Tag Archives: Ángela de la Cruz

Nuestra campaña de crowfunding para publicar nuestro cuento sobre Santa Ángela de la Cruz

Acabamos de iniciar nuestra primera experiencia de crowfunding para financiar nuestro nuevo proyecto ya en marcha de la Colección Vidas de Santos (pincha aquí si quieres verlo). Si puedes, ayúdanos a difundirla.

¿Crees que debemos regalar cuentos de santos a nuestros hijos?

Nosotros sí lo creemos. Por eso hemos iniciado la Colección Vidas de Santos. Hemos publicado ya tres: Miguel Mañara, Ignacio de Loyola  y Clara de Asís . Ahora queremos publicar la vida de SANTA ÁNGELA DE LA CRUZ.

Deseamos que esta colección pueda seguir publicando más títulos, por eso pedimos tu ayuda: orando por ella, difundiendo su existencia, comprando nuestros cuentos y, si así lo deseas, contribuyendo a financiarlo con tu donación.¡Ayúdanos a conseguirlo!

Un proyecto como este no lo podemos llevar a buen puerto sin ayuda. Necesitamos voceros que difundan la existencia de la colección; necesitamos libreros que los distribuyan; necesitamos que se compren; necesitamos que se colabore en financiarlo; necesitamos, en cualquier caso, que oréis por nosotros. No queremos que sea un proyecto en solitario. Mientras tanto, seguimos navegando llenos de esperanza: Santa Ángela estará pronto en librerías.

María de los Ángeles Guerrero González (1846-1932) nació en una humilde familia sevillana. Desde pequeña dio muestras de una extraordinaria piedad. A los doce años entró a trabajar en un taller de calzado. Acostumbraba la dueña a que se rezase el rosario cuando acababa la jornada laboral; un día, todas quedaron asombradas cuando la vieron levitar. La dueña del taller, que acostumbraba a confesarse con el Padre Torres, “El Santero de Sevilla, se lo comentó. De esta manera, Ángela tuvo al Padre Torres como director espiritual. De su mano, fundó la Compañía de las Hermanas de la Cruz, una de las instituciones más amadas por los sevillanos por su humilde y abnegado servicio a los más pobres. Ángela de la Cruz fue canonizada por Juan Pablo II en el 2003.