Tag Archives: Monumentos contemporáneos

El puente del Alamillo de Santiago Calatrava Valls – Un símbolo mediterráneo sobre el Guadalquivir – 83

El puente del Alamillo de Santiago Calatrava valls en Sevilla

La elección de Sevilla como sede de la Exposición Universal de 1992 supuso el acicate para una extraordinaria y rápida transformación de la ciudad: la creación de las nuevas rondas de circunvalación, la estación de Santa Justa de Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz, destino del Tren de Alta Velocidad (AVE), el Aeropuerto de Rafael Moneo o los seis nuevos puentes sobre el Guadalquivir. Entre estos, se encuentra el Alamillo, obra de Santiago Calatrava Valls.

El puente del Alamillo es fruto de las búsquedas e inquietudes de Calatrava, influido por la tradición mediterránea y el organicismo europeo, y sus estudios de las formas de osamentas animales para inspirarse en el diseño de estructuras metálicas y de hormigón.

Un singular mástil de 162 metros de longitud y 140 metros de altura, inclinado 58 grados, salva una luz de 200 metros, unido al tablero a través de trece pares de cables. El Meditérranei se nos asoma en su forma que nos recuerda a una lira, a una vela latina o al  Caballo de Troya. La colosal estructura parece vencer la fuerza de la gravedad y rivaliza con el símbolo eterno de Sevilla, la Giralda, a la que rebasa en altura y con la que compite en omnipresencia en la ciudad y como faro del viajero que se acerca a ella.

El Pabellón de Finlandia de la Exposición de 1992 de Sevilla – Naturaleza, tradición y tecnología

El Pabellón de Finlandia de la Exposición de 1992 de Sevilla

Foto: Miguel Zapke

Helvetinkolu

El Helvetinkolu en Finlandia

Entre los pabellones que se construyeron para la Exposición Universal de 1992 tiene un lugar destacado el de Finlandia, lleno de sugerente belleza y significado. Se inspira en la Garganta del Infierno, “Helventinkolu, una roca partida en dos por efecto de la erosión que se encuentra en el desierto ártico, origen de antiguas supersticiones.

Los dos edificios que lo forman expresan la tradición y la tecnología. Así, el llamado la Quilla es de madera de pino finlandés, realizado según la técnica tradicional de construcción de barcos. El otro, llamado la Máquina, es una estructura metálica de módulos prefabricados. Los dos edificios forman una “garganta” de 15 m. de altura y 35 m. de longitud en donde se sitúa la rampa por la que se entra al pabellón. El proyecto se debe a Juha Jääskeläinen, Petri Rouhiainen, Matti Sanaksenaho, Jari Tirkkonen y Juha Kaakko.

Guardar

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Guardar

El edificio de Previsión Española de Rafael Moneo – 81

prevision española
Foto: Miguel Zapke

Este inmueble puede servir de ejemplo de los numerosos edificios de oficinas de alta calidad que, como el Viapol, el Winterthur o Abengoa, desde los ochenta del pasado siglo, se construyen en Sevilla. Todo ello lo favoreció el empuje que supuso la Exposición Universal de 1992 para la transformación urbana de la ciudad con una variada y personal mezcla de estilos fruto de la libertad creativa.

En 1987 se inauguró el edificio sede de Previsión Española de Rafael Moneo, en donde utiliza los materiales típicos de la arquitectura local: el ladrillo visto, el mármol y la forja. En él predomina su horizontalidad y su riqueza de diseño con un tratamiento diferente en cada una de sus plantas.

La esquina se plantea como un muro de ladrillo visto, que nos hace recordar a la muralla histórica. Se logra insertar discretamente este edificio de lenguaje moderno en uno de los lugares más emblemáticos de Sevilla, enfrente de la musulmana Torre del Oro.

Rafael Moneo es uno de los más internacionalmente reconocidos arquitectos españoles, Premio Pritzker 1996, el “Nobel de la arquitectura”. Nacido en Tudela (Navarra) en 1937, trabajó con Francisco Javier Sáenz de Oíza de 1958 a 1961. Entre sus obras destacan el edificio Bankinter en Madrid (1976), el Museo de Arte Romano de Mérida (1980-1986) o el Museo de Bellas Artes de Houston (1992). Aparte de esta obra, en Sevilla realizó la nueva terminal del Aeropuerto (1987-1991).

El Colegio de Arquitectos de Sevilla y su actualización de la tradición mudéjar – 80

En 1976, Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz García terminaron el edificio de Doña María Coronel, 26, en que de manera valiente e inteligente aportaron una acertada propuesta de uso del lenguaje moderno en el casco histórico de la ciudad, muy lejana del estilo ramplón y convencional, falsamente sevillano, que tanto se prodigó en aquella época y que tanto degradó el casco antiguo.

Cercano a este lugar y fechas, realizado entre 1976 y 1982 por Gabriel Ruiz Cabrero y Enrique Perea Cavera, el Colegio de Arquitectos supuso una inteligente solución para responder al complejo entorno en el que se encontraba, situado en un solar frente a la iglesia gótico-mudéjar de San Pedro y esquina a la plaza del Cristo de Burgos con sus edificios tradicionales.

En la calle Imagen se dispuso una fachada funcional en la que se utilizó el ladrillo visto en consonancia con la tradición local, el cual se continuó en la plaza por un muro con amplias aberturas que dejan ver el patio y el muro cortina de vidrio con el que se cierra el interior. El edificio resultó impopular ya que chocó con la ideología dominante atada a las formas regionalistas.

Es muy interesante contemplarlo y compararlo con la vecina torre de la iglesia de San Pedro y ver el parecido de ambos en el uso del ladrillo.

colegio de arquitectos maratania foto miguel zapke

Foto: Miguel Zapke

La sede de la Sevillana de Electricidad – El grupo OTAISA y Van der Rohe – 79

Sede sevillana de electricidad

Foto: Miguel Zapke

La Compañía Sevillana de Electricidad, fundada en 1894, trasladó su sede a la avenida de la Borbolla en noviembre de 1970. Para el diseño de ésta contaron con el grupo OTAISA, el cual ya había ejecutado para Sevillana desde la década de los cincuenta distintos trabajos en los que destacaba el estricto carácter funcional e industrial. Para el diseño de su sede, este grupo, encabezado por Felipe Medina y asociado a Manuel Trillo (uno de los cuatro arquitectos de la primera promoción en 1966 de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla), Luis Fernando Gómez Estern, Fernando Villanueva y Ángel Orbe, importaron las propuestas de Mies Van der Rohe, de manera cercana a como en la misma época se realizaba en la Castellana madrileña.

Consiguieron con este lenguaje internacional el presentar a la Compañía con unas señas de identidad moderna y dominante, reflejando la importancia que en la sociedad actual tienen las grandes organizaciones empresariales, entre las que sin duda se encontraba Sevillana, hoy fusionada con Endesa.

Construido entre 1965-1970, en el bloque que constituye se alternan las bandas horizontales de vidrio y acero. La intersección de las vigas de metal, tal como se aprecia en las esquinas, rompe con una absoluta angulosidad geométrica. El edificio supuso un hito aislado que sólo se retomó en las fechas previas a la Exposición Universal de 1992.

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas – 75

La Arquitectura Contemporánea en nuestro libro de gran formato: "y SEVILLA"

La Arquitectura Contemporánea en nuestro libro de gran formato: «y SEVILLA»

La crisis internacional del 29, agravada en Sevilla por la deuda derivada de la Exposición Iberoamericana, precipitó la caída del estilo regionalista, necesitado de una costosa mano de obra especializada, y la aparición del movimiento moderno.

Gabriel Lupiáñez fue precursor del racionalismo en Sevilla con su Mercado de la Puerta de la Carne, su Cuartel de Eritaña en 1929 y el llamado Cabo Persianas (1939). A su vez, el discípulo de Le Corbusier, Josep Lluis Sert, construyó la Casa Duclós en 1930 en el barrio de Nervión. Podemos citar también la Casa Candau de Antonio Delgado Roig y Juan Talavera (1935) o Rodríguez Jurado, 6 (1936) de José Galnares.

En la calle Imagen, tras el ensanche que se realizó en los años cincuenta, se levantaron edificios de estilo internacional que constituyeron un pequeño oasis en el panorama de la época. En los años sesenta, se levantaron barriadas con la intención de dar cabida a la población creciente. El resultado fue un paisaje repetitivo de altos bloques, aunque también hubo aciertos brillantes como la barriada de los Diez Mandamientos (1958-1964) de Luis Recasens.

La Exposición de 1992 fue el acicate para la transformación de la ciudad: la creación de las nuevas rondas de circunvalación, la estación de Santa Justa de Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz, destino del Tren de Alta Velocidad (AVE), el nuevo Aeropuerto de Rafael Moneo o los seis nuevos puentes sobre el Guadalquivir. La Exposición legó excelentes obras entre las que destacan el Pabellón de la Navegación de Vázquez Consuegra, el Pabellón de España de Cano Lasso o el Pabellón de Finlandia de Sanaksenaho.

El Seminario Diocesano, obra de José Antonio Carbajal de 1997, fue el broche de la arquitectura sevillana del siglo XX. En 2009, diseñado por el arquitecto Richard Rogers, premio Pritzker de arquitectura, se inauguró el Centro Tecnológico Palmas Altas. En 2011 se concluyeron las polémicas Setas de la Encarnación de Jürgen Mayer; una amplia cubierta que cubre toda la plaza.

Centro Tecnológico de Palmas Altas

Centro Tecnológico de Palmas Altas

La arquitectura contemporánea debe ser asumida por los sevillanos como tan propia como las casas barrocas, románticas y regionalistas. Sí, tenemos que conservar el legado de la Sevilla que quedó acrisolada en 1929 pero debemos apostar, al mismo tiempo, por una arquitectura moderna y de calidad para que la ciudad avance. Las ciudades cambian porque cambia la sociedad que la habita. Los sevillanos de los sesenta abandonaron sus singulares casas de patio por pisos porque la situación económica y social de aquellos ya no tenía nada que ver con la de sus padres. Por lo tanto, si queremos preservar el bello caserío que hemos heredado y que da carácter a la ciudad es indispensable que lo valoremos en su gran importancia y que le demos un nuevo uso, incluso, llegado el caso, aliandose a la arquitectura moderna y no dándole la espalda.

En los libros sobre Sevilla de Editorial Maratania siempre hemos buscado esa doble intención: valorar la belleza de nuestras casas más que centenarias y apostar por una arquitectura contemporánea que no vulgarice la ciudad sino que la realce. Ambas cosas son posibles desde la humildad, desde el conocimiento profundo de Sevilla y desde el respeto a ésta.

Otros artículos sobre arquitectura contemporánea:

José Galnares Sagastizabal y la más bella fachada moderna de Sevilla – El Edificio Ybarra en Rodríguez Jurado, 6

Gabriel Lupiáñez Gely y el Cabo Persianas – San Pablo,2

El reencuentro con la arquitectura contemporánea y las iglesias de las nuevas barriadas sevillanas en los sesenta

La sede de la Sevillana de Electricidad – El grupo OTAISA y Van der Rohe

El Colegio de Arquitectos de Sevilla y su actualización de la tradición mudéjar

El edificio de Previsión Española de Rafael Moneo

El Pabellón de Finlandia de la Exposición de 1992 de Sevilla – Naturaleza, tradición y tecnología

El puente del Alamillo de Santiago Calatrava Valls – Un símbolo mediterráneo sobre el Guadalquivir

El pabellón de la Navegación – Un perfil de Sevilla a la orilla del Guadalquivir

Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz García, los arquitectos sevillanos más relevantes de los últimos lustros

Las Setas de la plaza Mayor de Sevilla

La nueva fuente piscinera de la Puerta Jerez

También le puede interesar:

 

Casas sevillanas del XVI y del XVII Casas sevillanas del XVI y del XVII

Las casas sevillanas en el siglo XVIII Las casas sevillanas en el siglo XVIII

La cancela, la puerta más abierta – La casa sevillana en el siglo XIX

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin
Rodríguez Jurado, 6Nuevo Seminario

La nueva fuente piscinera de la Puerta Jerez – Un claro homenaje a Esther Williams – 59

Piscinera, cataratera, fea, muy fea, horrorosa, ignominiosa, impropia, lamentable, destruible, muy destruible…

Critíquese, vitupérese, censúrese, abomínese, císquese, desacredítese, denúnciese, laméntese, destrúyase, destrúyase…

Queda claro que no me gusta esta pileta.

Además, es un oprobio. En ella se ha grabado la siguiente inscripción: Sevilla a los poetas de la generación del 27. Más que un homenaje a nuestros poetas, es un insulto.

No añado más. Si la conoces, te escandalizará igual.

P.D. He vuelto hoy a ver la fuente tras su inauguración el pasado día 8 de junio de 2011. Como es normal después de éstas, la fuente seguía rodeada de vallas. La preside ahora una escultura de una mujer desnuda, «la musa del 27«, obra del escultor pontevedrés Sergio Portela (la he visto desde lejos y mi opinión no es firme, pero parece lo único atractivo de la nueva fuente). Había leído la entrevista que le habían hecho a su autor, el arquitecto Antonio Barrionuevo. Este comenta que el mármol blanco y la pizarra verde homenajean a Andalucía (una metáfora muy obvia y anodina, a mi parecer). Afirma que «entiendo que choque la fuente en la Puerta Jerez, pero encajará». En los comentarios a la noticia ya vi que había gente que le gustaba dando muchos vivas a la modernidad y considerando casposo (a decir verdad, algunos con clara ironía) al que no coincidiese con su opinión. Pues me declaro uno de ellos, qué le voy a hacer en esta Sevilla de etiquetas.

Pues sí, efectivamente, choca y dudo de que algún día me encaje si no es por la gran habilidad que tenemos los humanos de acostumbrarnos a todo. Si la primera vez me dio una sensación de piscinera, esta vez me pareció un panteón de nuevo rico. Así que uniendo piscina, estatua femenina y panteón, he llegado al entendimiento de que ha habido una grave confusión, la fuente no es un homenaje a  los poetas del 27, es un tributo a Esther Williams. Así, sí que me encaja.

También le puede interesar:

Casas sevillanas del XVI y del XVII

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

Las Setas de la plaza Mayor de Sevilla – 38

Me he acercado a ver las Setas de la Encarnación del alemán Jürgen Mayer. Como buen sevillano, soy novelero y, en cuanto puedo, voy a ver la última farola que se ha inaugurado. Al menos, tengo una primera impresión que trataré de exponer brevemente.

El eje plaza del Duque, Imagen, plaza de la Encarnación hace ya más de 50 años que se perdió para la Sevilla clásica. La casa de los Sánchez Dalp, la farmacia Central o el café París son solo un recuerdo devorado por la rapiña de esta ciudad. En esa zona existen edificios modernos de cierto interés como los firmados por Rafael Arévalo Camacho y Ricardo Espiau Suárez de la Viesca. Era, por tanto, un territorio en el que la arquitectura moderna tenía una amplia presencia. Por tanto, la iniciativa de crear un hito moderno en esa plaza con la intención de atraer un mayor tránsito hacia esa zona era una iniciativa plausible. Más aun cuando hacia décadas que esa plaza no era más que un solar rodeado de vallas en las que durante decenios ninguna corporación había sabido encontrarle solución.

Evidentemente, la nueva plaza es mejor que el solar que ha sustituido, sin embargo esto no es ninguna plusmarca. ¿Qué son las Setas? básicamente es un mercado en cuyo techo se ha abierto una plaza que se cubre con unas gigantescas estructuras que se prolongan hasta lo que queda de la plaza decimonónica de la Encarnación. Daré mi opinión:

La entrada a la plaza de abastos es bastante vulgar, del mismo modo que la cartelería comercial que se deja ver, sin un diseño cuidado y con el mismo tono que podría tener un mercado de barrio. La plaza encima de ésta permite una mejor visión de los edificios de su entorno, en especial el esplendido de Imagen, 2, de Arévalo Camacho. De igual modo, tenemos una nueva visión de la iglesia de la Anunciación, eso sí, estorbada por las cubiertas de la plaza.

Edificio de Imagen, 2, de Arévalo Camacho

Edificio de Imagen, 2, de Arévalo Camacho (1957-1961)

Y vamos a las cubiertas, donde se ha ido el grueso del gasto de 120.ooo.ooo de euros. En su conjunto, su gran tamaño ofrece una evidente espectacularidad; el tamaño siempre importa. Los pilares que le sirven de base, en mi opinión, son de un dibujo poco acertado, aunque de gustos quién puede dictar doctrina.

La cubierta ofrece un perfil horizontal muy sugerente (que ha sido repetido en la placa conmemorativa con el bochornoso y descarado «La ciudadanía de Sevilla inauguró…»; y, por cierto, cuándo dejarán los políticos y periodistas de confundir ciudadanos, sacrificado en el altar de lo políticamente correcto, ¡Citoyens, Citoyens! ¡qué diría Sieyès si despertara!, con la cualidad de serlo, es decir, ciudadanía). Sin embargo, la estructura de la cubierta del Metropol Parasol no deja de recordarme en sus módulos prefabricados al mecano de un juego infantil.

El conjunto de las setas da sensación de presión y, parafreseando a Abradacúrcix, como si el cielo fuese a caer sobre nuestras cabezas. El detalle de rotularla como plaza Mayor con las letras cerámicas tradicionales es de vergüenza ajena. ¿Plaza Mayor de qué?¿Qué pintan esas cerámicas entre tanta modernidad? ¿Qué sentido tienen? Quítense ya, que eso sí tiene marcha atrás.

La última seta, la que cruza la calle y llega a los restos de la plaza decimonónonica, tiene efectos pervesos. Ahoga a ésta y a la bella fuente que está en su centro, no deja perfilar con el cielo a la iglesia de la Anunciación y, lo peor, corta por la mitad la hermosa vista que había de la torre de San Pedro ya desde la calle Laraña.

Antonio Burgos comentaba que con el dinero del Metropol se podría haber restaurado 60 veces la iglesia de Santa Catalina, joya del mudéjar y del barroco; la capilla Sacramental de Leonardo de Figueroa es una de las cumbres del barroco español, Arte, este sí, con mayúsculas. ¿Cuándo reinará la modestia y la prudencia en nuestros políticos? ¿Cuántos estadios, tranvías, metropoles y torres Pelli necesitan para dejar de malgastar el dinero que les cedemos con los impuestos? ¿No podríamos haber hecho algo mejor y más barato?

Dicho esto, debo decir, que el objetivo de revitalizar esa zona se ha conseguido y que la realidad es que el Metropol ya existe, que ya está aquí, que ya es un patrimonio de la ciudad y que, por tanto, debemos empezar a amarlo aunque la boda haya sido a la fuerza y no queramos a la novia. Yo ya empiezo:

La Setas me gustan

Las Setas me gustan

Las Setas me gustan…

También le puede interesar:

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

Casas sevillanas del XVI y del XVII Casas sevillanas del XVI y del XVII
 
Las Sevillas Invisibles Las Sevillas Invisibles
 
 
Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Linkedin