Tag Archives: Pensamientos

Sevilla FC Tricampeón. De Linares a Turín – 193

Sin título-1

 

¡Eindhoven, Glasgow y Turín; y también Mónaco; y la liga, y las copas y supercopa de España¡ ¡Sevilla Campeón¡

Otro día más para dar gracias al fútbol, para dar las gracias por ser sevillista y otro día más por la alegría compartida con amigos y desconocidos que ayer eran, ciertamente los eran, y hoy también lo son, ciertamente los son, mis hermanos.

Y esta alegría la colmo al mirar atrás. Porque la cosa es que el destino parecía que a mí no me deparaba esta gloria. Con un abuelo presidente del Betis, la vida parecía que me llevaría por el otro lado de la orilla; pero no fue así, mi lógica infantil de que yo era de Sevilla y mi equipo tenía que ser el que llevaba su nombre me salvó. Y no eran grandes tiempos, el Sevilla penaba en segunda, aunque los Superdinámicos que compraba me mostraban un feliz pasado.

2014-05-14 16.10.10El primer logro que llega a mi memoria es uno mínimo, una victoria en Linares, ¡que nos libraba de la promoción¡, con dos goles del mítico Biri Biri, que un año después nos guiaría a Primera.Y, entonces, me asombraría con los potentes disparos de Scotta, ¡pish, pish, que viene, que viene¡, y el golazo de Bertoni, que desde un pico del área y con una parabola imposible quitaba la liga a la Real Sociedad. Y después don Manolo Cardo, Pintiño y Francisco para regalarme mi primer «yo estuve allí», en la UEFA claro, tenía que ser la UEFA, «Sevilla 4 – Paok de Salónica 0». Llegarían grandes equipos con grandes jugadores: Polster, Zamorano y, sobre todos, Suker, Suker, Suker. Pero pasaban los años y, otro año igual. otro año igual, se quebraban las esperanzas de ganar algo.

Era el año 2005, compraba el periódico por la mañana, cuando a mi lado un hombre cansado por no haber dormido toda la noche sonreía feliz con la portada que a mí me dolía. Era la seguna copa ajena que yo vivía y, desconsolado, pensaba que no, que nunca llegaría, que nunca saborería el triunfo. Juan Pablo, nunca pierdas la esperanza porque del Sevilla «dicen que nunca se rinde y el arte de su fútbol no tiene rival». Lo demás, cantado con un himno providencial que nos arrebata, ya lo sabéis: ¡Eindhoven, Glasgow y Turín; y también Mónaco; y las copas y supercopa de España¡ ¡Sevilla Campeón¡… y queremos más, porque el Sevilla FC está entre los elegidos y porque, en la orilla que de niño yo elegí, se exige siempre soñar con más.

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
jugar al fútbol

Viva el fútbol y viva la mística

Nacho Vegas y el himno del centenario

Nacho Vegas y el himno del centenario

Las Tiendas Tienen Piernas – 181

tienda con piernasPaseaba con mis hijos jugando a «Imaginación». Inventábamos cosas imposibles y nos reíamos creyéndolas ciertas. De repente, mi hijo dijo: «Te imaginas que las tiendas tuviesen piernas». Seguía siendo niño con ellos y seguía alegre, divertido al imaginarme como salían de los edificios y se ponían a pasear. Después, ya solo, salió el adulto que me domina y pensé que era una buena metáfora de lo que ocurre en nuestra España querida: las tiendas tienen piernas, las empresas tienen piernas, las industrias tienen piernas y han salido huyendo. ¿Dónde está el que las coja con lazo y las traiga de nuevo?

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
El gozo de la Semana Santa sevillana – Vista, oído, olfato, tacto, gusto y corazón

El gozo de la Semana Santa sevillana – Vista, oído, olfato, tacto, gusto y corazón

Messiaen, un oasis para empezar a beber la música contemporánea – El Cuarteto para el Fin de los Tiempos

Messiaen, un oasis para empezar a beber la música contemporánea – El Cuarteto para el Fin de los Tiempos

Eduardo Ybarra Hidalgo, el último sevillano de una Sevilla ya ida – 180

Muere el escritor y ex director de la Academia de Buenas Letras Eduardo Ybarra

Fuente: ABC

Las flores no existen, las casas no existen, los libros no existen. Para que vivan, necesitan que alguien las contemple, las habite, los medite: el hombre bueno descubrirá la bondad, la persona sabia hallará sabiduría, el creyente sentirá amor. Así era Eduardo Ybarra Hidalgo: bueno, sabio y creyente.

Hermano Mayor del Silencio, director de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, presidente de Caritas y Hermano Mayor de la Caridad, vivió la bondad del silencio del sevillano serio, calmó la necesaria sed de saber del que conoce que todo se ignora y amó para ver a Dios, como Mañara, en los pobres y en cada uno de los que a él se acercaron.

Ha sido el último sevillano de una Sevilla que con él se ha ido: caballero de elegante modestia, sabio humilde, generoso con todo lo suyo, hombre de fe… lleno de gracia, de la gracia sevillana que definió Izquierdo.

Y así, en mi memoria quedará su casa, esquina de San Vicente, con su puerta al zaguán, como él, siempre abierta, dejando ver su patio, la Virgen de la Concepción a la derecha, y, al fondo, su despacho con su biblioteca, que a todos regalaba, en el que entraba la luz tamizada del jardín. Y, como todos los que lo trataron, supe que era un hombre bueno y que, en correspondencia, no hubo nadie que no lo hubiese querido. Y así, él vivirá en el recuerdo de su mujer, de sus 13 hijos, de sus amigos, de todos a los que se nos regaló, pero, cuando nosotros también marchemos y las letras de los libros se desvanezcan, tú me diras que ya no existirá y yo te afirmaré que será entonces cuando sea todo vida porque lo contemplará aquel que es todo silenciosa bondad, que es todo sabiduría, que es todo Amor, que es Dios.

Con todo mi cariño y admiración.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Citas textuales sobre Sevilla desde Julio César a Romero Murube, pasando por Cernuda y Lord Byron – 177

AlcázarHércules me edificó / Julio César me cercó / de muros y torres altas / y el rey santo me ganó / con Garci Pérez de Vargas.
Anónimo

He considerado a esta provincia como mía entre todas, derramando sobre ella cuantos beneficios pude.
Julio César (100 – 44 a. C.)

Mi cara Híspalis, la del nombre ibérico, junto a la que fluye un río marinero y en cuyas manos Hispania entera pone las insignias del poder.
Ausonio (310 – 393)

¡Oh gran Sevilla!, Roma triunfante en ánimo y nobleza.
Miguel de Cervantes (1547-1616)

Bellísima, por su riqueza, grandeza, y majestad, trato, policía, puerto y puerta de las Indias, por donde todos los años se puede decir que entra dos veces en ella el sustento universal de España.
Lope de Vega (1562-1635)

Sevilla, hermosísima ciudad; quien no ha visto a Sevilla no ha visto maravilla; y yo soy de la misma opinión.
Lord Byron (1788-1824)

(En Sevilla) no resuena el toque del clarín guerrero,sino la vihuela del amor.
Lord Byron (1788-1824)

Frío, frío debe ser el corazón que se quede insensible ante las bellezas de este mágico escenario. He derramado lágrimas de embeleso de sólo mirarla.
George Borrow (1803-1881)

El ayer no le preocupa, el mañana menos todavía; ella es sólo presente. El recuerdo y la esperanza son la felicidad de los pueblos desgraciados, y Sevilla es feliz.
Theophile Gautier (1811-1872)

Cada balcón, cada fragmento, cada escultura solitaria recuerda la aventura nocturna de un rey, las aspiraciones de un poeta, la historia de una hermosa, un amor, un duelo, un rapto, una fábula, una fiesta.
Edmundo de Amicis (1846-1908)

El encanto íntimo de Sevilla está en lo que nos comunica su pasado. Su alma habla en la soledad silenciosa; así el alma triste de toda la vieja España.
Rubén Darío (1867-1916)

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, y un huerto claro donde madura el limonero.
Antonio Machado (1875-1939)

¿Qué no diremos de Sevilla, que hemos llamado la ciudad de la gracia, es decir, la ciudad estética y “extética” por excelencia?
José María Izquierdo (1886-1921)

Si supiéramos de alguna ciudad que tuviese esta sabia armonía, esta exquisita aristocracia, esta plenitud de espíritu de nuestra ciudad, no hubiésemos empezado a escribir.
Manuel Chaves Nogales (1897-1944)

Sevilla es una torre llena de arqueros finos.
Federico García Lorca (1898-1936)

Blanco laberinto manchado aquí o allá de colores puros, y donde a veces una cuerda de ropa tendida flotaba henchida por el aire con una insinuación marina.
Luis Cernuda (1902-1963)

No creemos que haya placer en el mundo comparable a esta embriaguez de los crepúsculos de Sevilla sobre los montes y el río; es morir un poco en la gloria.
Joaquín Romero Murube (1904-1969)

…y Sevilla.
Manuel Machado (1874-1947)

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Cómo nos gusta que nos cuenten un cuento, la casa de los Pinelos (y V)

Cómo nos gusta que nos cuenten un cuento, la casa de los Pinelos (y V)

¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (III) – Lo que yo creo

¿Quién plantó el primer naranjo en las calles de Sevilla? (III) – Lo que yo creo

Guardar

Guardar

La Belleza paseaba por el Barrio de Santa Cruz – 176

barrio santa cruzPaseaba por el barrio de Santa Cruz a una hora en que el bullicio curioso se apodera de él y que obliga a alzar la vista para contemplar algo de belleza en soledad. Sin embargo, más a ras de tierra, se produjo la visión y contemplé una hermosura sin igual. Los vi y me quedé prendado, su atractivo me pareció infinito. Los dos irradiaban, como si fuesen uno solo, una profunda pureza, un hondo amor, un mesurado y exquisito equilibrio.

Quise decirles que eran bellos pero no me atreví. Tímidamente, los seguí por las callejuelas del barrio y, como ladrón, les hurtaba fotos por la espalda. La armonía de sus gestos, el andar unísono y sus espíritus ligados prendaban mi mirada.

Los seguí, sí, los seguí, y cuando los dejé -tú me dirás que eran sólo dos enanos- sentí que Paris y Elena, majestuosos, se alejaban, habiéndome regalado, aunque en breve éxtasis, la contemplación de la absoluta Belleza.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevillamaratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Casas sevillanas del XVI y del XVII

La casa de los Pinelos (III) y Jerónimo Pinelo

La Casa de los Pinelos (IV) y Lorenzo Suárez de Figueroa

La Casa de los Pinelos (IV) y Lorenzo Suárez de Figueroa

Siete actitudes para un emprendedor – Sevilla Capital Inteligente – 173

Los hechos de nuestra vida surgen de ideas que transformamos en movimiento y en la vida de las empresas ocurre lo mismo, todas ellas son hijas de ideas innovadoras que se pusieron en marcha. Precisamente, con la meta de poner ideas en movimiento, surgió Sevilla, Capital Inteligente, impulsada por el Ayuntamiento de Sevilla y la Fundación Empleo y Sociedad, lo que es decir Luis Miguel Rufino, Director General de Empleo y Economía del Ayuntamiento, y mi querido y admirado amigo Luis Felipe Campuzano, director de dicha fundación. De lo que se ocupa esta iniciativa es de guiar a empresas emergentes, las denominadas con el barbarismo «Start-up», en el arranque de su carrera y en la búsqueda de inversores. Ayer, precisamente, asistí a uno de sus encuentros entre inversores y emprendedores que periódicamente desarrolla.

Pude presenciar las buenas y breves presentaciones de Mama´s Fruit, Cholling.es, Familyapp, Movielang y Yiobs. Todas ellas ideas excelentes y estimulantes. Al marcharme, empecé a divagar sobre qué actitudes son necesarias para ser empresario, para transformar nuevas ideas en actividades rentables. Os resumo aquí mis conclusiones que espero que sean obvias, es decir, llenas de sentido común.

  1. Egoísta. Egoísmo en su mejor sentido: ser empresario no es una faceta diferente a las demás de nuestra vida. Forma parte de una empresa mayor que lleva nuestro nombre y apellidos y que somos nosotros mismos aspirando a crecer de igual manera que los árboles, que en su desarrollo no pierden un solo milímetro.
  2. Generosa. Nada de lo que hagamos debe ser ajeno al otro. Un empresario sirve a uno mismo, a su equipo y a sus clientes y, en suna, es generoso con la sociedad con la que convive. Podréis decirme que hay quien han triunfado sin estas dos primeras características y es cierto, pero te advierto de que ese empresario habrá conseguido rentables negocios pero habrá  fracasado en el negocio de su vida.
  3. Entusiasta. El entusiasmo es la verdadera cuenta de resultados y el motor de la maximización de beneficios. En tiempos buenos y malos, la viabilidad de tu empresa es directamente proporcional a la pasión que pongas en ella. La falta de fervor, afán y empeño se traduce siempre en disminución de ingresos y en la pérdida de tu tiempo.
  4. Valiente. No hay ruta sin miedo pero es esto lo primero que tenemos que echar del equipaje o, al menos, sacarlo pocas veces de la maleta. El miedo es el límite que tú solo te pones. Como dicen los versos de Goitisolo: «Nunca te entregues ni te apartes/junto al camino nunca digas/no puedo más y aquí me quedo, y aquí me quedo…
  5. Enfocada pero flexible. Para llevar a cabo una idea necesitas formación, dinero, contactos y un largo etcétera que debemos enfocar en la consecución de nuestros objetivos pero con la flexibilidad de un arco que adapta su torsión a su diana y que cuando varía el viento u ocurre eso que llamamos fracaso, simplemente, cambia de blanco. Así, de esta manera, tendremos una imaginación libre para inventar y unas manos hábiles para trabajar.
  6. Confiada. Es algo demostrado que cuando confiamos movemos montañas. Esto es cierto y, recorrido el camino, caeremos en la cuenta de que nuestra ruta se parece poco a la que planificamos pero que, cuando confiábamos en nuestro andar, lo inesperado fue nuestro mejor aliado. Y con ello te añado que siempre te encontrarás con buenos samaritanos que te ayudarán siempre y cuando que tú nunca, he dicho nunca, y te vuelvo a decir nunca, nunca, nunca dejes de ser un.. incansable caminante. Y con esto último son ya siete actitudes las que te propongo y, como siete es el número perfecto, basta ya, porque habrá otras y mejores, pero esas, imagínatelas tú que para eso eres el que abres veredas que nadie descubrió antes que tú.

Ánimo y pon tus ideas en marcha, te necesitamos.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
Libro Maratania en en la sede de abengoa en california

¿Quiénes tienen los libros que publica Maratania?

tarjeta de visita 2013 Maratania edición diseño maquetación servicios editoriales10

Hola desde Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

Luis Cernuda y José María Izquierdo – 171

El pasado cinco de noviembre fue el cincuenta aniversario de la muerte de Luis Cernuda. Su nombre evoca al exilio,  a la soledad, a la incomprensión. Esta profunda experiencia de huída hacia dentro y hacia fuera se traslada a su breve retrato de José María Izquierdo escrito en su introspectivo Ocnos. En él refleja a cuantos sevillanos portan la pesada carga de su condición de tales, solos e incomprendidos a cambio de un gozo inefable, permaneciendo en esta Sevilla en la que Izquierdo «tiraba a la calle su talento»

Cernuda, ignorante de sus razones, se preguntaba:»¿Por qué se obstinó alicortado en su rincón provinciano, pendón de bandería regional para unos cuantos compadres que no podían comprenderle?». Y se respondía que «todo fue causa de un error de amor» pero, al concluir, reconoce que quizá «tal vez gozó gloria mejor y más pura que ninguna».

jose maria izquierdo y luis cernuda

Luis Cernuda (Sevilla, 1902 – México, D.F., 1963) y José María Izquierdo (Sevilla, 1886 – Sevilla, 1921)

Desde que leí Ocnos, me he preguntado qué movió a Cernuda a publicar en 1942 este retrato (el único capítulo que titula con nombre y apellidos) del autor de «Divagando por la Ciudad de la Gracia» que había muerto veintiún años antes. Obviamente no tengo respuesta pero se me ocurre que pueda ser algo parecida al final del relato de Borges, «Los Teólogos», en el que los dos protagonistas son para Dios el mismo hombre y que, quizá, para Cernuda, José María Izquierdo hubiera sido él mismo si no hubiese escapado de la ciudad que odiaba y amaba, de esta ciudad de corazones vacíos o de gozos azules que llamamos Sevilla

Y puede que, en realidad, a muchos sevillanos no les quepa otra que ser Izquierdo o Cernuda, convivir con los corazones vacíos o añorar los gozos azules. Y quizá, a los demás, sólo nos quepa ser corazones huecos que, de cuando en vez, alcazamos un efímero gozo.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin
 
Pulse en la imagen para leer otros artículos de este Archivo:
El encuentro de León Magno con Atila - Rafael Sanzio, 1513-1514

El Caballo Español en los Museos Vaticanos desde 1514

jugar al fútbol

Viva el fútbol y viva la mística

La Inmaculada de los Venerables contemplada en su altar originario – 142

Inmaculada dee los Venerables

Los artistas regalan su espíritu a su obra y esta queda como mortecina en su soledad a la espera de que otro hombre la contemple y haga renacer su alma. Así, esta Inmaculada de Murillo me ofreció generosa el espíritu del artista.

Entré en la iglesia del Hospital de los Venerables y allí estaba, en donde siempre estuvo hasta que el franchute del mariscal Soult la secuestró en 1813. Sí, allí estaba, en el marco que Bernando Simón de Pineda había labrado para ella en torno a 1665.

Me acerqué a contemplarla. Estaba yo solo en el silencio de la nave. Y, como tantas veces me ha ocurrido con el Arte, me quedé extático delante de ella y no podía dejar de mirar a la Inmaculada de los Venerables.

Primero me quedé arrobado y quieto viéndola. Luego, mi razón empezó a escudriñar en sus detalles: en los angeles que, como una hélice que se difuminaba, la rodeaban, en las nubes blancas y doradas, y en Ella. Recorrí su cara de niña que miraba al cielo, sus delicadas manos unidas en el pecho, su vestido azul y blanco que vaporoso se enredaba en la luna a sus pies. Veía triángulos, pinceladas sueltas y luz, una luz tan cierta como la de la penumbrosa iglesia, y la veía ascender al cielo con un movimiento tan real como la quietud de mi postura. Pues así seguía, otra vez contemplándola, quedo, sin poder moverme.

Los artistas regalan su espíritu a su obra y esta queda como mortecina en su soledad a la espera de que otro hombre la contemple y haga renacer su alma. Así, esta Inmaculada de Murillo me ofreció generosa el espíritu del artista y pensando en ello, imaginé a los anciamos sacerdotes que la contamplaban hace siglos y rezaban afianzados en su fe al mirarla y desee que el milagro de que lo inerte cobre vida surja cada vez que alguien cruce su mirada con la mística e inocente belleza de esta Inmaculada de Murillo.

Y pasado el tiempo, me fui más rico de lo que había entrado, pues no hay mayor fortuna que la de contemplar un alma, máxime si es la de un artista a través de  su obra.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

 

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla