Tag Archives: Monumentos regionalismo

Alfonso XIII – El regionalismo más elegante – 119

♦ El Alfonso XIII se concibe como un gran palacio con su gran fachada flanqueada por grandes torres miradores .

alfonso xiii

El Alfonso XIII fue el hotel de gran lujo para los visitantes de la Exposición Iberoamericana. En 1916, José Espiau y Muñoz ganó el concurso para su construcción, que se prolongó hasta 1928.
Situado entre el Palacio de San Telmo y la Universidad, en esos momentos todavía Fabrica de Tabacos, Espiau creó una obra singular que con gran personalidad se integra en este entorno monumental, pudiéndose considerar uno de los edificios más elegantes y brillantes del estilo regionalista.
El Alfonso XIII se concibe como un gran palacio con su gran fachada flanqueada por grandes torres miradores en sus esquinas y un gran patio central de columnas. Espiau utiliza el repertorio regionalista con sus referencias historicistas y el uso de materiales como el ladrillo, el azulejo, la caoba y el mármol con notable éxito y eficacia, de manera que sigue manteniendo en la actualidad su imagen selecta.

José EspiauJosé Espiau (1884-1938) evolucionó como muchos de sus contemporáneos desde el modernismo, del que es el autor más prolífico, al regionalismo. En sus comienzos en 1907, destacaron los encargos de la familia Calvi, así la casa Calvi esquina Álvarez Quintero con Cortina. En la casa de Orfila 11, logró uno de los mejores ejemplos del modernismo en nuestra ciudad. En su etapa regionalista se inspiró en una estética neomudéjar en la Ciudad de Londres en Cuna, en la Adriática o en el hotel Alfonso XIII. En su última etapa, pasó a un regionalismo de múltiples registros, cuya obra más conocida es la casa Pedro Roldán (1930) en la plaza del Pan.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

La web de Maratania renovada

La web de Maratania renovada

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal

La Plaza de España. El gran abrazo de Sevilla – 118

♦ En la plaza de España no existe un foco principal, al contrario, invita al paseante curioso a recorrerla para descubrir todos sus ángulos y detalles.

plaza de españa galeriaEsta monumental obra de Aníbal González se ha convertido en una de las más populares, representativas y, a su vez, tópicas de Sevilla. Constituyó el edificio más emblemático de los levantados con motivo de la Exposición Iberoamericana. Con el tiempo se ha convertido en uno de los monumentos más aceptados por los sevillanos y sus visitantes, a pesar de estériles polémicas sobre la actualidad de sus propuestas arquitectónicas.

Se construye entre 1914 y 1928 en una libre interpretación de los estilos renacentista y barroco con referencias a monumentos españoles, unido al uso de los materiales tradicionales de la arquitectura sevillana, el ladrillo y la cerámica. Todo sugiere inmensidad en un espacio de más de 50.000 metros cuadrados cerrado por un edificio de unos 200 metros de diámetro. Éste forma un inmenso semicírculo que flanquean en sus extremos dos espectaculares torres de 70 metros y una espléndida arquería ocupa todo su frente: simboliza el abrazo de España y América.  Mientras que en la plaza de San Pedro vaticana todo nos lleva a dirigir los pasos hacia la Basílica, en la plaza de España no existe un foco principal, al contrario, invita al paseante curioso a recorrerla para descubrir todos sus ángulos y detalles.

Un canal atravesado por puentes adornados con revestimiento cerámico circunda el recinto. Las provincias españolas se representan en los bancos decorados con azulejos que se adosan al edificio, a través de sus escudos, sucesos de su historia y sus principales pueblos. Entre cada banco se encuentran unas estanterías de cerámica donde se colocaron libros y periódicos de cada provincia. De igual modo, entre los arcos que rodean el edificio aparecen medallones de cerámica con personajes de la Historia de España desde Séneca a Sorolla.azulejos provincias españolas córdoba

paje real azulejosartesonado barcastorre norteturismo escalera

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

 

Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

La plaza de América – El paraíso según Aníbal González – 114.

museo arqueologico sevilla

Un hermoso conjunto de estanques, fuentes y jardines combina el ladrillo, el azulejo, el hierro y el agua.

En 1911, al Concurso de Proyectos para la Exposición Americana se presentaron tres propuestas. Una, la del logroñés Fermín Álamo, estaba basada en el estilo modernista. Otra planteaba disponer los pabellones de tal manera que formaran el nombre de Sevilla; será piadoso que no mencionemos a su autor. Por último, la de Aníbal González (1876-1929) desarrollaba un programa historicista y fue la que resultó la triunfadora. La Exposición supuso el acicate para la transformación urbana de la ciudad y el triunfo del estilo regionalista.pabellon real 1929
Es la plaza de América, junto a la plaza de España, donde Aníbal González expuso la mejor muestra de su estilo monumental y virtuoso, ecléctico y, sin embargo, imaginativo, que Sevilla asumió como propio. La plaza forma un rectángulo con sus lados menores redondeados. Un hermoso conjunto de estanques, fuentes y jardines combina el ladrillo, el azulejo, el hierro y el agua. En el fondo se sitúa el Pabellón Real y, en sus laterales, el Museo Arqueológico y el Museo de Artes y Costumbres.
En este último, concluido en 1914, recrea idealmente el arte mudéjar que combina con sugerente belleza con el conjunto de la plaza. Desde 1972 alberga al actual museo dedicado a la divulgación del patrimonio etnográfico y antropológico de Andalucía. El interesante y entretenido conjunto alberga, entre otros, la Colección de Bordados y Encajes Díaz Velázquez, una de las más completas de Europa, interesantes reconstrucciones de viviendas tradicionales y talleres de oficios.
En el Museo Arqueológico (1919), Aníbal González concluyó su personal recorrido por los estilos históricos con este enorme edificio neoplateresco. Desde 1942, alberga una de las mejores colecciones arqueológicas de España.
En la colección destaca el tesoro del Carambolo. Es una extraordinaria obra de orfebrería en oro de la legendaria Tartesos inspirada en los modelos del Mediterráneo oriental. Lo componen una cadena con colgante, brazaletes, pectorales y placas de cinturón fechado en torno al 650 A.C., pertenecientes al ajuar funerario de un alto dignatario.
Otras piezas de indudable interés son el Mosaico del Cortejo de Baco, la bella Venus de Itálica, la escultura de Hermes, la Diana cazadora o el retrato de Adriano cubierto por armadura con cabeza de la Medusa.Museo de artes y costuimbres
Tesoro del caramboloVenus de italica

adriano museo arqueologico sevilla
Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

La web de Maratania renovada

La web de Maratania renovada

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal – 113

♦ Fue decisiva la reforma que Barris inició en 1908 de la casa de los Sánchez Dalp en la plaza del Duque, hoy desaparecida.

Plaza de América

La arquitectura regionalista ha tenido una enorme popularidad entre los sevillanos. Quizá sea porque su argumentario se dirigía a todo lo que aquel tenía en su imaginario, desde la tradición mudejar a la ciudad imperial, y porque su carácter propio dotó a la ciudad de una personalidad arquitectonica que la distinguía de cualquier otra, fundiéndose con elegancia con el extraordinario legado de su patrimonio histórico. Con ella, la fantasía de una ciudad imaginada e ideal tuvo su cauce.

El estilo regionalista tuvo sus antecedentes en obras como la casa Guardiola (1891) de Gómez Otero, el Costurero de la Reina, obra de Talavera de la Vega de 1893 o la Estación de Córdoba de José de Santos (1898). Tuvo una importancia decisiva la reforma que Barris inició en 1908 de la casa de los Sánchez Dalp en la plaza del Duque, hoy desaparecida, donde utilizó una mezcla de estilos históricos que sirvió para la formación de numerosos artesanos que trabajaron en obras posteriores.

El estilo adquirió carácter oficial con los preparativos de la Exposición Iberoamericana y con el Concurso de Fachadas de Casas de Estilo Sevillano convocado por el Ayuntamiento en 1912, que recomendaba el uso de los estilos históricos propios de Sevilla, excluyendo expresamente el estilo modernista.

Sin duda, el autor más importante es Aníbal González, autor de la Plaza de España. Espiau creó obras tan conocidas como el lujoso hotel Alfonso XIII en donde da muestras de su elegante estilo. En Talavera y Heredia se manifiesta la incorporación del lenguaje barroco, con obras como el puente de San Bernardo.

En próximas entradas haremos un repaso por los más interesantes edificios sevillanos de este estilo

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

La Fábrica de Enrique Ramírez – Un edificio industrial de Aníbal Gonzalez – 112

♦ En sus edificios industriales, la necesidad funcional acercó a Aníbal González al secesionismo vienés. Puso en estos más el acento en la variedad de las formas y materiales que en la ornamentación como medio de manifestar el efecto arquitectónico.

fabrica de er

fabrica de er iiEn su primera etapa modernista, Aníbal González realizó obras tan interesantes como el desaparecido Café París en la Campana con su espléndida torre de hierro y cristal o como los edificios gemelos de Alfonso XII 27-29 con su imaginativa decoración. En sus edificios industriales, como la Subcentral de la Sevillana en la calle Feria, el edificio de la Catalana de Gas en la calle Bogotá o la Fábrica de Enrique Ramírez (actual sede del IDEA) en Torneo (1908-1909), la necesidad funcional acercó a Aníbal González al secesionismo vienés. Puso en estos más el acento en la variedad de las formas y materiales que en la ornamentación como medio de manifestar el efecto arquitectónico.

El edificio de la calle Torneo tuvo como uso inicial el de fábrica de tejidos y se encontraba entonces en los límites de la ciudad. A pesar de ello, Aníbal González lo diseñó con gran creatividad, especialmente en su dinámica fachada principal y el tratamiento claramente modernista de su decoración cerámica. Entre 1990 y 1992, Miguel Lamas Zapata rehabilitó el edificio, por entonces abandonado, para sede del Instituto de Fomento de Andalucía (IFA). Para ello se respetaron las fachadas y se hizo una completa reforma del interior para adaptarlo a sus nuevos usos.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin
La Joyería Reyes – La mejor decoración modernista en una centenaria joyería sevillana

La Joyería Reyes – La mejor decoración modernista en una centenaria joyería sevillana

Casas modernistas en Sevilla – El Modernismo, el gran olvidado de la arquitectura sevillana

Casas modernistas en Sevilla – El Modernismo, el gran olvidado de la arquitectura sevillana

Tomás de Ibarra, 9 – Una casa modernista del bonaerense Simón Barris

Tomás de Ibarra, 9 – Una casa modernista del bonaerense Simón Barris

¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (III) – Lo que yo creo – 36

Concluyo aquí esta pregunta sobre quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla, ofreciendo lo que yo pienso.

El foco inicial debió estar en el paseo de las Delicias. Su origen está en el siglo XVIII pero fue con José Manuel Arjona, asistente de Sevilla de 1825 a 1833, cuando se transformó en un jardín romántico junto a los jardines de Cristina. Para ello, contó con el arquitecto madrileño Melchor Cano (1794-?) y el botánico y profesor de agricultura Claudio Boutelou (Aranjuez, 1774 – ¿, 1842). Estos tres personajes fueron el arranque de la Sevilla Ideal que culminó en 1929 y que desde entonces los sevillanos vamos lapidando por soberbia, ignorancia y rapiña.

José Manuel Arjona fue, de alguna manera, el último político de la Ilustración. Defensor del absolutismo de Fernando VII y, a su vez, inigualable modernizador de la ciudad de Sevilla, será recordado por la creación de los jardines del Cristina y de las Delicias. Su labor llegó más allá: garantizó el abastecimiento de la ciudad, impulsó el mercado central de la Encarnación, modernizó el alumbrado público, empedró un tercio de las calles, creó el cuerpo de bomberos, inauguró la escuela de Tauromaquia, etc.

Melchor Cano fue el primer arquitecto formado en la Academia que dirigió las obras de Sevilla. De su labor con Arjona destacan los nuevos conductos de agua de los Caños de Carmona, la iluminación y empedrado de calles y el diseño de la plaza del Duque, más los jardines mencionados.

Claudio Boutelou pertenece a una familia de jardineros suizos llegada a España con Felipe V, siendo él y su hermano Esteban los miembros más importantes. Jardinero del Botánico de Madrid, lo salvó de la destrucción durante la invasión napoleónica. Llegó a Sevilla en 1816 para planificar la desecación de las marismas del Guadalquivir. Durante su estancia, se encargó de la conservación de los jardines de la ciudad y de la creación de los citados de Cristina y de las Delicias. Su hijo Pablo es el que, como hemos reseñado en el anterior artículo,  menciona en 1842 las almácigas de naranjos y los granados que invaden las plantaciones de las Delicias.

Pasado este primer momento, parece que la entrada del naranjo como propio del adorno de las calles de Sevilla se para. La construcción de la plaza Nueva en 1854 por Balbino Marrón sería el siguiente hito. Éste fue arquitecto municipal y a él se debieron la urbanización de la plaza de San Pedro en 1844, el desaparecido salón elevado que hubo en la plaza del Salvador en 1846, la plaza del Museo en 1862, el nuevo Ayuntamiento concluido en 1867, etc.

1861 sería la siguiente fecha clave con la plantación de naranjos en la plaza de la Magdalena, cuyo origen es de 1844.

En 1881, tenemos una relación clara: plaza Nueva, plaza de la Magdalena, Cardenal Cisneros, la Alfafa, la del Triunfo y los Jardines de Cristina y de las Delicias y la zona de la plaza de América y la plaza de Armas. El Salvador, cuya plantación se había aceptado en 1872, no se haría hasta principios del XX.

Definitivamente, Aníbal González, a partir de 1910, sería el que daría el impulso final para que el naranjo llegase a las calles, a las plazas y al recinto de la Exposición Iberoamericana de 1929. El impulso se multiplicaría a partir de 1970, pasando de 5.000 a 25.000 llos ejemplares de naranjo amargo, fundamentalmente, por la plantación de estos en las nuevas barriadas que rodean la ciudad histórica.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Linkedin

¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (II), una respuesta – 35

Voy a intentar dar una respuesta a la pregunta que nos hacíamos en el anterior artículo ¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla?

Para dar respuesta, voy a echar mano, en primer lugar, del excelente trabajo que hicieron, en 1996, Sabina Rossini Oliva (Dra. Ingeniera Agrónoma) y José Elías Bonells (Jefe de Jardinería del  Ayuntamiento de Sevilla), El Naranjo Amargo de Sevilla:

«En nuestro interés por investigar cuando el naranjo amargo ha tenido su principal difusión como árbol urbano, aportamos documentos del Archivo Municipal de Excmo. Ayuntamiento de Sevilla donde comprobamos que Pablo Boutelou, en la memoria que realiza de su actuación como Director de Paseos en 1842, ya nos menciona las almácigas de naranjos y los granados que invaden las plantaciones existentes en la orilla del río (Jardines de las Delicias de Arjona).»

Los autores aportan más fechas en las que se demuestra como, progresivamente, el Ayuntamiento y los ciudadanos van solicitando la plantación de naranjos como ornato de los paseos y plazas.

«En el 1861 figura un expediente instruido relativo a extender la plantación de naranjos en los paseos interiores de la población con motivo de la plantación de la Plaza de la Magdalena revocándose el acuerdo por estimar que la falta de sombra era molesta para el vecindario, la plantación de naranjos que proponían se realizaba a costa del arranque de otros árboles frondosos existentes; una sensata decisión de los capitulares que defendían esta moción»

«En 1866, el Ayuntamiento subasta el fruto de los naranjos del municipio… existentes en las plazas de la Infanta Isabel y del Pacífico». (plaza Nueva y de la Magdalena)

«En 1869, una solicitud para que se plantan naranjos en vez de acacias en el Patio de Banderas«. La Comisión no entrará en ella al ser un bien de la Corona.

«1872, un expediente con motivo de solicitud de naranjos para el paseo del Salvador«. Hasta entonces estaban plantadas acacias. «La Comisión de Ornato no encuentra inconveniente en que se acceda a la pretensión.»

«En 1881, Fray José Maria Aguilar Misionero Apostólico y Capellán propio de la Capilla de la Expiración exconvento de la Mercedes solicita plantación de naranjos para el pórtico de dicha Capilla».

«En 1881, se han transcrito un aforo de la cantidad de fruto existente en el Municipio realizado y valorado por el capataz D.Francisco Marquez». Se citan aqui a las actuales plaza Nueva, plaza de la Magdalena, Cardenal Cisneros (se menciona por plaza de San Vicente y deduzco por lo que se dice en el siguiente párrafo que es esta calle y no Teresa Enríquez), la Alfafa, el Jardines de Cristina, las Delicias y la zona de la plaza de América y la plaza de Armas. «Quedan exceptuados de ese aprecio las naranjas agrias y limones del Paseo de la Plaza del Triunfo por estos destinadas para simiente».

«En 1882-1883 una solicitud de la comisión de Obras Publicas para la colocación de naranjos en la Plaza del Cincinato, hoy Teresa Enriquez»

«Siguen en 1906 en el que la comisión de Paseos y Jardines propone que se plantan arboles que reunan iguales condiciones que los plantados en Doña Maria Coronel en la que se habían plantado naranjos»

Concluyen al afirmar que «a partir del año 1929, con motivo de la Exposición Ibero-Americana, y después en los años 1960 /1970, con el crecimiento demográfico de la ciudad, Sevilla ha convertido el naranjo en el árbol urbano por excelencia… Sevilla capital en el año 1970 disponía de 5.000 unidades plantados. En la actualidad son más de 25.000 los naranjos en la vía publica, patios, plazuelas plazoletas»

Sin duda, la transformación de la ciudad a principios del XX con motivo de la Exposición de 1929 tuvo una importancia decisiva. Concluyo citando al profesor Jesús Palomero quien afirma lo siguiente:

«Como también de siempre parecen ser los naranjos en las calles, cuando son producto de la idea del mismo don Aníbal González, cuando en los años diez, en el concurso de casas sevillanas, sacó a la calle la decoración interior de los patios de las grandes casas de la Sevilla histórica. A partir de entonces fue cuando el azahar de las huertas y de los palacios se desparramó por las calles». J.Palomero – La invención de la tradición en Sevilla. Conferencia inédita pronunciada en la Universidad internacional Menendez Pelayo en 1990 en el seminario Invencion de la tradicion (cita extraída del artículo La reinvención de Sevilla en el primer tercio del siglo XX por José Macarro).

Continúa y concluye en ¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (III) – Lo que yo creo
Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Linkedin

¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? – 34

Al menos, en sus jardines, Andrés Navagero (1525-1528), embajador de Venecia, ya nos refiere la presencia del naranjo: “Hay también abundantes jardines, entre los que destaca el llamado de la Huerta del Rey, que pertenece al marqués de Tarifa, y en el que, además de un gran palacio y un bellísimo estanque, hay un naranjal del que se obtienen grandísimos beneficios de sus frutos. Yo he visto en este jardín y en otros jardines de Sevilla, naranjos tan altos como los nogales en Italia”. Pero ¿quién lo llevo a sus calles? ¿Quíen me lo cuenta?

¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? ¿Alguién lo sabe? ¿Cuándo fue?

¿Cuántos artistas buscan una obra que los perpetúe y resulta que plantar un naranjo es más que lo que cualquiera puede concebir? Aquí tenéis el azahar, la flor que nos anuncia la primavera, que recuerda que la Semana Santa ya llega.

Feliz primavera.

Continúa en ¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (II), una respuesta
 
Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Linkedin