Tag Archives: Pensamientos

Jesús de la Pasión en el Viacrucis 2013: un símbolo necesario – 139

Nuestro Padre Jesús de la Pasión en un grabado de 1846

Nuestro Padre Jesús de la Pasión en un grabado de 1846. Fuente «El Archivo de Pasión de Francisco Navarro»

Bien sabéis que mi padre, Francisco Navarro, ex hermano mayor de Pasión, murió el pasado mes de agosto. Y bien sabéis que él era una de los mayores valedores de restablecer en Pasión su misterio fundacional: Jesús es ayudado por el Cirineo a llevar la cruz.  Por eso, cuando mi hermana me dijo que Pasión iba a salir en el Via Crucis de 2013, tras la incredulidad me llegó el estremecimiento. No puedo negaros que pensé que a mi padre se le escucha en el cielo y se le atienden sus peticiones. Os aseguro que es una excelente petición.

¿Excelente petición? sí, excelente. Excelente porque el hombre, que busca el pan y quiere ser libre, se mueve por los símbolos. Por ello, ¿no os parece una gran metáfora que Nuestro Padre Jesús de la Pasión sin el cirineo represente a Jesús abandonado por todos los cristianos que ya no cogen la cruz y lo siguen y que, por el contrario, la vuelta del cirineo sería signo del necesario retorno de los cristianos a seguir al Cristo que es Pan, que es Vida, que es Verdad que nos hace libres?

Y, así, de esta pequeña petición, aparentemente anecdóctica e insignificante, llegaríamos a la necesaria búsquada de Dios y a su encuentro, eso que llamamos Salvación y tanto ansiamos. Sería, de esta manera, Jesús de la Pasión con su cirineo el símbolo más adecuado en el Viacrucis extraordinario que vamos a celebrar con motivo del Año de la Fe, el cual es “una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo”(Porta Fidei, 6).

Ahora ya, es el hombre, desde su libre albedrío, el que decide ese pequeño paso de colocar al cirineo junto a Nuestro Padre Jesús de la Pasión y ese gran paso de ser, él mismo, cirineo en el camino de cada día. Así, ya sólo queda que la Hermandad de Pasión acepte lo primero y nos regale este símbolo  y que nosotros aceptemos lo segundo y seamos portadores de esperanza.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace)
Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

Elogio de los retos y del trabajo repetitivo

¿Debo hacer de la repetición aburrimiento? ¿Debo considerar cada reto una ocasión para dejarme ganar por el miedo y la ansiedad? La respuesta clara es que no

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco con textos de Teodoro Falcón

Es natural desear que tu trabajo esté siempre ligado a la creatividad o que conecte con aquello que es tu vocación. Hace muchos años, en el IESE, se me quedó grabado para siempre lo que nos enseñaba el profesor Luis Huete: hablaba sobre la remuneración de nuestro trabajo y distinguía entre el salario material y el salario mental. Éste consistiría en todo aquello que nos hace sabroso nuestro esfuerzo diario. Unos buscan más un salario que otro. En mi caso, la búsqueda de salario mental es lo que me movió a fundar Maratania. Escribiendo, fotografiando, editando, diseñando y maquetando libros, revistas o simples folletos obtengo momentos de claro placer creativo. Sin embargo debo reconocer que a éstos se unen numerosas actividades que son repetitivas y retos que hay que superar cada día.

Entonces, debo preguntarme: ¿Debo hacer de la repetición aburrimiento? ¿Debo considerar cada reto una ocasión para dejarme ganar por el miedo y la ansiedad? La respuesta clara es que no; pero convertir lo reiterado en divertido y el reto en gozo requieren una mirada abierta por nuestra parte. Debo reconocer que no siempre lo consigo, pero te aseguro que sí busco que todo lo que hago me apasione.

Buscando ejemplos en tareas recientes, me es fácil encontrar trabajos que me han resultado fácilmente gratificantes: acabar nuestro libro Casas Sevillanas que saldrá en breve a le venta, diseñar y maquetar la revista del Caballo Español o la realización de los folletos e invitaciones para la inauguración de la iluminación artística del palacio Arzobispal. Junto a ellos, puedo citar trabajos repetitivos como el transformar un libro de la Junta de Andalucía sobre la estrategia energética de nuestra región en castellano en otro en inglés o como la propia versión inglesa del Caballo Español. Todos ellos son, en gran medida, un constante «corta y pega».

El Caballo Español

Trabajos, como las revistas de «El Caballo Español», debo hacerlos primero en castellano y luego repetirlos en versión inglesa

Pero la cosa no está tan clara; en los trabajos «creativos» hay muchas labores reiterativas. Salvando la inalcanzable distancia ¡cuántos golpes de martillo aparentemente iguales tuvo que dar Miguel Ángel para esculpir su gigantesco David! A su vez, en los que consideramos «repetitivos» se puede buscar el gusto buscando nuevas fórmulas para hacerlo diferente, mejor y mas rápido. Y, en conclusión, de todos ellos nos debe quedar la satisfacción del trabajo bien hecho, de construir algo nuevo, de haber superado un reto.

Y de esto último quiero escribir para concluir. Si en lo anterior prácticamente hablábamos de divertido o aburrido, al hablar del reto, hablamos de algo muy profundo. Desde los pequeños a los grandes, nuestra posición ante éstos nos habla de nuestra actitud ante la vida. Podemos hacerla una reiterada y sin arreglo secuencia de miedos o inquietudes, o una creativa superación de nuestros límites, en un mejor conocerse a uno mismo y alcanzar nuestro mejor yo. Al fin y al cabo, lo de siempre, lo que ya los griegos inscribieron en el templo de Apolo en Delfos: «Conócete a ti mismo».

Así, la reiteración y los retos  nos suponen una oportunidad, no sólo de divertirnos, sino de algo más importante: ser mejores. Y, en ese camino, debemos evitar siempre abrumarnos por nuestros fallos y equivocaciones, ya que solo la humildad de perdonárnoslos nos dará la oportunidad de gozar plenamente de lo alcanzado. Al menos, intentémoslos, algo, al menos, avanzaremos.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace)
Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

A propósito de la Semana Santa sevillana y sus experiencias inefables – 137

La macarena

No sé que sería, si la luz de la mañana, si la lenta cadencia del palio, si su mirada; sí sé que el momento fue más allá de lo que puedo explicar, que estuvo dentro de esas experiencias inefables en las que el alma se manifiesta y vives el momento pleno e intenso

Al escribir sobre la espadaña de San Juan de la Palma, me vino a la memoria la vivencia más intensa que me ha regalado la  Semana Santa. Seria por los años ochenta y, claro está, era un Viernes Madrugada; la noche había sido memorable pero nos aguardaba lo mejor. Quedábamos mi primo Enrique y yo; estábamos de espaldas a la Casa de los Artistas en la calle Viriato, frente a la espadaña, y vino la Macarena. No sé que sería, si la luz de la mañana, si la lenta cadencia del palio, si su mirada; sí sé que el momento fue más allá de lo que puedo explicar, que estuvo dentro de esas experiencias inefables en las que el alma se manifiesta y vives el momento pleno e intenso. Ya sé que poco te cuento de por qué pasó, ya que solo me queda la memoria difusa de lo visto y el recuerdo imborrable de un profundo sentimiento. Acabado todo, mi primo y yo nos miramos y nos preguntamos: ¿tú también? sí, yo también. La cosa es que creo que  esa experiencia privilegiada había sido compartida, probablemente, por la mayoría de los que estábamos allí. Una vivencia que la Semana Santa sevillana, de manera análoga al arte o a la mística, nos ha ofrecido alguna vez, al menos, a todos a los que la hemos disfrutado y, si eres de ellos, tus recuerdos serán los míos.

Una experiencia parecida, también con Enrique, me ocurrió en Portugal. La casualidad nos hizo pasar junto a Fátima. No pensábamos parar pero, ya que estábamos a la vera, lo hicimos. Los que me habéis leído bien sabéis que soy creyente y, sin embargo, el lugar y el templo no me resultaban atractivos con su insulsa e incoherentemente sin alma arquitectura de muchas iglesias del siglo XX, desvinculada tanto de la tradición como de la modernidad. Quiero decir, que la antesala de la experiencia era completamente la contraria de la anterior, en la que la hermosura de lo previo había sido el antecedente de aquella. La cosa es que avanzamos por la explanada y atravesamos la portada. Nos quedamos a los pies de la nave. El interior era tan insulso o más que el exterior y, sin embargo, a pesar de que no había nada externo que me atrajese, sólo sentía ganas de quedarme allí, quieto, en silencio. Pasó un buen rato y salimos. De nuevo la pregunta: ¿tú también? sí, yo también.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

La web de Maratania renovada

La web de Maratania renovada

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

Que me lean en China, por favor 我在中国读,请 – 128

La bitácora de maratania el mejor blog la mejor editorial sobre sevilla y andalucía el mejor diseño

Flan chino el mandarínSiempre me han gustado las estadísticas, los  porcentajes y los mapas, así soy de rarito, ¡qué le voy a hacer! Así que ya supondréis que me gusta ver el mapita de wordpress en el que te indican si en un país te han leído o no.

Me pasmo viendo que una bitácora sobre temas fundamentalmente sevillanos se lea en Angola y me encanta ver a toda América, salvo las Guayanas, sombreadas. Pero hay algo que hiere mi orgullo, que de 1.300 millones de chinos que hay en China no me haya leído ninguno, eso si que no.

Por tanto, este artículo lo pongo en chino (dada mi escasez de recursos, utilizo el traductor de Google con lo cual es posible que diga en chino alguna frase sulvelsiva  y que, ¡oh qué gusto!, un funsionalio censol la tache).

El mensaje es claro:

Chinos de la China leed la Bitácora de Maratania que es tan buen alimento como el flan El Mandarín.

P.D, ¿Alguien sabe a que hora pasa el Cachorro por la plaza de Tiananmen?

我一直都很喜欢的统计数据,百分比和地图。所以你会想我想看到的WordPress的小地图,在那里你显示一个国家是否你曾经读过的或不。

惊讶,我看到了一个主题博客大多读在安哥拉的塞维利亚和我爱看到,除圭亚那的美国阴影。但有一些伤害我的骄傲,1300万的中国人在中国是我没有看过,所以如果不是。

信息是明确的:

在中国的中国人应该读Maratania食物的日志,这是如坯普通话的良好。

(He vuelto a poner en el traductor de Google lo que me puso en chino para que me lo traduzca al español y, después de varias vueltas español-chino y viceversa, el traductor de Google me da este poético texto:

Siempre me han gustado
las estadísticas, porcentajes y mapas. 
Así que creo en mi país, 
si ve o no quiere ver 
el mapa de WordPress. 
 
La sorpresa, 
vi el tema del blog, 
especialmente en Angola, 
Sevilla se lee 
 
La sombra de Guyana, 
Estados Unidos, me gustaría ver. 
Pero también los hay 
daño a mi orgullo, 
130.000 personas chinas 
 
Entiendo que, 
por lo que si no lo es. 
El mensaje es claro: 
En China, 
el pueblo chino debe leer 
el registro de los alimentos 
 
Maratania es bueno, 
como el mandarín en blanco

Poema críptico gentileza del traductor de Google)
Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

La web de Maratania renovada

La web de Maratania renovada

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

Breve reflexión de Sábado Santo – 117

Hoy es Sábado Santo y Cristo ha descendido a los infiernos, es decir, ha compartido la experiencia de la muerte.

Hablaba el otro día en «Las Barreras del Amor»  de nuestra incomunicación, de nuestra íntima soledad que nos frustra la plenitud y sobre la esperanza en poder algún día colmarla. Así, en esta día en que Cristo muerto reposa en el silencio de  la muerte, creemos que, entonces, accedió a ese reino oscuro, allí donde estaba la más profunda soledad, la más profunda incomunicación, y lo llenó con su Luz y nos abrió la puerta de la eternidad.

Y así, confiamos en que la muerte ya no es negrura, ya no es soledad sin fin, ya no es la nada; y que, cuando llegue nuestra hora, un rostro que es Amor nos acompañará para atravesar esa puerta y alcanzar la eterna, la infinita, la plena Luz de Dios.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

Las Barreras del Amor – 116

amor esperanza feExisten barreras para el Amor que dan sólo amor, amor escaso, cercado, de alguna manera frustrado. Cuando el instante que queremos eterno se nos escapa, cuando mirando lo admirado no alcanzamos a aprehenderlo y cuando al ser salvado de las aguas y con gesto agradecido queremos abrazar al que nos dio la mano, comprobamos los limites de nuestros gestos.

Sólo una pared que tocamos, voces que se nos esfuman, sólo una mirada que cuando más amamos es como mirar al otro lado a través de un cristal, son el corto premio a nuestra búsqueda. Y aunque amemos confiados siempre hay un más allá que se nos va. Y así, como al contemplar el atardecer en la playa nos regalamos para que no se nos escape ni el tiempo ni el espacio y que todo nuestro yo esté en ese entonces, intensamente, en ese allí, es, en conclusión, sólo arena que resbala de nuestras manos.

Así que entonces, ahora, aquí, sólo me que queda agarrarme a la Esperanza de que habrá un Tiempo que no será tiempo, un Aquí que no será aquí, que será un Cielo en que tú, yo y Él seremos, sí, solo Amor, Amor eterno, Amor total. Que así sea.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

La web de Maratania renovada

La web de Maratania renovada

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

maratania

Maratania – Edición, maquetación, diseño y servicios editoriales – Sevilla

Cómo escribir de pintura sin que se note – Quico Rivas – 102

Hoy promociono desde aquí un libro de otra editorial, pero Quico Rivas, un sevillano atípico a quien dediqué en esta bitácora «La Cilla del Cabildo de Sevilla – A propósito del museo de Arte Contemporáneo y de la galería M11«,  se lo merece.

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

Os adjunto el artículo promocional de la Editorial Ardora

Quico Rivas (Cuenca, 1953-Ronda, 2008) trabajó durante los últimos años de su vida en Cómo escribir de pintura sin que se note, una fulgurante recopilación de textos críticos cuyo declarado propósito estriba en “mirar a través de la pintura como si fuese una pantalla translúcida… Escribir de pintura con la misma actitud que se visita a un amigo”. En las páginas preliminares, María Vela afirma: “Ésta es, en realidad, su colección privada, una galería de retratos morales, más que un conjunto de críticas de arte… Esto que tenéis aquí, reconocedlo, es el autorretrato acabado de Quico Rivas”. Juan Manuel Bonet anota en el epílogo: “Brilla a lo largo de todo el volumen el estilo inconfundible de Q: divagatorio, paradójico, eléctrico, elíptico, de corrosivo humor, narrativamente eficaz”. Maestro de la exploración biográfica aplicada a la crítica de arte, las mejores páginas que Rivas dedicó a recrear el trabajo de incontables creadores se articulan en este libro como episodios de un mismo relato imprevisible: el de su propia vida.

Francisco de Rivas Romero-Valdespino (1953-2008) desplegó la mayor parte de su polifacética actividad —que desde las artes plásticas, la música y la literatura deriva paulatinamente hacia la agitación política— entre dos ciudades, en cuyos respectivos renacimientos culturales de las décadas 1970 y 1980 jugó un papel decisivo. En Sevilla, donde se inicia como crítico de arte a los dieciséis años, participa en la fundación de colectivos (Equipo Múltiple) y centros de creación (M-11). En Madrid, publica en infinidad de diarios y revistas, se implica en la organización de memorables exposiciones (1980; Madrid, Madrid, Madrid…), propulsa el trabajo de diversos creadores, ahonda en su interés por la antipsiquiatría, el mundo penitenciario y la bohemia histórica, crea colectivos de inspiración situacionista (Margen) o anarcofuturista (El Refractor, La Infiltración), se convierte en editor y más tarde en promotor de bares legendarios (Cuatro Rosas, La Mala Fama).

En medio de su frenético quehacer, entreabre largos paréntesis en lugares como Grazalema (Cádiz), Formentor (Mallorca), La Palma (Islas Canarias), Sierra de Guadarrama (Madrid) o L’Escala (Costa Brava), donde pinta, investiga, escribe novelas y poemas o simplemente convalece. “Como el yonqui o el ludópata, también el artista es un adicto, y no sólo en sentido figurado. Su dependencia es, además, irreversible: no puede desengancharse; su grandeza, caso de alcanzarla, radica en la capacidad para transmutar los conflictos íntimos en energía creadora”. Sustentada en una visión profundamente innovadora, su escritura transforma la crítica de arte en género literario autónomo, en cuya trama convergen lo poético y lo político, lo filosófico y lo novelesco, la ética y el humor. El itinerario vital de Quico Rivas, repleto de inusitadas aventuras, tuvo el efecto indeseado de eclipsar sus escritos, dispersos hasta ahora en innumerables publicaciones, revistas y catálogos. Cómo escribir de pintura sin que se note inaugura a título póstumo la bibliografía de un autor que a lo largo de toda su existencia hizo lo imposible por permanecer inédito.

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace)
La Cilla del Cabildo de Sevilla

La Cilla del Cabildo de Sevilla – A propósito del museo de Arte Contemporáneo y de la galería M11

Esta mañana la luz me atrapó – 67

Esta mañana me he asomado a la ventana. Un paisaje anodino de azoteas y antenas se mostraba ante mis ojos. Sin embargo, el resplandor de la luz sobre una fachada, sorprendentemente, me atrapó. No pude hacer otra cosa que quedarme, plácidamente, mirando.

No sé que sería, si la luz, si el frescor de la mañana, si el gorjeo de los pájaros o la música de Bach que desde una pequeña radio sonaba en la cocina. No sé lo que sería; pero lo feo, lo aburrido, lo tantas veces visto se transfiguró en uno de esos momentos que te atrapan y te sujetan, que te dejan quedo y en silencio y el tiempo se hace intenso, profundo, eterno.

No sé por qué sería, pero se me vino la imagen de un prisionero que contemplara la luz que, superando las rejas, se proyectase en los muros de su lóbrega celda y llegase a la experiencia de que esa luz era mayor verdad que su encierro y que ese día, por lo menos ese día, ningún carcelero le arrrebataría su libertad.

Luego caí en la cuenta de que poco antes, raro que es uno, mientras desayunaba, meditaba como muchas veces vemos la vida como algo absurdo y sin sentido y que, olvidado ya de ello, me asomé a la ventana y no sé qué sería, seguro que la luz o quizá el frescor de la mañana o puede que fuesen los pájaros o posiblemente Bach, sólo sé que esta mañana la luz me atrapó, que el tiempo fue eterno y que me sentí amado.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin