Tag Archives: Sevilla

La Cilla del Cabildo de Sevilla – A propósito del museo de Arte Contemporáneo y de la galería M11 – 91

La Cila del Cabildo de Sevilla

La Cilla fue durante veinte años la sede del sevillano museo de Arte Contemporáneo. Muchas veces recorrí sus pasillos y, en ellos, encontré el gusto y la admiración por la pintura más actual.

La Cilla era el almacén donde se depositaban los diezmos que el cabildo recaudaba y es obra de 1770 atribuida a Pedro de Silva (1715-1781). Rafael Manzano lo adaptó en 1972 como Museo y le añadió un piso con buhardillas. A su primer director, Víctor Pérez Escolano, se debe su fuerte impulso inicial con una notable actividad expositiva temporal y la adquisición de su interesante colección de arte español contemporáneo.

La creación del Museo coincidió con una incipiente inquietud artística que se produjo en la ciudad como consecuencia del desarrollo económico y a la inteligencia de un pequeño grupo de personas inquietas. Se abrieron numerosas galerías como la de Juana de Aizpuru o el Centro de Arte M11.

Juan Manuel Bonet y Quico Rivas (pintado por Alonso Gil)

Juan Manuel Bonet y Quico Rivas (pintado por Alonso Gil)

La galería M11, fundada en 1974 gracias a los críticos Quico Rivas y Juan Manuel Bonet y al respaldo económico de José Guardiola, estuvo en la casa natal de Velázquez (Padre Luis María Llop, 4), hoy sede del estudio de Victorio y Lucchino. Sevilla, con Barcelona, se convirtió en la sede del movimiento pictórico moderno en España y se enganchó a los circuitos internacionales de arte. Impulsó así al grupo madrileño de pintores  “esquizos” (que eran sevillanos y andaluces) frente a los “oligos” barceloneses (que eran aragoneses). Entre sus exposiciones destaca, ese mismo año, la primera antológica del sevillano Luis Gordillo, el gran renovador de la pintura española de la segunda mitad del XX. A ella se unieron otras como las de Millares, Saura, Equipo Crónica, Quejido…

Con la colaboración de Manuel Salinas, Diego Carrasco, Alberto Corazón y Francisco José de la Peña, M11 fue galería de arte, pero también biblioteca especializada, editorial, taller de creación, lugar de conferencias y proyecciones. Colaboraron económicamente con grupos de teatro independiente y con el naciente rock Andaluz. Produjeron, incluso, a Goma, la banda de Manuel Rodríguez, Pepe Sánchez y Antoñito «Smash».

Cerrada M11 en 1976, su testigo no se ha recogido desde entonces.

…………………………..

Años después, tras la restauración de la Cartuja, el Museo se cerró y se trasladaron sus fondos al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Actualmente, el uso de la Cilla se une al del Archivo de Indias, de donde recibió numerosos fondos bibliográficos.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace)
Casas sevillanas en el xviii

Las casas sevillanas en el siglo XVIII

La casa de San Leandro, 8, un bello ejemplo de casa sevillana del XVIII

La casa de San Leandro, 8, un bello ejemplo de casa sevillana del XVIII

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

Casas sevillanas del XVI y del XVII

Casas sevillanas del XVI y del XVII

La casa de San Leandro, 8, un bello ejemplo de casa sevillana del XVIII – 90

plaza de san leandro pila del patoLa plaza de San Leandro es una de las más bellas de Sevilla. Tiene el encanto de su pila del pato, la dulzura de las yemas del convento que da nombre a la plaza y cuya iglesia tiene puerta a esta, el caserío antiguo conservado e, incluso, en la esquina con Francisco Carrión Mejías, uno de los edificios contemporáneos que mejor se han integrado en su entorn0.  (Luis Marín Terán, Aurelio del Pozo, Enrique Haro – 1984). Pero, cuando crucemos la plaza, en el número 8, donde arranca la calle Imperial, no debe pasarnos desapercibido la casa que allí se levanta.

Es un magnífico ejemplo de edificio del siglo XVIII. San Leandro, 8, mantiene los esquemas clásicos de las casas sevillanas con su apeadero, patio principal rodeado de columnas de mármol y jardín. Su portada la enmarcan medias columnas toscanas que sostienen un entablamento con friso de triglifos y metopas. El balcón lo cobija, de forma característica, un guardapolvo de pizarra. El edificio se culmina con un bello y alargado mirador.

san leandro 8

También le puede interesar:

Las casas sevillanas en el siglo XVIII Las casas sevillanas en el siglo XVIII

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

Casas sevillanas del XVI y del XVII Casas sevillanas del XVI y del XVII

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

Las casas sevillanas en el siglo XVIII – 89

casa XVIII 5

En una ciudad histórica, tanta o más importancia que sus hitos monumentales tiene el caserío que lo conforma. En Sevilla, las casas del siglo XVIII constituyen el grupo más relevante de este. La epidemia de peste de 1649 sepultó a mitad de los 125.000 habitantes de la que era la tercera ciudad más poblada de Europa tras París y Nápoles. Un siglo después, El terremoto de 1755, el llamado de Lisboa, acarreó la ruina a numerosos edificios. Ante esta situación, se ordenó la edificación de los solares existentes, impidiéndose la construcción extramuros mientras existiesen solares ruinosos dentro de la ciudad.

También tuvo gran importancia la mejora de la situación económica de España durante el reinado de los primeros borbones y la labor del asistente Olavide, genuino representante del espíritu ilustrado, quien ordenó el primer plano de la ciudad, la división administrativa de Sevilla y la urbanización de la Mancebía del Arenal, que realizó el arquitecto Molviedro entre 1772 y 1778.

Las casas del siglo XVIII mantienen las características esenciales de la casa sevillana del XVI Y XVII con su apeadero, patio principal rodeado de columnas de mármol que sustentan arcos de medio punto y jardín. La fachada se abre al exterior a través de balcones, siendo el principal de diseño más elaborado y cubierto con un guardapolvo de pizarra. El ático, de menor altura, era la vivienda de la servidumbre, y en el se abren pequeñas ventanas. Numerosas de ellos se culminan con un mirador.

Entre los innumerables edificios del XVIII podemos destacar el de Zaragoza 21, San Leandro 8, San Marcos 13, la casa de las Columnas, la casa de las Águilas, Zaragoza 21, la Cilla del Cabildo, Argote de Molina 30, el Instituto Británico…

A nuestra generación pertenece que permanezcan indemnes durante este siglo XXI.

casas XVIII 4casas XVIII 2

casas XVIII 1casas XVIII 3

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

También le puede interesar

Casas sevillanas del XVI y del XVII

Casas sevillanas del XVI y del XVII

Casas modernistas en Sevilla – El Modernismo, el gran olvidado de la arquitectura sevillana

Casas modernistas en Sevilla – El Modernismo, el gran olvidado de la arquitectura sevillana

La cancela, la puerta más abierta – La casa sevillana en el siglo XIX

La cancela, la puerta más abierta – La casa sevillana en el siglo XIX

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

La Arquitectura contemporánea en Sevilla – De Lupiáñez a las Setas

La Universidad de Sevilla – La Antigua Real Fábrica de Tabacos, una fábrica del XVIII que parece un palacio barroco

La Universidadde Sevilla – La Antigua Real Fábrica de Tabacos

Los 12 sevillanos ilustres del palacio de San Telmo de Susillo

Los 12 sevillanos ilustres de Susillo en el palacio de San Telmo

Palacio de San Telmo – Universidad, Seminario, Parque y Palacio

Palacio de San Telmo – Universidad, Seminario, Parque y Palacio

La casa de las Columnas – La Universidad de Mareantes de Triana

La casa de las Columnas – La Universidad de Mareantes de Triana

La Cilla del Cabildo de Sevilla

La Cilla del Cabildo de Sevilla – A propósito del museo de Arte Contemporáneo y de la galería M11

Los corrales de vecinos – La vivienda de las clases populares sevillanas hasta el segundo tercio del siglo XX

Los corrales de vecinos – La vivienda de las clases populares sevillanas hasta el segundo tercio del siglo XX

La casa de San Leandro, 8, un bello ejemplo de casa sevillana del XVIII

La casa de San Leandro, 8, un bello ejemplo de casa sevillana del XVIII

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal

La arquitectura regionalista. Una fantasía para una Sevilla ideal

Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz García, los arquitectos sevillanos más relevantes de los últimos lustros – 87

Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz García

Antonio Cruz Villalón (Sevilla, 1948) y Antonio Ortiz García (Sevilla, 1947) son los arquitectos más reconocidos del panorama actual de la arquitectura sevillana contemporánea. Sus obras más representativas en Sevilla son el edificio de Doña María Coronel, 26 (1976), la Estación de Santa Justa (1992) y el Estadio de la Cartuja (1999).

Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz García han sido de los que mejor han adaptado la arquitectura sevillana al lenguaje moderno. En 1976, en el edificio de Doña María Coronel, 26, aportaron una acertada propuesta de uso del lenguaje moderno en el casco histórico de la ciudad, muy lejana del estilo ramplón y convencional que tanto se prodigó en aquella época y que tanto degradó el casco antiguo.

Su “racionalismo tranquilo” es patente en la estación de Santa Justa, construida entre 1987 y 1992 como terminal de trenes de alta velocidad AVE. Su apertura supuso un jalón decisivo en las comunicaciones al acercar Sevilla y Madrid a solo dos horas y media a través del AVE. El Estadio surgió con la idea de que Sevilla se convirtiera en sede de unas olimpiadas y se concretó con la organización del Mundial de Atletismo 1999. Lo proyectaron Cruz y Ortiz junto al ingeniero José Luis Manzanares. Presenta al exterior una apariencia horizontal conseguida al situar las pistas deportivas a un nivel inferior a las cotas naturales, lo que permite una menor altura del edificio en rasante. De manera original se diseñó la fachada sur como un gran ventanal abierto al antiguo recinto de la EXPO 92 que en palabras de sus creadores “permite durante el día la iluminación natural de su interior, a la vez que facilita una visión del graderío y la cubierta desde el exterior, transformándose por la noche en un escaparate de enormes proporciones que muestra el espectáculo que ocurre tras su paño de cristal”.

maria coronel 26

Entre otros, edificios en Sevilla se encuentran el edificio de viviendas en calle Medina 1 de Sevilla (1974), la Diputación Provincial de Sevilla (1995) o la Biblioteca Infanta Elena (1999).

Entre sus obras fuera de Sevilla podemos citar:

  • (1981-1986) Adaptación para Archivo histórico provincial de la Casa de las Cadenas en Cádiz.
  • (1986-1989) Viviendas en Carabanchel.
  • Estadio Municipal de Chapín de Jerez de la Frontera y mejora y ampliación del mismo en 1999.
  • (1989-1994) Estadio de la Peineta, Madrid.
  • (1990-1993) Estación de autobuses de Huelva.
  • (1997) Remodelación y ampliación de la estación de ferrocarril de Basilea.
  • (1994-1995) Puerto marítimo de Chipiona.
  • (1998-2000) Pabellón de España para la Exposición Universal de Hannover 2000.
  • (2003-2013) Reforma y renovación del Rijksmuseum de Ámsterdam.

santa justa

Estadio de la Cartuja

El pabellón de la Navegación – Un perfil de Sevilla a la orilla del Guadalquivir – 84

Pabellón de la navegación de Vázquez consuegra

Foto: Miguel Zapke

Siendo el perfil la figura que representa un cuerpo cortado real o imaginariamente por un plano vertical o el contorno aparente de la figura, representado por líneas que determinan la forma de aquella, es evidente que el de la Giralda bastaría para reconocer en él a la ciudad de Sevilla. Existen otros perfiles como la Torre del Oro, el puente de Triana o la simple silueta de una naranjo que irían ampliando la visión imaginaria de nuestra ciudad. Estos perfiles se añaden muy de tarde en tarde y podemos afirmar que, desde la construcción de la plaza de España, ningún edificio se ha añadido a estos con tanta fuerza como el pabellón de la Navegación.

La Exposición Universal de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona fueron los grandes hitos que concitaron la atención mundial sobre España en 1992. La Exposición contó con una superficie mayor que el propio casco antiguo y se dieron cita en ella 108 países, 17 Comunidades Autónomas, 23 organizaciones internacionales y 7 empresas, reunidos en 111 pabellones. El corazón del recinto lo constituyó la antigua Cartuja de Santa María de las Cuevas, que fue completamente rehabilitada. Junto al recinto se construyeron otros importantes edificios como son Torre Triana (Saenz de Oíza) o el World Trade Center (Vázquez de Castro).

Entre los llamados pabellones temáticos, destacó el de la Navegación de Guillermo Vázquez Consuegra. Una cubierta curva de cobre supone el elemento principal de la fachada, a la cual seccionan cinco lucernarios de metal y vidrio. La cubierta metálica recuerda a los grandes hangares aéreos o a los tinglados portuarios. Las grandes vigas de madera, que salvan una luz de 40 metros, aparecen como si el casco de un barco varado se tratase. La torre-mirador que, como aparente faro se adentra en el río, es de una altura de unos 60 metros y se divide en dos elementos. El primero de ellos metálico y transparente y el segundo de hormigón blanco y cerrado que con forma de quilla se enfrenta al río.

Es el pabellón de la navegación un extraordinario edificio, rico en simbolismos y perfil de la ciudad junto a la orilla del río; uno de los mejores legados de la, cada vez más lejana, Exposición Universal de 1992.

El puente del Alamillo de Santiago Calatrava Valls – Un símbolo mediterráneo sobre el Guadalquivir – 83

El puente del Alamillo de Santiago Calatrava valls en Sevilla

La elección de Sevilla como sede de la Exposición Universal de 1992 supuso el acicate para una extraordinaria y rápida transformación de la ciudad: la creación de las nuevas rondas de circunvalación, la estación de Santa Justa de Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz, destino del Tren de Alta Velocidad (AVE), el Aeropuerto de Rafael Moneo o los seis nuevos puentes sobre el Guadalquivir. Entre estos, se encuentra el Alamillo, obra de Santiago Calatrava Valls.

El puente del Alamillo es fruto de las búsquedas e inquietudes de Calatrava, influido por la tradición mediterránea y el organicismo europeo, y sus estudios de las formas de osamentas animales para inspirarse en el diseño de estructuras metálicas y de hormigón.

Un singular mástil de 162 metros de longitud y 140 metros de altura, inclinado 58 grados, salva una luz de 200 metros, unido al tablero a través de trece pares de cables. El Meditérranei se nos asoma en su forma que nos recuerda a una lira, a una vela latina o al  Caballo de Troya. La colosal estructura parece vencer la fuerza de la gravedad y rivaliza con el símbolo eterno de Sevilla, la Giralda, a la que rebasa en altura y con la que compite en omnipresencia en la ciudad y como faro del viajero que se acerca a ella.

El Pabellón de Finlandia de la Exposición de 1992 de Sevilla – Naturaleza, tradición y tecnología

El Pabellón de Finlandia de la Exposición de 1992 de Sevilla

Foto: Miguel Zapke

Helvetinkolu

El Helvetinkolu en Finlandia

Entre los pabellones que se construyeron para la Exposición Universal de 1992 tiene un lugar destacado el de Finlandia, lleno de sugerente belleza y significado. Se inspira en la Garganta del Infierno, “Helventinkolu, una roca partida en dos por efecto de la erosión que se encuentra en el desierto ártico, origen de antiguas supersticiones.

Los dos edificios que lo forman expresan la tradición y la tecnología. Así, el llamado la Quilla es de madera de pino finlandés, realizado según la técnica tradicional de construcción de barcos. El otro, llamado la Máquina, es una estructura metálica de módulos prefabricados. Los dos edificios forman una “garganta” de 15 m. de altura y 35 m. de longitud en donde se sitúa la rampa por la que se entra al pabellón. El proyecto se debe a Juha Jääskeläinen, Petri Rouhiainen, Matti Sanaksenaho, Jari Tirkkonen y Juha Kaakko.

Guardar

Juan Pablo Navarro Rivas
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es  www.maratania.es   Facebook  Twitter  Linkedin

Guardar

El edificio de Previsión Española de Rafael Moneo – 81

prevision española
Foto: Miguel Zapke

Este inmueble puede servir de ejemplo de los numerosos edificios de oficinas de alta calidad que, como el Viapol, el Winterthur o Abengoa, desde los ochenta del pasado siglo, se construyen en Sevilla. Todo ello lo favoreció el empuje que supuso la Exposición Universal de 1992 para la transformación urbana de la ciudad con una variada y personal mezcla de estilos fruto de la libertad creativa.

En 1987 se inauguró el edificio sede de Previsión Española de Rafael Moneo, en donde utiliza los materiales típicos de la arquitectura local: el ladrillo visto, el mármol y la forja. En él predomina su horizontalidad y su riqueza de diseño con un tratamiento diferente en cada una de sus plantas.

La esquina se plantea como un muro de ladrillo visto, que nos hace recordar a la muralla histórica. Se logra insertar discretamente este edificio de lenguaje moderno en uno de los lugares más emblemáticos de Sevilla, enfrente de la musulmana Torre del Oro.

Rafael Moneo es uno de los más internacionalmente reconocidos arquitectos españoles, Premio Pritzker 1996, el “Nobel de la arquitectura”. Nacido en Tudela (Navarra) en 1937, trabajó con Francisco Javier Sáenz de Oíza de 1958 a 1961. Entre sus obras destacan el edificio Bankinter en Madrid (1976), el Museo de Arte Romano de Mérida (1980-1986) o el Museo de Bellas Artes de Houston (1992). Aparte de esta obra, en Sevilla realizó la nueva terminal del Aeropuerto (1987-1991).