilla desde el hotel EME

La escondida estatua de Fernando VII en el convento de Santa Clara – 149

Torredon fadriqueConvento de Santa Clara Feranando VIIEsta obra del francés Chantigny, erigida en 1831 para una plaza de Barcelona, está hoy día arrumbada en el convento de Santa Clara.

En el artículo sobre la Torre de don Fadrique incluí la foto en la que aparece esta excelente estatua de Fernando VII. Se conserva en el convento de Santa Clara desde 1931 en lo que fue, desde principios del siglo XX, Museo Arqueológico Municipal. Esta obra del  francés Pierre-Joseph Chardigny (1794-1866) se erigió en la barcelonesa plaza del Palau, encargado por el capitán general de Cataluña, Roger-Bernard-Charles d’Espagne de Ramefor, conde de España,  donde permaneció hasta que fue derribado en la bullanga de 1835.

La estatua de Fernando VII en los jardines de San Telmo

La estatua de Fernando VII en los jardines de San Telmo

Su azarosa historia continuaría en 1840 cuando la estatua acompañó al exilio a la Reina Regente María Cristina. Permaneció en París hasta 1861 cuando Napoleón III se la envía a la infanta María Luisa Fernanda para que adorne los jardines de su palacio de San Telmo. De nuevo, tras la Revolución de 1868, la estatua estuvo en distintos lugares de lo que es hoy día el parque de Maria Luisa hasta que, como hemos comentado, en 1931 se traladó a Santa Clara, perdiéndose las manos y el sable.

La obra de Chardigny representa de manera colosal a un Fernando VII ataviado de militar, cubierto por una capa de armiño y coronado con una corona de laurel. Es curioso el destino de esta obra ideada para presidir una plaza a la vista de todos en Barcelona y que acaba en Sevilla arrumbada y oculta a la vista como mercancia de poco valor. Es cosa de la importancia de los símbolos que superan en nuestro mirar al objeto en que se alojan; aunque no lo duden, si pueden, véanla.

Convento de Santa Clara Feranando VII 2
Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Los 12 sevillanos ilustres de Susillo en el palacio de San Telmo – 96

san telmo maratania 4

Cuando por los años 70, mi padre me llevaba en coche al colegio, al pasar por Palos de la Frontera, siempre me llenaban de curiosidad las estatuas que aparecían en la fachada norte del palacio de San Telmo que daba a esa calle. La velocidad del automóvil sólo permitía atisbar alguno de los nombres que aparecían en la base de cada estatua. Con el tiempo, muchos los reconocía por sus poses arquetípicas repetidas en otros lugares de la ciudad: Mañara llevando en brazos a un mendigo, Daóiz con su espada en alto, Velázquez con sus pinceles,… Otros, en cambio, mantenían su eterno anonimato.

Continuar leyendo

La Piedad Rondanini de Miguel Ángel – A propósito de Pentecostés, la libertad y la perfección – 64

El único afán de cada hombre debe ser la libertad. Si tus ideas o tu vida no te hacen libre, cambia de ideas o de vida. La celebración de Pentecostés es una invitación a aceptar la llamada de la libertad. En donde hay un hombre libre está el soplo creador de Dios. De la misma manera que metafóricamente expresa el texto de los Hechos de los Apóstoles, una lengua de fuego se posó en cada uno de ellos, la libertad pertenece a cada uno de nosotros, a ti mismo, a mi mismo, como persona independiente, como rey de mi propia vida, y nos recrea en un hombre nuevo.

La libertad no es tanto la capacidad de elegir entre varios caminos como el fruto de recorrer el camino de la verdad, por eso decimos que la Verdad nos hará libres. Y es sólo un camino porque si la verdad puede ser paradójica, nunca puede ser plural. De esta manera, aunque busquemos por infinitos caminos, sólo hay uno que llegue al puerto donde somos completamente libres.

La elección de ser libres nos lleva a la consecución del ser perfecto que llevamos dentro, en pasar de ser hombres a ser hijos del hombre. Esa perfección la podemos entender en la Piedad de Rondanini de Miguel Ángel.

La Piedad de Rondanini de Miguel Ángel BuonarottiMiguel Ángel decía algo así como que la estatua estaba dentro del mármol y sólo había que sacarla. La Rondanini fue su última obra y trabajó en ella hasta su muerte en 1564, cerca de cumplir 89 años. Es, por tanto, la obra que representa lo que había llegado a ser, ya sin la cáscara que le cubría.

Como en la propia vida, Miguel Ángel hubiera podido seguir cincelando la Piedad si la muerte no hubiese dejado como definitivo lo que aparentemente estaba inacabado. Hoy sabemos, que su última obra no necesitaba un golpe más.

En ella, la exquisita belleza formal de la Piedad del Vaticano la sustituyó una espiritual belleza interior conseguida a través de la mezcla entre lo “finito” y el “non finito (el non finito es una técnica iniciada por Donatello en que se deja sin esculpir parte de la obra). Es expresión de la vida con sus claros y oscuros, con los caminos hollados y abandonados, con lo vivido y dejado por vivir. Es el cuerpo que muestra el espíritu. Es la perfección de lo aparentemente imperfecto.

Cristo y la Virgen se nos presentan unidos y, a su vez, en un equilibrio inestable, como si el cuerpo de Cristo se le resbalase. Como el Amor, que por un lado es unión con el otro y, a su vez, sumo desprendimiento. Ambos, aparecen de pie, con la madre en un sufrido esfuerzo por sostenerlo, metáfora del amor y de su compañero el sufrimiento.

Vemos en su Piedad, como la completa libertad creadora de Miguel Ángel le llevó a abrir nuevas fronteras, a descubrir nuevas formas de expresión, a ampliar los límites del arte. De igual modo, la libertad del enamorado de Cristo le lleva a una vida nueva y verdadera.

Miguel Ángel esculpió en un inicio el cuerpo de Cristo más adelante y separado de la Virgen. Finalmente, cambió de idea, quedando de esta primera versión un brazo unido a la roca. Es el arrepentimiento más famoso de la historia del Arte. Y ese brazo quedó así, formando parte del todo. Y es que, en el verdadero arte, en la vida vivida en verdad, vivida libre, todo queda integrado, todo comprendido, todo renovado en una realidad que se hace nueva, que se hace infinita, que nos muestra lo uno y lo múltiple, que explica lo que ha sido, lo que es y lo que será, que te deja aquí y te lleva a todas partes, que te hace a ti y te hace otro, que te revela tu yo, que te revela al otro, dejando colmados todos lo anhelos, todos los anhelos de la libertad, que son sólo uno, que son sólo anhelo de lo perfecto, anhelo de trascendencia, anhelo de Dios.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin