Luis Cernuda y José María Izquierdo – 171

El pasado cinco de noviembre fue el cincuenta aniversario de la muerte de Luis Cernuda. Su nombre evoca al exilio,  a la soledad, a la incomprensión. Esta profunda experiencia de huída hacia dentro y hacia fuera se traslada a su breve retrato de José María Izquierdo escrito en su introspectivo Ocnos. En él refleja a cuantos sevillanos portan la pesada carga de su condición de tales, solos e incomprendidos a cambio de un gozo inefable, permaneciendo en esta Sevilla en la que Izquierdo «tiraba a la calle su talento»

Cernuda, ignorante de sus razones, se preguntaba:»¿Por qué se obstinó alicortado en su rincón provinciano, pendón de bandería regional para unos cuantos compadres que no podían comprenderle?». Y se respondía que «todo fue causa de un error de amor» pero, al concluir, reconoce que quizá «tal vez gozó gloria mejor y más pura que ninguna».

jose maria izquierdo y luis cernuda

Luis Cernuda (Sevilla, 1902 – México, D.F., 1963) y José María Izquierdo (Sevilla, 1886 – Sevilla, 1921)

Desde que leí Ocnos, me he preguntado qué movió a Cernuda a publicar en 1942 este retrato (el único capítulo que titula con nombre y apellidos) del autor de «Divagando por la Ciudad de la Gracia» que había muerto veintiún años antes. Obviamente no tengo respuesta pero se me ocurre que pueda ser algo parecida al final del relato de Borges, «Los Teólogos», en el que los dos protagonistas son para Dios el mismo hombre y que, quizá, para Cernuda, José María Izquierdo hubiera sido él mismo si no hubiese escapado de la ciudad que odiaba y amaba, de esta ciudad de corazones vacíos o de gozos azules que llamamos Sevilla

Y puede que, en realidad, a muchos sevillanos no les quepa otra que ser Izquierdo o Cernuda, convivir con los corazones vacíos o añorar los gozos azules. Y quizá, a los demás, sólo nos quepa ser corazones huecos que, de cuando en vez, alcazamos un efímero gozo.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
El encuentro de León Magno con Atila - Rafael Sanzio, 1513-1514

El Caballo Español en los Museos Vaticanos desde 1514

jugar al fútbol

Viva el fútbol y viva la mística

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad