Los Canga-Argüelles de Los Palacios

Los Canga Argüelles de Los Palacios de Joaquín Gómez Canga-Argüelles

Hacer algo en el que el protagonista seas tu mismo y que, a su vez, trascienda y se transforme en algo que nos interese a cada uno de nosotros no es una empresa fácil. Este jueves presentamos un libro que sí lo consigue: «Los Canga-Argüelles de Los Palacios» de Joaquín Gómez Canga-Argüelles.

Todo el libro me ha sorprendido. No imaginaba cuando Julio Mayo me presentó a Joaquín -con su amabilidad pero con sus evidentes dificultades para comunicarse- el alcance, la complejidad y el interés que este encargo de diseñar y maquetar este libro me iba a suscitar.

Joaquín Gómez Canga-Argüelles

Lo primero es la singularidad y la historia de superación que nos regala el autor: «Sin esperarlo, se detuvo mi frenética actividad de un día para otro. Inesperadamente, tuve la mala fortuna de sufrir un ictus el 6 de junio de 2006, a punto de cumplir los 61 años de edad. De repente, me vi en el hospital y no sabía lo que había pasado en mi cabeza. Los médicos me decían que mi cerebro estaba fuertemente dañado, en una zona muy pequeña, pero, precisamente, en la que residen las neuronas que ayudan a que el intelecto pueda desarrollar la lectura, la escritura, las que, además, controlan todas las emociones de nuestro organismo».

»…Antonio Mariscal, me dijo: “Joaquín, debes de comenzar escribiendo de ti, sobre tu familia, de tu paso por la vida. Lo primero que tienes que exponer es quién eres tú, y los medios donde has vivido. Recrear tu niñez, adolescencia, juventud, cómo eran tus padres, tus hermanos, tu matrimonio y tu vida profesional”. Con estos consejos, me esforcé en ocupar todas las horas del día en aprender a escribir de nuevo»

Han pasado más de 15 años, Joaquín no ha recuperado completamente sus capacidades de lectura y de habla. Sin embargo, lleva editados ya siete libros y su intacta inteligencia y su contagiosa alegría nos producen un grato pasmo.

El tema del libro es su familia, desde la llegada de los primeros Canga-Argúelles desde Asturias a Sevilla hasta los recuerdos de sus padres. Sin embargo, esta historia que aparenta ser escasa se transforma para reflejar en ella los últimos 150 años de la historia de Los Palacios y Villafranca como ejemplo válido para cualquier lugar de Sevilla, de Andalucía o de España.

Julio Mayo

En que las historias de Carlos Canga-Argüelles, Narciso Pérez de Mestas o Eduardo Gómez nos llenen de interés a los que no pertenecemos a su familia tiene trascendental importancia la intervención del historiador Julio Mayo en la edición de la obra. Ha logrado que la voz de Joaquín Gómez suene como propia y, como él mismo reconocía, lo ha hecho trabajar para que el libro no fuese un simple árbol genealógico y se convirtiese en un río por el que fluyen personajes, lugares e historias de nuestra amada España. Las bodegas que sus familias ayudaron a levantar, la fundación de Los Amarillos -¿quién no los recuerda?-, las innumerables iniciativas de Eduardo Gómez; su participación en la vida social, en la economía y en la política se tornan en las aventuras de nuestras propias familias y, por tanto, nos llenan de interés.

Así cuenta Julio: «Era a finales de 2016… Al descolgar la llamada, yo no entendía lo que me querían decir. Era un señor que balbuceaba. Pero al cabo de unos segundos rompió a hablar con bastante dificultad, aunque parte de su mensaje se hacía perceptible. “Soy Joaquín Gómez Canga-Argüelles, es que no puedo hablar mejor. No pienses que estoy borracho, hace unos años sufrí un ictus y no puedo unir bien las palabras”… Es cierto que Joaquín no podía hablar prácticamente, pero transmitía un entusiasmo y una ilusión enorme. Trataba de contarme que estaba investigando sobre la historia de su familia y que le interesaba mucho saber más acerca del pasado del vino de color y el vinagre, de los que me di cuenta que era un consumado especialista».

Julio Mayo estableció un método de trabajo «con el propósito de dotar al conjunto de la obra de cierto rigor científico. Le ayudé a trazar las estrategias de búsqueda, es decir orientarle a saber en qué fondos poder localizar una cosa u otra, por entre distintos archivos locales, provinciales, regionales y hasta nacionales… El autor me sedujo a que le echase una mano porque manejaba un tema capital para entender la historia social, política y económica de Los Palacios y Villafranca en los dos últimos siglos: Los Canga-Argüelles de Los Palacios. Desde que llegó el primer miembro de su familia a nuestro pueblo, todos ellos han contribuido de manera decisiva al desarrollo no solo económico, social y político del municipio, sino también a la mejora intelectual y cultural del mismo». Recordemos que, entre las relaciones familiares que se encuentra en «Los Canga-Argüelles de Los Palacios» destaca una figura reconocida por todos como Joaquín Romero Murube.

Maratania y «Los Canga-Argüelles de Los Palacios»

Como decía, el diseño del libro fue complejo. Cabe decir que el libro inició su desarrollo por el final, por los padres de Joaquín, y concluyó por el principio, por sus orígenes asturianos. Además, lo que estaba hecho se enriquecía más tarde con nuevas aportaciones documentales. El indudable interés de los materiales gráficos que Joaquín y Julio Mayo me iban proporcionando me hicieron pronto caer en la cuenta de que este libro requería el esfuerzo que Maratania pone en cada uno de sus trabajos, propios y ajenos, para que resulten humildes, interesantes y bellos y, por todo ello, brillantes. Creo que se ha conseguido.

Julio Mayo, Joaquín Gómez Canga-Argüelles y Juan Pablo Navarro Rivas en la presentación del libro en la presentación de Los Canga-Argüelles de Los Palacios
Julio Mayo, Joaquín Gómez Canga-Argüelles y Juan Pablo Navarro Rivas en la presentación del libro

Paco Robles y el ictus

Por último, la publicación de «Los Canga-Argüelles de Los Palacios» cuenta con un extraordinario prólogo de Francisco Robles. Como todos sabemos, él también se entrega para recuperarse del ictus que sufrió. Concluyo este artículo con una de sus memorables frases: «La vida se ve de una manera distinta cuando has pasado por la durísima prueba de un ictus. Tan dura, que no puede compararse siquiera con los exámenes que hemos tenido que soportar a lo largo de nuestra existencia. Uno cambiaría todo aquello que ha soportado a lo largo de su vida por los acontecimientos derivados de su ictus. Yo lo sé, y nadie me podrá quitar esa experiencia personal».

Prólogo de Paco Robles

Diseño y servicios editoriales maratania

Juan Pablo Navarro RivasMARATANIA – Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales

maratania@maratania.es Facebook Linkedin Instagrram