¡Gracias, Nicolás!

Gracias, Nicolás Salas, gracias. Tuve la honra de que presentase mi primer libro: “Sevilla, una Mirada en el Tiempo”. Lo hizó porque sí, por nada, o por lo que es todo, por la completa generosidad. Me regaló todo el prestigio que tenía, todo el “gancho” que le acompañaba y que llenaba cualquier sala en la que hablase. Y así, esa ya lejana noche del 11 de diciembre de 2000 en el Ateneo quedará inolvidable en mi memoria. Luego cenamos alegres mi mujer y yo con Nicolás y Antonia ¡Qué día! ¡Gracias!
Sin embargo, ahora que se ha ido al cielo que buscó, lo rememoro y la imagen que me viene de él es en su paraíso en la tierra: en su casa, en su despacho, rodeado de libros. Allí nació lo que, como a todo escritor, le heredará: su obra. Así, nos quedarán “Morir en Sevilla”, “El Moscú Sevillano”, “Sevilla en Tiempos de María Trifulca” y tantos otros que fueron llegando en su cita anual con las librerías.
¡Gracias, Nicolás!

Guardar
Guardar
Guardar
Guardar
Guardar

(Visited 1 times, 1 visits today)