Santa Ángela de la Cruz da el salto a la literatura infantil

Encantados con la amplia reseña que Antonio Puente dedica a nuestra colección Vidas de Santos. Si queréis conocer nuestros títulos ya publicados sobre Ángela de la Cruz, Clara de Asís. Ignacio de Loyola y Miguel Mañara, solo tenéis que leer este generoso artículo. ¡Gracias, Antonio!

«Su pasión por la literatura, el arte o la historia trasciende más allá de las obras que edita, haciendo de su lectura una experiencia única e inigualable. Ello se debe, en gran parte, al mimo que pone en cada página, a las calidades en el diseño o la encuadernación, y muy especialmente al sello de identidad que imprime a cada título».


Otros cuentos publicados:

Miguel Mañara, el rico que que sirvió a los pobres; Ignacio de Loyola, el soldado de Dios; y Clara de Asís, la dama pobre

«Colección Vidas de Santos», de venta en librerías (busca la más cercana: https://www.todostuslibros.com/busquedas?keyword=maratania, en Amazon https://www.amazon.es/s?k=maratania… y en www.maratania.es


Os dejo aquí su artículo en El Correo de Andalucía:

La editorial Maratania publica «Ángela de la Cruz. Madre de los abandonados», con textos de Juan Pablo Navarro e ilustraciones de Teresa Guzmán. La obra forma parte de la colección «Vidas de Santos», y llega a las librerías tras el éxito de los volúmenes dedicados a Miguel Mañara, Ignacio de Loyola y Clara de Asís.

Cuando Juan Pablo Navarro, ejecutivo, fotógrafo, diseñador y bloguero, fundó la editorial Maratania en el año 2000, no podía imaginar que sus libros ocuparían un lugar privilegiado en los hogares de muchas personas. Y es que su pasión por la literatura, el arte o la historia trasciende más allá de las obras que edita, haciendo de su lectura una experiencia única e inigualable. Ello se debe, en gran parte, al mimo que pone en cada página, a las calidades en el diseño o la encuadernación, y muy especialmente al sello de identidad que imprime a cada título.

Tras sorprender a los cofrades de Sevilla con su extraordinario Montañés, firmado por el historiador y comunicador Manuel Jesús Roldán, redescubrir la belleza de Córdoba y su provincia con una obra propia, o recorrer Andalucía en 360º de la mano de Miguel Zapke, su nuevo proyecto es de carácter infantil. Titulado «Vidas de Santos», con él pretende acercar a los niños a las figuras de Miguel Mañara, Ignacio de Loyola o Clara de Asís, cuyas trayectorias son tan ejemplares como fascinantes. Iniciada en el año 2017 con la obra dedicada al caballero que dio vida al Hospital de la Caridad, la idea de Navarro es ir sumando nuevos títulos a la colección, hasta conformar un retablo atractivo para los lectores que les ayude a comprender el universo de la santidad al tiempo que aprenden y se divierten.

De la Edad Media al Barroco

Miguel Mañara. El rico que sirvió a los pobres, el libro que inaugura la serie, nos traslada a la Sevilla del siglo XVII, donde la antaño capital del mundo comienza a decaer y la peste amenaza con destruir cuerpos y almas. En ese escenario lleno de contrastes surge la figura del caballero Mañara, uno de los más poderosos de la urbe, quien, tras el fallecimiento de su esposa, decide cambiar de vida y dedicarse a la caridad. De este modo, quien había llevado una vida licenciosa y acumulado riqueza y poder en su juventud, se entrega a los más necesitados con sincera humildad, forjando una leyenda que aún hoy pervive. La obra, rica en matices y de una importante carga teológica, emplea la voz narrativa del propio Miguel Mañara, quien expone su historia —incluido el episodio de la visión de su propio entierro— a un pequeño llamado Jorge, con quien los niños podrán sentirse rápidamente identificados. Ilustrado con personalidad por Jaime Javier Domingo Martínez, y con textos del propio Navarro, sus 36 páginas nos ofrecen un retrato original y sensible del personaje sevillano.

De los claroscuros del Barroco, la colección «Vidas de Santos» da un salto hasta la época renacentista, cuando un militar nacido en Azpeitia (Guipúzcoa) y herido en el sitio de Pamplona de 1521, siente la llamada de Dios a través de la lectura, para dedicarse a la vida religiosa. De este modo comienza a surgir la figura de Ignacio de Loyola, el vasco universal que, dejando atrás su rica hacienda, decide peregrinar hasta Tierra Santa como un peregrino en busca de respuestas. En su periplo visitará Montserrat, se retirará a una cueva de Manresa y convivirá con los franciscanos de Jerusalén; todo ello como paso previo a sus estudios en París y la fundación de la Compañía de Jesús. Ignacio de Loyola. El soldado de Dios, narrado por un simpático sacerdote a un pequeño convaleciente, vuelve a contar con los textos de Juan Pablo Navarro —cuya formación jesuita es palpable en cada línea y cada guiño— mientras que de las ilustraciones —preciosas en su conjunto— se hace cargo María Bullón.

El tercer volumen, firmado por los mismos autores, aunque con un plus de sensibilidad, se titula Clara de Asís. La Dama Pobre, y fue alumbrado en 2019 como homenaje a la fundadora de las Clarisas. En esta ocasión, la trama se ambienta en la Edad Media, cuando Francisco de Asís irrumpe de manera radical en la Europa feudal para cambiar la historia de la Iglesia y del mundo. Narrado por una madre a su hija a través de una colección de estampas, la obra continúa la línea iniciada con el libro de Mañara, si bien puede apreciarse una evolución en el diseño de los capítulos y la introducción de personajes coetáneos, los cuales permiten entender mejor el contexto. Asimismo sus páginas contienen curiosidades que gustarán a mayores y pequeños, como el hecho de que la santa italiana fuese la primera mujer en redactar las reglas de una comunidad, o que el Papa Pío XII la declarase patrona de la televisión en 1957.

La «Madre de los Pobres»

Ángela de la Cruz. Madre de los abandonados no es solo la última incorporación al ramillete de hagiografías en clave infantil publicado por Maratania. También es el título con el que la editorial pretende ampliar su número de lectores, dada la popularidad de la protagonista. En esta ocasión, los textos de Navarro vienen acompañados de las ilustraciones de Teresa Guzmán, artista con una amplia trayectoria en la literatura de Semana Santa, cuyo trazo dulce y sincero deja a las claras su intención de tocar la fibra de los cofrades sevillanos, para quienes Madre Angelita es toda una referencia y un símbolo.

La propuesta arranca en el siglo XIX, cuando Francisco Guerrero, un cardador de lana de la provincia de Cádiz, se encomienda a la Virgen de los Ángeles de Grazalema antes de trasladarse a Sevilla. Aquí se unirá en matrimonio a Josefa González, hija de padres nacidos en Arahal y Zafra, dando a luz a un ingente número de retoños entre los que se encuentra nuestra protagonista. En este caso, Navarro utiliza a un narrador omnisciente para relatarnos la infancia de Ángela Guerrero, desde su nacimiento en 1846 a su formación como zapatera en el taller de Antonia Maldonado. Allí, la futura santa ora mientras trabaja, hace penitencias y ayuna, e incluso se ve inmersa en acontecimientos milagrosos que corren de boca en boca entre sus compañeras de oficio. Signos que, con el paso de los años, se intensificarán, llegando a convertirla, muy a su pesar, en un personaje célebre de la capital hispalense. Asimismo, Ángela de la Cruz refiere el frustrado intento de la joven de ingresar en el convento de las Teresas, la fundación de las Hermanas de la Cruz y el estreno de sus inconfundibles hábitos marrones «con su toca blanca y su velo negro». Relato que se complementa con la irrupción de Pepe el Pelirrojo, figura que representa el mundo obrero al que Ángela ofrece su ayuda, y que, con los años, celebrará su elevación a los altares, al igual que «pobres, ricos, hombres, mujeres, mayores y pequeños, gente de toda condición».

Antonio Puente Mayor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad