Tag Archives: Monumentos edad media

La Iglesia Fernandina – El alma de cada barrio cordobés

El 29 de junio de 1236, día de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, Fernando III el Santo tomaba para Castilla la ciudad de Córdoba. La ciudad se repobló con gentes de los distintos reinos cristianos de España y los símbolos del dominio musulmán fueron sustituyéndose por símbolos cristianos. Fernando III dividió Córdoba en catorce collaciones -siete en la Villa y siete en la Ajerquía- presididas cada una por una iglesia: San Nicolás de la Villa, San Miguel, Santo Domingo de Silos, Santa María (Catedral), San Juan de los Caballeros, Omnium Sanctorum, Salvador, Santa Marina, San Andrés, San Nicolás de la Ajerquía, San Lorenzo, Santiago, San Pedro y la Magdalena. Las iglesias fernandinas son templos con muros de sillares colocados a soga, que forman plantas de tres naves, cubiertas por techumbres de madera y cabecera compuesta por tres ábsides abovedados; las naves se cubren con artesonados; un gran rosetón se abre sobre la portada principal formada por un gran arco ojival cubierto por un tejaroz; muchos de sus campanarios se levantaron sobre el anterior minarete musulmán. Algunas de ellas han desaparecido, como Omnium Sanctorum; de otras quedan restos, como la de Santo Domingo de Silos o San Juan de los Caballeros; algunas están muy transformadas y, otras, como Santa Marina o San Lorenzo, se conservan con gran pureza.

san-pedro la-magdalena san-miguel san-juan san-andressan-lorenzo  san-nicolas-3santiago

Guarda

 

 

 

parroquia iglesia de santa marina de cóedoba

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Guardar

Guardar

Guardar

La iglesia de San Nicolás de la Villa – Mucho mas que una singular torre

san-nicolas-3 san-nicolas

La iglesia de San Nicolás se construyó tras la reconquista fernandina. Conserva en gran medida las formas del tipo parroquial mudéjar; sin embargo,  ha sufrido numerosos cambios durante su dilatada historia. Su torre se levantó en 1496 sobre el alminar islámico, siendo el campanario de principios del XIX. Dos portadas se abren al exterior, una es gótica y la otra es obra de Hernán Ruiz II de 1555. La planta es casi cuadrada, de tres naves, siendo la central más ancha y alta: la cubre un bello artesonado manierista. El retablo mayor lo talló Jorge Mejía entre 1720 y 1723; lo preside un San Nicolás labrado por Gómez de Sandoval, quien también intervino en otras obras del templo. Destaca la capilla del Bautismo, construida por Hernán Ruiz II con la colaboración del escultor Sebastián Peñarredonda, por encargo del obispo Leopoldo de Austria.

san-nicolas-2

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

La iglesia de Santa Marina, la del barrio de los toreros de Córdoba

Santa Marina es una de las más antiguas iglesias fernandinas cordobesas. Su fachada llama la atención por la rotundidad de sus cuatro machones, rematados por pináculos, que le dan un aire fortificado. Los centrales enmarcan la portada principal, de arco apuntado abocinado, y un característico rosetón se abre en la parte superior. El aspecto medieval de su exterior lo quiebra el campanario que remata su torre, obra de Hernán Ruiz II concluida en 1556.

Conocido popularmente el barrio que preside como el de los toreros, en él vivió el celebre Manolete. En 1956 se levantó el monumento a su memoria que se encuentra frente a la parroquia proyectado por Manuel Álvarez Laviada.
parroquia iglesia de santa marina de cóedoba

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Guardar

Regala Sevilla con un libro

Compralo ya3Sevilla es un regalo para quien la conoce. Es un tesoro que nos es necesario compartir. «Y Sevilla» es el libro que hemos creado para regalarla. Es el fruto de quince años de búsqueda desde que fundamos Maratania y publicamos nuestro primer libro: «Sevilla, una Mirada en el Tiempo», al que siguió «Sevilla 360º».

Durante estos quince años, hemos llevado Sevilla a todas las partes del mundo, desde Georgia a Pakistán, desde Estados Unidos al barrio de San Vicente. Y ahora le toca el turno a «Y Sevilla»: El río, los barrios, los museos, las iglesias, sus casas, la provincia, su historia y sus protagonistas recorren el libro para que la reconozcamos más sabiamente y la hagamos más nuestra.

No te digo más,  solo te ruego que si puedes lo compres y, si quieres, lo regales. Muchas gracias.

y Sevilla5y Sevilla8y Sevilla9y Sevilla14y Sevilla18y Sevilla20y Sevilla26y Sevilla30y Sevilla32y Sevilla35y Sevilla39y Sevilla41y Sevilla46y Sevilla48y Sevilla51y Sevilla57y Sevilla61y Sevilla63y Sevilla67y Sevilla70y Sevilla72y Sevilla73
LA CIUDAD 10 El Guadalquivir 12 El Centro 16 Santa Cruz 18 San Vicente y San Lorenzo
20 La Macarena 22 Triana 24 La Palmera 26 Museos 28 El Museo de Bellas Artes 30 Las Fiestas 30 La Semana Santa 32 La Feria 33 El Corpus Christi 34 El Azulejo
ARQUITECTURA RELIGIOSA 38 La Catedral 40 La Giralda 41 Las Puertas 42 La Puerta de San Pedro 43 Las Vidrieras 44 El Altar Mayor 46 El Coro 47 La Capilla Real 48 La Sacristía de los Cálices 49 La Sacristía Mayor 50 La Sala Capitular 52 La Inmaculada y el Cristo de la Clemencia 53 El Catafalco de Cristóbal Colón 54 Santa Ana 56 Iglesias Mudéjares 57 San Marcos 58 La Cartuja 60 Conventos 62 Santa Clara 64 Madre de Dios
66 Santa Paula 68 La Caridad 70 Hospital de los Venerables 72 La Magdalena 74 El Salvador 76 Santa María la Blanca 78 San Luis
ARQUITECTURA CIVIL 82 Las Murallas 83 La Torre del Oro 84 El Alcázar 85 El Patio de la Montería 86 El Patio del Yeso 87 La Casa de la Contratación 88 El Palacio Gótico 90 El Patio de las Muñecas 91 El Patio de las Doncellas 92 El Salón de Embajadores 94 Los Jardines 96 El Pabellón de Carlos V 98 Casas del XV al XVII 98 La Casa del Rey Moro
100 La Casa de las Dueñas 102 La Casa de los Pinelos 103 La Casa de Mañara 104 La Casa de Pilatos 106 La Casa de los Bucarelli 108 El Ayuntamiento 110 El Parlamento 111 El Archivo de Indias 112 El Palacio Arzobispal 114 San Telmo 116 La Universidad 118 La Plaza de Toros 120 Casas del XVIII 122 Corrales de Vecinos 124 Casas del XIX 126 El Puente de Triana 128 El Parque de María Luisa 130 Casas Modernistas 132 La Joyería Reyes  134 Arquitectura Regionalista 136 La Exposición de 1929 138 La Plaza de América
140 La Plaza de España 142 Arquitectura Moderna
LA PROVINCIA 146 El Aljarafe 147 Itálica 148 La Campiña 149 Osuna y Marchena
150 Carmona 151 Écija 152 La Vega y el Bajo Guadalquivir 153 Lebrija 154 La Vía de la Plata 155 La Sierra Sur 156 La Sierra Norte

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

La Torre del Oro, ochocientos años la contemplan – 179

torre del oroLa Torre del Oro fue la última gran obra que los musulmanes dejaron en la Sevilla. No es de extrañar que fuera de carácter defensivo con un imperio almohade en plena decadencia tras la derrota de las Navas de Tolosa en el 1212.

Se levantó, en tiempos de Yusuf II, por el gobernador almohade de Sevilla Abul-Ula Idris, hacia el 1220. Defendía el puerto al sur de la ciudad, como torre albarrana en el extremo de una coracha (elemento de la fortificación destinado a acceder al agua) junto a una torre al otro lado del río, hoy desaparecida. De torre a torre cruzaba una gruesa cadena que evitaba que las naves pudieran acceder o abandonar libremente el puerto, pero que el Almirante Ramón Bonifaz rompería en 1248 con su barco durante el sitio de la ciudad. Tras el Descubrimiento de América en 1492, la torre dominaba el puerto por donde entraban las riquezas del Nuevo Mundo de cuyo tráfico disfrutaba Sevilla el monopolio.

torre del oro 2Un lienzo de muralla la unía a la torre de la Plata, a la de Abd al Azis y al Alcázar, lienzo que se derribó en 1821 durante el Trienio Liberal. En 1830, en tiempos del asistente Arjona, se derribó la coracha, quedando la torre exenta. Tras su primitivo uso defensivo ha tenido numerosos destinos, capilla, prisión, almacén de pólvora u oficina de correos, siendo actualmente un Museo naval.

La Torre del Oro debe su denominación, según el cronista Ortiz de Zúñiga,  a que sus muros lo cubrían azulejos dorados, aunque otros se inclinan a pensar que el nombre deriva de su uso para albergar en él objetos valiosos.  Tras la restauración de 2005, se cree que podría derivar del tono dorado que le daba el enlucido de mortero, cal y paja.

La Torre se divide en tres cuerpos. El primero es de planta dodecagonal, construida con tapial de argamasa, con basamento y esquinas de sillería. El segundo cuerpo es de planta hexagonal y la decoración de cintas verdes de cerámica enmarcando los arcos constituyó una innovación en la arquitectura musulmana. La torreta de remate se añadió en 1760 y la diseñó  Sebastián van der Borcht.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
La casa de los Mañara y la judería sevillana

Barrio de Santa Cruz en Sevilla 360º . Maratania

Shahbaz Bhatti

Shahbaz Bhatti y el tiempo del perdón

Los Caños de Carmona – Un monumento olvidado – 156

Caños de Carmona Litografía de Joaquín Guichot h.1860 (FOCUS)

Caños de Carmona – Litografía de Joaquín Guichot h.1860 (FOCUS)

Es curioso que, en Sevilla, sus restos más antiguos pasen casi desapercibidos, como si careciesen de importancia. Las columnas romanas de Mármoles, las Murallas y los Caños de Carmona son ninguneados y olvidados por los sevillanos. En los Caños de Carmona, quizá sea porque sus arcadas parezcan como elementos extraños al entorno moderno de la calle Luis Montoto, como si fuesen fruto de un despistado olvido.

De sus 17 km. sólo nos dejó la eficiente piqueta tres pequeños tramos que desde 1912 se han ido viendo rodeados por edificios que lo acosan. Entonces perdimos esta traída de agua que tenía su origen remoto en los tiempos en que Julio César fue cuestor de la ciudad y que en 1172 fue reconstruida por los almohades. Desde la Edad Media y siglos después, tener acceso al agua de los Caños fue uno de los mayores privilegios; las casas que tenían conexión a éstos eran las más preciadas de la ciudad. Hoy, todos tenemos el agua a voluntad en nuestros hogares y, sin embargo, me hubiera hecho ilusión el haberme podido pasear a su sombra desde la puerta de Carmona hasta el manantial de Santa Lucía en Alcalá de donde arrancaba su onerosa agua. Al menos, el grabado de Guichot de 1860 me ayuda a imaginarme este ameno y bucólico sendero.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Las Murallas de Sevilla – Resumen de nuestra historia – 153

El tramo más completo es el que va del Arco de la Macarena hasta la Puerta de Córdoba, donde destacan el propio Arco, la Torre Blanca y los siete torreones cuadrados

Las murallas levantadas por Julio César (100-44 A.C.) tenían un perímetro que recorrería: Mateos Gago, Puerta de la Carne, Puerta Osario, Santa Catalina, Villasís, Cuna, el Salvador, Catedral. En época visigoda se encontraban muy debilitadas, constituyendo una frágil defensa contra la invasión musulmana en el 711 y ante las incursiones vikingas del 844. Abd-al-Rahman II (788-852) mandó reconstruirlas para proteger la ciudad de nuevos ataques y de las periódicas crecidas del río. Los almorávides, en el año 1126, prolongaron la muralla, el triple de la anterior. En gran parte, el nuevo terreno ganado intramuros quedó como huertas y terrenos baldíos. En el 1221 se construyó un antemuro y un foso alrededor del mismo. Éstas fueron las murallas que encontró Fernando III el Santo (1201-1252) al conquistar Sevilla en 1248. Contaba con más de 150 torres y una docena de puertas, y se mantuvo así durante la Edad Media. En los siglos siguientes, perdido el carácter defensivo, se adosaron casas y surgieron muladares en sus inmediaciones, aunque ofreció la mejor defensa frente a las violentas crecidas del Guadalquivir. En el año 1861 se decidió el derribo de las murallas para permitir el desarrollo urbano, tarea que se concluyó en 1869. Actualmente, quedan restos de murallas en torno a la Torre de Abdellaziz, la Torre de la Plata, la plaza del Cabildo y el Postigo del Aceite. El tramo más completo es el que va del Arco de la Macarena hasta la Puerta de Córdoba, donde destacan el propio Arco, la Torre Blanca y los siete torreones cuadrados que se sitúan a una distancia de unos 40 metros el uno del otro con su antemuro y foso.

murallas 1 murallas 2 murallas 3 Puerta de Córdobamurallas

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Vista de Sevilla desde el sur en el retablo mayor de la Catedral – 104

vista de sevilla catedral

♦ La muralla rodea la ciudad y, en la izquierda, aparece una estilizada Torre del Oro unida a la torre de la plata; en aquella, se abre la puerta Jerez y, posiblemente, la puerta de la Carne.

Estuvimos ayer haciendo fotos en la catedral de Sevilla para el libro que saldrá el año que viene sobre casas del XVI y XVII de Teodoro Falcón. Por ello, fotografiamos la vista de la ciudad desde el sur que está en el altar mayor. Como comentaba en La Sevilla del año 1500 en la iglesia de Santa Ana es, junto a la pintura del Maestro de Moguer que se conserva en esta iglesia, la representación más antigua de la ciudad.  En el centro se eleva la Catedral y delante un edificio que podría ser el Alcázar. A la derecha, la torre que sobresale recuerda a la de la iglesia de San Marcos. La muralla rodea la ciudad y, en la izquierda, aparece una estilizada Torre del Oro unida a la torre de la plata; en aquella, se abre la puerta Jerez y, posiblemente, la puerta de la Carne. Al igual que en la pintura de la iglesia de Santa Ana, a cada lado aparecen Santa Justa y Rufina. Tal como dijimos en el anterior artículo, se les representa sujetando la Giralda en el centro porque el pueblo atribuyó a las santas que no se cayera la Giralda en el terremoto de 1504. Dicho terremoto afectó especialmente a Carmona y por él murieron entre 30 y 100 personas. Os animo, cuando os acerquéis a la Catedral, a que descubráis esta interesante vista. vista de sevilla catedral2

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin